#Cultura

Epicuro, Sófocles y otros extranjeros

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Dentro de sus políticas culturales, el Estado compra todos los años cientos de libros para nutrir los anaqueles de las bibliotecas públicas. Las editoriales presentan sus propuestas y alguien, no sé cómo, selecciona. Este año participó la Editorial Tácitas con traducciones de Epicuro y Sófocles realizadas por Pablo Oyarzúy y Roberto Torretti, respectivamente. No seré yo quien reseñe a los autores y al traductor, ni quien justifique la pertinencia de esa compra. Lo que me interesa es la respuesta de la autoridad. Los libros no se compraron porque en esta oportunidad “no se adquieren autores extranjeros”.

Es difícil opinar sobre las políticas culturales del Gobierno. Se recuerda el espectáculo de las luces en La Moneda, un escándalo porque la página web del Fondart no estaba operativa en el día de las postulaciones, la polémica porque se prefirieron algunas docenas de escritores por sobre otras docenas para ir a la Feria del Libro de Guadalajara, el ataque de caspa de algunos artistas porque el ministro del ramo manifestó alguna vez su rechazo al cantante mexicano Emmanuel por considerarlo “raro”, pero tampoco tiene uno algún argumento para revertir las salas de teatro vacías y las librerías cerrando todos los meses. Pensaba suscribir a la causa de la rebaja del IVA a los libros, pero desistí, enumerando una serie de autores cuyo IVA convendría aumentar si verdaderamente queremos mejorar el estado actual de las cosas.

Lo de los premios es también algo difícil de entender. Cuando se le entregó el Nacional de Literatura a Isabel Allende por “dar a conocer el nombre de Chile en el extranjero” y “ser una mujer en un mundo de patriarcado” uno se quedaba esperando que le dieran el de música a Myriam Hernández, valerosa fémina cuyos discos se llegaron a vender con éxito en Japón. Cuando se lo dieron a Óscar Hahn y se escuchaban alegatos a favor de tal o cual poeta porque “necesitaba mucho más ese dinero”, se quedaba uno esperando que las postulaciones se hicieran en lo sucesivo con el puntaje de la ficha CAS bien actualizado. Lo de TVN es también complejo. Su concepto de “cultura entretenida” es, en algunos casos, más pernicioso que el famoso reality delas Argandoñas o las remuneraciones de José Miguel Viñuela.

Es del caso que, dentro de estas políticas culturales, el Estado chileno compra todos los años cientos de libros para nutrir los anaqueles de las bibliotecas públicas. Las editoriales presentan sus propuestas y alguien, no sé cómo, selecciona. Este año participó la Editorial Tácitas (en la que nunca he trabajado y nunca he publicado, por las dudas) con  traducciones de Epicuro y Sófocles realizadas por Pablo Oyarzún y Roberto Torretti, respectivamente. No seré yo quien reseñe a los autores y al traductor, ni quien justifique la pertinencia de esa compra. Lo que me interesa es la respuesta de la autoridad. Los libros no se compraron porque en esta oportunidad “no se adquieren autores extranjeros”.

Es difícil imaginar un símbolo de barbarie peor que el señalado. Como siempre que se contempla el horror, una risa nerviosa deviene en mueca, las ganas de llamar por teléfono a algún amigo para reírse con el pelambre ceden a algo similar a la indignación, pero matizada por una resignación de contornos difusos. En la impotencia de no saber cómo revertir esto, de no conocer el alcance que razonamientos como el descrito pueden tener en otras áreas de las políticas culturales, quedan algunas preguntas que ojalá tengan respuesta: ¿Quién es el responsable del criterio de “no adquirir autores extranjeros”? ¿Bajo qué punto de vista ese criterio contribuye en el devenir cultural del país? ¿Qué opinión tiene la autoridad respecto de las traducciones de los clásicos? ¿Lo considera una moda extranjerizante? ¿Considera que su aporte es menor? ¿No ve en el traductor a un autor? ¿Shakespeare, Cervantes, Faulkner, Onetti, Virgilio, están todos dentro del mismo saco por haber vivido allende los Andes? ¿Y el autor chileno que escribe en el extranjero, ese tampoco? ¿Debiéramos entonces eliminar de las bibliotecas los antipoemas de Parra y los poemas de Residencia en la Tierra de Neruda, escritos en India? ¿Y el que escribe en Chile pero no nació acá? ¿Si el sacerdote Pierre Dubois tuviera un libro de memorias, tampoco se puede comprar? ¿Y qué me dicen de la Araucana? Ese menos que ninguno: fue escrito por un extranjero invasor.

En su última columna, el crítico literario español Ignacio Echeverría señala: “En Chile -país que cuenta con una muy notable, bien nutrida y poco divulgada tradición de traducciones de poesía-, Ediciones Tácitas se distingue, entre otras razones, por publicar estupendas versiones de clásicos grecolatinos, entre las más recientes, las de Leonardo Sanhueza, de Catulo y Juan Cristóbal Romero, de Horacio. Tratándose de un sello pequeño, casi artesanal, estas versiones no sólo es improbable que circulen fuera de Chile, sino que permanecerán seguramente ignoradas por lectores y estudiosos de toda laya y procedencia que harían un buen uso de ellas. Se trata de una muestra como tantas y tantas otras que ilustra el derroche y desperdicio constante de los caudales de la lengua por falta de políticas culturales responsables y eficaces”. A este problema –el de la pobre divulgación mundial de estas traducciones– tenemos que agregar ahora uno acaso más grave, pero en todo caso más triste: el de la distribución de estos libros por nuestras propias bibliotecas. Es de esperar que esta “muy notable, bien nutrida y poco divulgada tradición de traducciones de poesía” resista el daño que le hacen las políticas culturales tendientes a su exterminio.

——

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

01 de Octubre

Una errata: Las traducciones son de Roberto Torretti y Pablo Oyarzún respecto a Sófocles y Epicuro, respectivamente.

Aquiles Caamaño

01 de Octubre

y cacha las evaluaciones que me hicieron en las 2 postulaciones que hice para la escritura final de un guión sobre la actualidad mapuche (los del conflicto son los chilenos 😉 La primera vez los 2 evaluadores me dicen que está bien pero falta un asesor más pulento porque yo soy chacha. Busco y consigo un asesor terrible de pulento, y un asesor me dice que que es el mejor trabajo presentado y el otro/a me dice que es taaaan malo que ni siquiera debería haberlo presentado. Super loca la última evaluación, sobretodo considerando las anteriores.

He aquí las evaluaciones:

Primera postulación:
Evaluación 1:
Fortalezas: Magnífica tragedia chilena que explora el abandono del pueblo mapuche sin aspavientos, con humor y compasión. El autor crea personajes entrañables y teje un buen entramado de situaciones reconocibles y familiares, exponiendo la fortaleza de nuestros prejuicios, indiferencia e incomunicación. Notable.
Debilidades: La presentación no le hace justicia al guión preliminar de la obra, que más que las peripecias de Juanito, da cuenta de una familia que lucha por reunirse. La obra es coral, el protagonista es el grupo familiar, no Juanito. Debe reestructurar el tercer acto en torno al clímax que es el reencuentro de toda la familia. Se precipita el encuentro de la abuela perdida y a partir de entonces, se transforma en un epílogo anticlimático que parece estar de más.

Evaluación 2:
Fortalezas: Conocimientos del mundo mapuche, su idiosincrasia y costumbres. Este proyecto cuenta con una interesante historia que aporta en cuanto a su temática político- social muy actual. Debilidades: Desgraciadamente a este guión literario le falta mucho desarrollo (de manera que lo formulado en Objetivo, Fundamentación y Descripción efectivamente se cumplan), especialmente en cuanto a la tensión dramática de los diálogos. Algunas escenas son excesivamente largas e informativas y deben ser tensionadas dramáticamente. Por ejemplo: escenas de páginas 87-89. También, el personaje protagónico (Juanito) que es encantador, debe ser revisada su sicología, ya que en algunas partes sus diálogos son excesivamente adultos. Se le recomienda al postulante hacerse asesorar por un guionista con experiencia en guiones de ficción dramática para que lo guíe.

Evaluación colegiada:
La comisión considera que este es un proyecto lleno de autenticidad, conocimiento del mundo que describe, verdad, emoción y personajes entrañables. Sin embargo, la construcción del guión es deficiente y desgraciadamente no consigna asesor en esta materia. Se sugiere no abandonar esta idea, trabajarla con un experto en guiones y postular nuevamente.

Segunda postulación:

Evaluación 1
Para mi, el mejor trabajo con un develar de realidades, crudo y combatiente, que abre una alternativa a la trinchera Mapuche, dentro de las artes, vía que aparece como una alternativa pacífica y justa; que permite mostrar la cruda realidad del pueblo originario. Absolutamente parcial y exacerbado la visión menoscabada del pueblo de Arauco pero sin embargo sirve para contrarrestar siglos de desigualdad. “Necesaria”

Evaluación 2
Considero este un proyecto complicado. Lo primero que he subrayado ( en forma anecdótica , claro está ) , es que el gestor se presenta como realizador de videos de todo tipo , aún videos familiares. En oposición a datos tan irrelevantes , el currículum de los asesores es bastante sólido. Como también es sólido , claro y preciso el gestor al exponer el objetivo de proyecto. Sin embargo , a la hora de fundamentar , empieza a aflorar cierta presunción en términos de que el autor se erige como una voz privilegiada y casi excluyente de otras posibles visiones respecto del tema indígena , por ser él perteneciente a esta etnia , vivir en el lugar , y ser realizador de varios trabajos en torno a la problemática indígena de la inclusión versus segregación o aislamiento. Si bien el cronograma de la elaboración ? revisión del guión es el indicado , salta a la vista el tiempo de recolección de datos , información respecto a la cual , el autor dice manejar a cabalidad. Si él es la más indicado para este proyecto , dos meses de investigación me parecen excesivos. Aperece una incoherencia , también , al determinar la asignación de fondos del responsable , que si bien es adecuada , es inferior a los gastos operacionales, considerando que él cuenta con un importante aporte propio (Nota del postulante: los gastos operacionales son para pagar a los pulentos asesores). Resulta sorprendente que al abordar el sustrato de un proyecto que supone investigación y conocimiento específico , surga en forma muy obvia una lógica de ? buenos contra malos ? que resulta maniquea y superficial. El argumento concluye con un final sorpresivo , poco trabajado , presentando una Línea Argumental muy inmadura, al punto de no ofrecer ningún material interesante para los asesores. Finalmente , de la lectura del guión ( tal cual nos lo presenta el autor ) se deduce una postura tan sesgada e ideológica ( de ideologíaa básica ) que sólo hace del desarrollo argumental , una sucesión de lugares comunes para mostrar cúan perversa es la sociedad chilena , frente a la impasible inacción e inocencia de los miembros de la etnia mapuche que actúan aquí como contraparte a esta poderosa fuerza excluyente. Es básico , pueril y manipulador. El estado de este guión no está a la altura de una presentación para recaudar fondos , como tampoco ofrece material consistente para sus asesores.

Evaluación colegiada:
Asesor con trayectoria. El guión está en estado básico, con situaciones anecdóticas, no obstante el tema es de alto interés.

01 de Octubre

Hola Aquiles: Es muy gráfica la manera en que muestras la arbitrariedad de este tipo de evaluaciones. A propósito de esto, un reconocido escritor me contaba que había sacado, en años consecutivos, notas diametralmente opuestas en el apartado “trayectoria”. ¿Cuánto puede cambiar la trayectoria de algunas décadas en doce meses? Hay una arbitrariedad en los parámetros, junto con otra arbitrariedad de carecer de ellos. Gracias por contar tu historia, que complementa la descrita.

01 de Octubre

Pato, si no fuera porque trabajé casi una década en las bibliotecas públicas, comprendería y sin duda apoyaría la indignación que manifiestas en tu columna. Sin embargo, por haber estado donde estuve durante casi una década, me permito entregar una serie de antecedentes que creo ayudarán a entender el contexto:

1. Por los datos que entregas, entiendo que la política a la cual te refieres es a la compra de libros de autores chilenos que realiza el Consejo del Libro para ser distribuidos a las bibliotecas públicas. Esta es una de las cuatro fuentes de desarrollo de las colecciones de las bibliotecas. Las otras tres son las compras que realiza la Dibam directamente, las donaciones y las adquisiciones que realizan las bibliotecas con fondos propios o vía proyectos.

2. Como dice su nombre, la compra del Consejo está destinada a obras de autores chilenos. Podríamos entrar en una larga conversación si los traductores son autores o no (“traduttore, traditore”, dicen los italianos), pero en los hechos los libros que mencionas entran en la categoría “clásicos griegos”, por muy contemporáneos y criollos sean sus notables traductores.

3. Más allá del argumento formal, hay un dato adicional que aún desconociendo si los evaluadores tuvieron presente, la experiencia personal me obliga a compartir contigo: es altamente probable que esas obras estuvieran condenadas a ocupar un siempre escaso espacio en las estanterías de las bibliotecas. Con esto no desmerezco (quien soy yo para eso) el peso de los clásicos en la formación de los buenos lectores, pero sí transmito la reiterada evaluación de las jefas de las bibliotecas públicas, quien ante la recepción de cajas llenas de selectos títulos, solían exclamar: ¡Más Isabel Allende, menos poesía! ¡Más Bárbara Wood, menos filosofía! Ellas, combatientes del frente de la lectura, tras años de experiencia lidiando con lectores y colecciones, llegaron a la práctica conclusión que si las bibliotecas públicas deben colaborar en hacer de Chile un país lector, lo importante es que la gente lea, y después, “muy después”, que la gente lea grandes obras. Y en ese combate de trinchera, Isabel Allende o Bárbara Wood son armas infalibles, algo que ni el mejor Sófocles ni el Epicuro más encumbrado, lograrían.

01 de Octubre

Enzo:
Te agradezco montones la aclaración. Con todo, sigo con dudas. En los métodos que enumeras, no queda sitio para licitación de editoriales chilenas con títulos extranjeros que no sean por compra directa. Lo anterior me parece mezclar un chovinismo del tipo “si es chileno, es bueno” en un contexto que no corresponde. Siguiendo tu mismo ejemplo, habría espacio para Isabel Allende, no para Barbara Wood.
El incentivo es a “publicar chileno”, no a que “chilenos publiquen buena literatura, chilena o no”. Entiendo que no le compren a una transnacional. Lo que me sorprende es que se deje fuera a una editorial chilena que quiere ver un poco más lejos de la frontera.
No me parece un criterio razonable la reserva para autores nacionales. Y desde luego que un traductor chileno, en una tradición milenaria de traducciones, transforma su obra en la obra de un nacional.
El combate de trinchera puede hacerte ganar una batalla, jamás la guerra

01 de Octubre

Pato, en las compras que realiza la Dibam (que son las más grandes en cantidad y recursos invertidos) entran los títulos que tú mencionas.

Por lo demás, y como he sostenido en otras oportunidades, fomentar la industria editorial nacional y fomentar la lectura no siempre van de la mano. De hecho, me atrevo a afirmar que incluso puede llegar a ser contraproducente. En Chile tenemos una Ley del Libro y la Lectura que data de 1993, que está centrada en la industria y que de manera muy marginal aborda la lectura. Como resultado, dos objetivos de política que persiguen fines distintos compiten por los mismos recursos.

Sin duda es necesario que existan mecanismos que incentiven a editoriales como Tácitas, pero no creo que la mejor manera sea adquiriendo sus libros para las bibliotecas públicas.

02 de Octubre

¿Osea que la DIBAM compraría los de Bárbara Wood y las Bibliotecas Públicas los de Isabel Allende? No le encuentro una razón a esa distinción. ¿Porqué ocurre eso?
Probablemente la voz “bibliotecas públicas” tiene en el imaginario de lectores como yo, que leen mucho pero tarde, mal y nunca entran a una biblioteca pública, una misión y forma distinta a los que realmente tienen. Pero sigo pensando que, bajo ninguna misión ni forma, es preferible que compren sólo “autores nacionales”.
Pero te encuentro toda la razón con respecto a los problemas de centrarse en la producción de libros y no en la lecturas.

02 de Octubre

No, Pato. Tanta la compra del Consejo que tú mencionas en la entrada como las compras de la Dibam van todas a las bibliotecas públicas. La compra del Consejo está destinada a fomentar y difundir la producción de autores nacionales.

Ver todos
Ocultar

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica