#Cultura

El peso del amor

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

José tuvo siempre esa sensación mal sana de haber olvidado una acción antes de salir a caminar por la plaza. El frío de esos días corroía hasta los huesos más duros de quebrar.

El día la pasaba cortando flores marchitas para juntarlas y tener suficientes para dárselas a su amada. Su habitación tenía ese olor rancio de tantas que había sacado de todas las parques. Su padre le reclamaba constantemente y llegó a pensar la gran posibilidad de un algún mal mental metido en la cabeza de su hijo.


"No consideraba al amor como un mal genético, sino como una estupidez de la edad fomentada por tanta televisión y novelas de auto-superación. Una reacción normal a las calenturas de la edad."

Tomaba papel carbón y trazaba sobre las paredes corazones de diversos tamaños. Uno de ellos cubrió la parte frontal de la casa. Su padre lo miraba con cierta lástima. Recordaba cuando siendo joven inició un viaje para buscar a la madre de Juan en el norte de la isla para darse cuenta de la traición de ella. Había escapado con un poeta revolucionario, quien después de sacarle mucho dinero, la dejó y terminó sus días vendiendo sus pasquines en prosa en los paseos turísticos. Temía por su hijo y que el amor le secara la cabeza y terminará repitiendo su experiencia. No consideraba al amor como un mal genético, sino como una estupidez de la edad fomentada por tanta televisión y novelas de auto-superación. Una reacción normal a las calenturas de la edad.

Juan continuó con una gran cantidad de excentricidades como dormir sobre el techo desnudo, salir con un grupo de perros callejeros, alimentar vagos del barrio, esto cada día irritaba más a su padre. Una noche en un bar llamado El Cuervo, el viejo tomaba vino, miraba a los demás burócratas jugar dominó y reír sumidos en las corrientes de tanto licor. Un borracho de nariz muy roja se sentó en su mesa sin pedir permiso. No le dijo nada. Suficiente tenía con los problemas caseros para causar líos con borrachines de bares. El ebrio se presentó con solemnidad y comenzó a conversar sin parar de sus problemas maritales. Una tema normal entre los alcohólicos. Entre tanta basura discursiva, le llamó la atención la solución dada por su nuevo amigo de copas sobre como quitarse los males de amores.

– Camarada, le expresó, en estos tiempos lo mejor no es buscar amor, sino momentos de amor. Los placeres simples son el escape para los complejos de muchos crucificados por los dolores del alma carnal. Que mejor remedio que seguir la corriente del mercado y pagar por delicias. Le puedo asegurar, por mi gran experiencia en el arte del sexo pagado, y jurar por este buen trago de vino tinto, que la vida es corta y el arte del amor está en su máxima expresión en una ida a una casa de remolienda. Yo curé ese hueco de dolor en los brazos de las más bellas mujerzuelas. Que ellas no me amaran no importaba, como yo las amé fue suficiente para darme una gran lección.

El padre lo escuchó atentamente y poniendo una botella sobre la mesa, se paró y se fue con un saludo fuerte de manos.

Al regresar a su casa encontró a su hijo sumergido frente a la foto de su querida musa y llorando desconsoladamente. Lo tomó del brazo y le explicó que irían a visitar a una antigua parienta dueña de un muy privado restaurante. El hijo no le puso atención a sus palabras y lo siguió hasta encontrar la casa en un barrio cercano. El local estaba recién pintado y un pequeño símbolo en forma de clavel verde adornaba la entrada.

Juan se sintió maravillado con ese ambiente. Enormes mujeres caminaban sobre las mesas. Su gordura lo dejaba mudo y extasiado. Podía ver esas enormes piernas en bellas minifaldas.  Se sentaron en un pequeño sofá y una de las grandes mujeres lo tomo en brazos y se llevó a una de las habitaciones del segundo piso. Fue la cura perfecta para Juan y para lograr la paz mental de su padre.

Al salir de local, Juan dijo : “El amor tiene un gran peso y ahora, aunque con posible hernia y dolor de espalda, me dieron los besos más apasionados de mi vida. Gracias, padre”.

El padre suspiró con alivio y vinieron las palabras del borrachín “…una gran lección…”, y Juan fue el mejor cliente de ese enorme local por muchos años.

TAGS: #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

20 de Septiembre

que gran relato, una experiencia tan común en nuestro país por y tantos años relatada por próceres como Manuel Rojas, Neruda, hasta El gran Garcia Márquez, en otro lugar una historia tan común en nuestra américa que al leerla ,parece que me las estuvieron contando en una cantina del sur en un pueblo innombrable por pudor… buena historia

23 de Septiembre

Suele suceder todavía. Aunque no sabemos hasta cuando durará.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo