#Cultura

Álbum de Chile: retazos de nuestra identidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Una de las acepciones que entrega la Real Academia de la Lengua Española de la palabra retazo apunta a definirla como un trozo o fragmento de algo, de un razonamiento o discurso.


Chile enfrentado constantemente por el mito y las heridas a través de lo visual. Un mito que apunta siempre el relato de una creación, a lo que fue y ha empezado a ser

Nada más acertada dicha definición para referirme en estas líneas, a la exposición fotográfica “Álbum de Chile” que por estos días se presenta en el Parque Cultural de Valparaíso (Ex Cárcel). Me remito a hablar de trozos o pedazos, pues la muestra, siguiendo los patrones estéticos del formato álbum, instala en sus paredes de color blanco, diversas imágenes de la historia pasada y reciente de nuestro país, su geografía, gente, tradiciones religiosas y folklóricas, costumbres, la modernidad. Un desfile de fotografías, que al igual que las diversas técnicas utilizadas en su impresión, homologan la pluralidad de rostros y paisajes que intentan configurar un fragmento o botón de nuestra tan debatida identidad chilena.

La exposición que cuenta con más de 250 obras producto de una selección de la muestra original realizada el mes de enero en El Centro Cultural La Moneda, titulada “Retrato de una Nación” y curada por Gonzalo Leiva, realiza una simbiosis entre lo visual y lo narrativo, donde la fotografía como documento queda al servicio de una historia, una narración que plasma un discurso político y social que por momentos parece cuestionar el mito de nuestro orden republicano, instituciones y héroes, lo que lo oficial ha instalado como “Identidad Nacional”.

Chile enfrentado constantemente por el mito y las heridas a través de lo visual. Un mito que apunta siempre el relato de una creación, a lo que fue y ha empezado a ser. Me quiero detener en esta primera parte de la muestra. Me llamó profundamente la atención lo planteado en algunos textos curatoriales de Leiva, el esbozo de ciertas tesis sobre el rol de la fotografía para representar nuestra nación en los primeros años de la República. Preguntas cómo ¿Es Chile un país homogéneo? ¿La bandera nos identifica? o ¿Dónde radica la belleza en Chile? intentan a través de las fotografías que el espectador pueda responder esas preguntas o al menos cuestionar la instalación de ciertos emblemas y tópicos en cuanto ser chileno.

Por otra parte, la sección llamada “Identidades individuales y Colectivas” apunta a la relevancia de la fotografía como documento y al retrato familiar en su conjunto e individualidad de sus miembros como otra piedra de nuestra construcción como país. La familia es el núcleo fundamental de la sociedad dicta en su artículo primero nuestra constitución, cabe recordar.

En cuanto a los héroes también hay una intención plausible por cuestionar tal concepto de lo heroico, del busto de la plaza, del billete, tal vez siguiendo la corriente literaria de moda con tintes de nueva novela histórica, que de la mano por ejemplo de Jorge Baradit y Rodrigo Lara Serrano, han indagado precisamente en la historia no oficial, el lado b de Chile. Coincidencia o no en lo que atañe a los próceres, las imágenes nos ilustran al pueblo chileno trabajador, con vicios y virtudes, el hombre cotidiano que habita este país. ¿Cuáles son los verdaderos héroes chilenos? es la pregunta que a través de rostros curtidos por el esfuerzo y el cansancio del trabajo diario responden las fotografías a mi parecer con claridad.

Por último en cuanto mito, es interesante la relación que se plantea entre “Religiones y Catástrofes”. El terremoto, maremoto, aluvión, temporal, las desgracias al parecer identifican nuestra raza, se enarbolan campañas solidarias, cánticos guerreros, loas de auto ayuda, alabanzas al ser chileno. Detrás de cada catástrofe por la inclemencia del tiempo o producto de nuestra geografía surge el mito que el chileno es valiente, solidario, se levanta, no claudica ante la adversidad. La religión cruza esa visión de mundo, lo profano y lo sagrado se mezclan, el ritual, lo folklórico. En los momentos de mayor agobio y desesperanza el hombre debe aferrarse a algo. La Religión es un salvavidas.

En tanto, la herida entendida como lesión, la pena, el daño moral, dejó y sigue dejando cicatrices en nuestra identidad. Ésta recorre el mito y no al revés, hecho coherente en la disposición de esta segunda parte de la exposición, más pequeña y constreñida espacialmente que la anterior.

La represión durante la dictadura militar, las protestas y pugnas sociales y políticas, el progreso destructor de la naturaleza y enemigo de la ecología, la exclusión de las minorías sexuales,la marginación, parecen herir el mito, lacerar, como señalaba antes, la imagen republicana de una nación que prefiere olvidar por miedo a encontrarse con sus fantasmas. Es por ello que me parece valorable y positiva la intención discursiva a través de las imágenes presentes en la muestra. Hay en ellas una intencionada decisión de hacer reflexionar al espectador y en especial al chileno, sobre la construción de nuestro país, los tópicos de pertenencia y las instituciones que articulan el arquetipo del ser chileno y de Chile, claro está. ¿Faltan más imágenes? ¿Sobran? ¿Son las suficientes o son demasiadas? Preguntas que dejo como tarea y discusión a los visitantes.

TAGS: Artes Visuales Historia Identidad chilena

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad