#Cultura

Facundo: las muertes, los sicarios, los silencios

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La muerte se resiste a los meros cálculos aritméticos. Choca un tren en China y contamos 35; un noruego se desata y restamos 76; alguien sigue su camino aun después de atropellar un muchacho y es uno menos. Otra cantante nos recuerda la barrera de los 27 años (quizás cuántos se salvan sin saberlo); Gabriela cobijó gemelos en su vientre. No nos calza la suma. No podemos estandarizar los minutos de los noticieros, no queremos someter al criterio de la justicia la tristeza que nos causa cada titular del diario. A un niño le enseñan en el colegio que en tal guerra murieron tantos en un lado y menos en el que ganó. Un comerciante mata a un ladrón y se descubre un valiente, y al revés hay un mártir. Aquel llora una mascota que ha dejado de respirar. Una serie de televisión nos muestra osamentas en Lonquén. El crimen ha ocurrido hace años, pero la muerte se presenta en la cara de una actriz hoy mismo, y hay políticos que se indignan, quizás porque les parece que hay tal cosa como muertes justas, el ladrón y la guerra, variaciones infinitas sobre lo mismo. Qué importa entonces que entre tanto ruido, entre tanta muerte, yo apague las pantallas algunas horas para seguir pensando en Facundo Cabral.

El auto donde viajaba Cabral recibió 25 balazos. Quizás días antes, en su último concierto, dijo por enésima vez que era violentamente pacifista, que aquel que trabaja en lo que no ama es un desocupado, que si pierde uno perdemos todos. Muchas décadas antes, antes de que cumpliera los 18, cuatro de sus hermanos murieron de frío y hambre, fue alcohólico, estuvo algunos años en un reformatorio, aprendió a leer, se puso a cantar. Después recorrió cientos de países, cientos de mujeres, dio miles de recitales. En algún momento de ese trajín faltó a la muerte de su mujer y su única hija porque llegó tarde a tomar ese avión que cayó mientras él todavía intentaba llegar al aeropuerto. Esta vez también se atrasó. 25 balazos y tres en su cuerpo. Rápidamente se nos explicó que fue un error, que los sicarios querían matar al otro pasajero. Rápido -como la muerte- se detiene a un par de personas, se reconfirma la versión oficial, se pasa a otra cosa. Pero la prisa pasa y el silencio nos llena de preguntas. ¿Y si quisieron matarlo a él? ¿De cuando acá que los sicarios, que cuidan las balas como quien cuida la vida, se equivocan 25 veces? ¿Y si quisieron mostrarle al mundo que no hay seguridad posible, que son más fuertes que el Estado porque pueden matar a cualquiera donde sea? ¿Si fue un gallito de poder entre el poder oficial y el otro, como los que sabemos se hacen en Brasil y en Colombia, en donde la posición que ganó fue la de darle un golpe al gobierno allí donde más le duele, en la seguridad de las visitas reconocidas mundialmente? ¿Y si sencillamente quisieron matar a un embajador de la paz?

Como la muerte se resiste a cálculos aritméticos, ese último momento público que fue su último recital adquiere ahora una dimensión imperecedera. Dicen que dijo que “hay medio mundo esperando con una flor en la mano y la otra mitad del mundo, por esa flor esperando”, que “cada mañana es una buena noticia, cada niño que nace es una buena noticia, cada hombre justo es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos”. Yo no escuché ese concierto, pero me aferro a sus memorias, Paraíso a la deriva: “Las palabras… por ellas levanto mundos al hablar y los destruyo al callar, despierto al otro que también soy, al mejor de los que me habitan, el que vive para lo que ama, el que no pierde tiempo con el enemigo, es decir con lo que no crece “ (…) “Nací para sentirme mal, tal vez porque sospecho, culpa de la esperanza, que puede haber un mañana mejor, y yo soy ansioso, no puedo esperar. (…) “¿En qué lugar del amado y trajinado mundo me detendrá el cansancio?”

Un día que te vi en Chile dijiste que una bomba hace mucho más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, existen millones de caricias que construyen la vida. Yo creo eso mismo, pero es que me cuesta silenciar el ruido, me cuesta intentar una caricia, aunque nunca se acaricia en vano. Hasta siempre, Facundo.  

———

Foto: Paz de selva verde

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de Julio

¡Qué hermoso epitafio y qué lástima que lo sea!
Murió un poeta.
M

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad