#Cultura

El efecto caleidoscopio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Antigua biblioteca de libros protocolos DDI – Autor: Claudio Patricio Ossa Rojas

Chile es la puerta de entrada para muchas personas, instituciones e industrias creativas de todo el mundo. En los últimos años se ha destacado, en la zona de Latinoamérica y el Caribe, por el grado de apertura de su economía y por el ecosistema de innovación existente en el país.


A pesar de lo avanzado en estos años, creemos que para que se logre mantener la curva de crecimiento del sector creativo en el futuro, no basta con promover una oferta mono focal de incentivos desde el Estado sino que ésta más bien tiene que complementarse con múltiples combinaciones e interacciones desde el sector privado y la sociedad civil.

Esta realidad resulta especialmente atractiva para algunos grupos de emprendedores, tales como aquellos originarios de las comunidades catalanas (España) que vinculados al desarrollo de software educativo, se interesaron en conocer nuestro país, a fines del 2014, para poder contactarse con algunos organismos e instituciones que les pudieran explicar, cuáles eran las ventajas de confiar en este paraíso al sur del mundo.

Entre aquellas experiencias institucionales que estos emprendedores quisieron conocer, estuvo la del Departamento de Derechos Intelectuales de la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos.

Este Departamento, coloquialmente conocido en la actualidad por su sigla DDI, es uno de los centros especializados de la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos (DIBAM) y cumple funciones dentro del Sistema Nacional de Propiedad Intelectual, como la agencia nacional competente en materia de derechos de autor y derechos conexos. Como tal, se encarga de gestionar el sistema estatal de registros relacionados con tales derechos, promueve su protección y difusión, además de conservar y preservar las fijaciones de las producciones intelectuales que conforman sus colecciones.

En esa oportunidad explicábamos que, toda la cadena de valor asociada al ecosistema del derecho de autor y los derechos conexos depende de un factor esencial, muchas veces olvidado, que es el creador. Esas personas, silenciosamente trabajan para lograr expresar sus creaciones en ámbitos muy diversos, tales como esculpir y transformar una roca inerte, pintar un lienzo y llenarlo de colores, producir una composición musical o una respuesta tecnológica compleja, etc.

Otro factor, que suele omitirse cuando se trata la relación de la cadena de valor a la que aportan las personas creativas, es que ellas como cualquier otro ser humano tienen anhelos, sueños e ideales por los cuales se levantan a diario a dar una lucha personal y es justamente en esa constante vital, que requieren obtener el apoyo de las instituciones estatales, el sector privado y la sociedad civil. Ello, resulta necesario no sólo para lograr el necesario acompañamiento de los creadores en sus búsquedas de desarrollo creativo teórico sino que es fundamental para motivarlos a emprender, ya sea individual o colectivamente.

Atendido ese diagnóstico, desde nuestro rol institucional nos hemos propuesto ofrecer un mejoramiento continuo de las herramientas que se ponen a disposición y apoyo de la labor que realizan a diario las personas, instituciones e industrias creativas, para que ese ecosistema y la cadena de valor asociado a éste se justifique y sobreviva, aportando nuestra diversidad creativa al desarrollo de las comunidades, tanto a nivel nacional como global.

Es así que durante un periodo de un poco más de seis años, desde el año 2009 a la actualidad, el equipo de trabajo del DDI implementó un conjunto de trasformaciones, algunas muy sencillas hasta otras más sofisticadas, todas orientadas a la mejora continua de su gestión. Entre tales iniciativas, destacaron:

generar una nueva imagen corporativa para el DDI
organizar y ejecutar el traslado de las oficinas en que funcionaba el DDI, desde la década de 1970, a sus actuales instalaciones ubicadas en el Edificio de calle Herrera, comuna de Santiago;
implementar un sistema de bodegaje que logró concentrar, en un solo lugar, el almacenamiento de las obras intelectuales inscritas durante todo el siglo XX y el actual;
– apoyar las labores de coordinación interministerial realizadas entre organismos gubernamentales, instituciones del sector privado y la sociedad civil, relativas al mejoramiento de la protección de los derechos de autor en Chile y el exterior;
– recibir en dos oportunidades al Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), máxima autoridad mundial de esta agencia especializada de las Naciones Unidas, durante las visitas que éste efectuó al país en los años 2009 y 2014;
supervisar la reparación de espacios y estructuras de los inmuebles a cargo del DDI, cuyas estructuras resultaron seriamente dañadas por el terremoto que afectó la zona centro sur del país el año 2010;
– colaborar con la organización y realización, en Chile y en el extranjero, de todas las reuniones internacionales de Jefes de Oficinas de Derechos de Autor realizadas en la región de Latinoamérica y el Caribe;
participar en las actividades de coordinación interministerial realizadas para la promulgación y publicación definitiva de la Ley Nº 20.435, una de las modificaciones más importantes, efectuada en los últimos 40 años, a la Ley Nº 17.336 sobre Propiedad Intelectual;
colaborar con la redacción del reglamento (D.S. N° 425 del Ministerio de Educación) que estableció el procedimiento de inscripción en el registro de mediadores y árbitros de propiedad intelectual, la forma y características de éste y los honorarios que mediadores y árbitros deben percibir;
gestionar y obtener financiamiento de parte de organismos internacionales para adquirir nuevos servidores computacionales y licencias, esenciales para la modernización de los sistemas informáticos existentes en el DDI;
– proponer nuevos indicadores de gestión para facilitar la definición de políticas públicas, a nivel interno e internacional, obteniendo la validación de dichas propuestas, a nivel nacional, por parte del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), e internacionalmente por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y la Organización Mundial de Comercio (OMC);
generar el guion, dirigir el diseño y planificar la instalación de diversas muestras educativas sobre derechos de autor por diferentes regiones de Chile;
realizar alianzas estratégicas con instituciones públicas y privadas;
participar en charlas y reuniones, nacionales e internacionales, orientadas a la difusión de los derechos de autor y al intercambio de buenas prácticas en materia de gestión de oficinas nacionales competentes;
– colaborar en la redacción del nuevo reglamento de ejecución de la Ley N° 17.336 sobre Propiedad Intelectual (D.S. N° 277 del Ministerio de Educación);
realizar investigación sobre derechos de autor y generar publicaciones en revistas especializadas nacionales y extranjeras;
implementar un sistema de registro electrónico de obras intelectuales, fonogramas y seudónimos;
apoyar e integrar equipos negociadores de tratados internacionales, de los que Chile actualmente es parte y colaborar en sus procesos de ratificación posteriores;
participar en representación de la DIBAM en mesas interministeriales dispuestas para definir el proyecto de ley que crea un nuevo Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

A pesar de lo avanzado en estos años, creemos que para que se logre mantener la curva de crecimiento del sector creativo en el futuro, no basta con promover una oferta mono focal de incentivos desde el Estado sino que ésta más bien tiene que complementarse con múltiples combinaciones e interacciones desde el sector privado y la sociedad civil. Contar con una oferta multifocal de tales incentivos, facilitará la mayor cantidad de escenarios virtuosos para que la cadena de valor asociada a la creación, emprendimiento e innovación, se mantenga en constante movimiento.
Queda claro que la construcción de este ecosistema y su sustentabilidad, requiere de un esfuerzo balanceado, el constante compromiso de los tres sectores mencionados y enfocarnos en avanzar hacia el mismo puerto. Si no se logra aquello, nos encontraremos en la incómoda situación de seguir intentando ver las maravillosas imágenes que se generan al interior de un caleidoscopio, pero por más que intentemos girarlo, no lograremos el resultado esperado, ante la falta de uno o más de sus tres espejos que son esenciales para provocar tal efecto visual.

Creemos firmemente que dicho trabajo colaborativo es posible y es por ello que, al igual que lo hicimos con nuestros visitantes catalanes, los dejamos cordialmente invitados para ser protagonistas de este proceso. Todos contamos para fortalecer el desarrollo del conocimiento local, mejorar la educación de nuestros ciudadanos, ofrecer nuestra diversidad creativa al mundo, generar los incentivos suficientes para atraer inversión, multiplicar los polos de creación, evitar la fuga de nuestros “cerebros creativos” y garantizar la justa retribución al esfuerzo, de todos quienes participen de esta virtuosa cadena de valor.

TAGS: Derecho a la Información Propiedad Intelectual

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

Esta es la oportunidad de cuestionarnos qué entendemos por excelencia, trabajo y calidad de nuestras vidas
+VER MÁS
#Educación

Tengo sueño

Donde hoy terminar con las bolsas plásticas o ayer con la extracción y uso de asbesto han sido cuestionados porque afectarán el empleo.   ¿Lo mismo para el término de enfermedades asociadas a lucrati ...
+VER MÁS
#Economía

Producir/comprar local: Ni chovinismo ni moda, una opción sustentable

El lucrativo negocio inmobiliario contempla 471 departamentos, un local comercial, 133 estacionamientos y sus faenas preliminares comenzaron en octubre de 2018 con la excavación del terreno.
+VER MÁS
#Ciudad

Alcalde Delgado ¿Hará cumplir el dictamen de Contraloría?

La COP25 se presenta como un momento estratégico para elevar la agenda ambiental hasta las prioridades de la agenda pública chilena
+VER MÁS
#Política

Dentro y fuera de la #COP25

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional

¿Usted piensa que están vigentes los principios de libertad, igualdad y fraternidad? ¿Los vive en las calles, o cuándo busca su atención de salud, o cuándo pide ser atendido en un servicio público? ...
+VER MÁS
#Sociedad

Laicismo ¿Vigencia de los principios de libertad, igualdad y fraternidad?