El mayo francés: Una cronología novelada - El Quinto Poder
#Cultura

El mayo francés: Una cronología novelada

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Dentro de mi novela Muchachos del fin del Mundo (que abarca un período de la historia de Francia y Chile entre 1871 -Guerra Franco-Prusiana- hasta el presente), se pueden encontrar informes (están en cursiva) que realiza el ficticio embajador de Chile en Francia, Jean-Hughes Boulet Puyol, sobre la génesis y desarrollo diario de los acontecimientos de mayo de 1968 en Francia.

Esta parte que adjunto se encuentra entre las páginas 221-225 de un total de 398 en la novela completa.

Pronto a cumplirse medio siglo de aquellos agitados días, presento a su consideración este segmento de una historia que, siendo ficción literaria, recoge, analiza y detalla hechos reales. 

El nuevo embajador de Santiago en Paris- en su cargo desde agosto de 1967-  finalizó de leer la nota del abogado Drouillette que acompañaba al amarillento legajo.

Con seguridad- por la tipografía de una máquina que le era familiar y por una letra manuscrita también conocida- debían ser anotaciones, memorias de su tío Camilo y donde la figura de su padre- Etienne Boulet Lacrouts- ocuparía gran parte de aquellas páginas.

De inmediato Jean Hughes comenzó a recordar personas, lugares, imágenes de antaño de los que escuchara desde su nacimiento en 1908, en la amplia y vieja casona construida sobre un acantilado de la brava costa sur de Valparaíso.

Su padre, su tío Camilo Munizaga Sauvetre, la madre de éste; un pasado lejano y distante de inmediato comenzó a tomar forma y substancia en esa cálida y convulsionada mañana de mayo en Paris.

Podía hasta sentir el tono de voz de Etienne al relatarle, sin omitir ningún detalle, su escape de los Pirineos en 1906 paseando un domingo por la costanera de Valparaíso. O escuchar a Camilo y a su padre narrar el inmenso e inhumano sufrimiento en aquellos interminables meses en el Somme durante una sobremesa familiar de domingo. O el triste relato de Leticia al recordar aquellos doce años en que nada supo de Etienne.

También estaba presente el recuerdo de Adolphinne Sauvetre, una verdadera abuela con quien, a sus ocho años de edad, había cruzado el atlántico hacia Europa para vivir más de la mitad de la Gran Guerra en una Francia desangrada.

Jean-Hughes Boulet Puyol – “Joselito”- Embajador de Chile en Francia, miraba atentamente aquellas páginas enviadas por el nuevo inquilino del piso donde funcionó el estudio de Camilo Munizaga y su mujer, Chloe Vayssiere. Tan solo al tacto, ese manuscrito le hablaba, le avisaba que obligadamente en su lectura viajaría a tiempos lejanos donde él – a pesar de convivir a diario con el horror de la Gran Guerra- la vivió cubierto por el maravilloso e indolente manto de la infancia.

Y no se equivocaba.

Había sido acogido por los abuelos de Camilo- los Sauvetre- quienes comenzaron a nombrarlo por su nombre- Jean-Hughes- dejando atrás el Joselito, motejado desde su nacimiento de aquella manera por la cocinera del caserón porteño, la vieja Paulina. Y si después se enteró de todo el horror que le rodeó por tres años, aquel tiempo mágico en la escuela de Toulouse fue una marca para toda la vida, replicando con involuntaria exactitud el modelo de Camilo quien a la misma edad se había enamorado de por vida de Francia, al punto de internarse por propia voluntad en el fango, el fuego y la barbarie.

También el actual Embajador, transitaría silenciosamente un difícil camino en la defensa de Francia, y, aquella lucha desde las sombras, le permitía ocupar hoy el despacho donde se hallaba.

En un día rutinario, las actividades de la Embajada no le permitirían el lujo de leer las memorias de su tío Camilo. Pero esta mañana de mayo nada tenía de rutinario o normal, ni en su trabajo, ni en Francia, ni menos en Paris.

Audiencias y reuniones estaban canceladas pues un rugiente río de trabajadores y estudiantes correría frente a la embajada chilena durante buena parte de la mañana. Sin embargo, aun disponiendo de este precioso tiempo, resultó imposible concentrarse más allá de dos páginas en la historia pues el bullicio de la marcha estudiantil frente a su despacho no lo dejaba indiferente, centrando su atención en las consignas de miles de muchachos disconformes con los tiempos, en Francia y el mundo.

En sus informes enviados a Santiago durante mayo y junio de aquel año registraría:

“Un profesor, un funcionario público, un simple conserje o el mismísimo Charles de Gaulle no imaginaron seis meses antes la magnitud que alcanzaría este movimiento generado por estudiantes de izquierda apoyados por sindicatos y el PCF que mantienen hoy a nueve millones de trabajadores y estudiantes protestando por las calles de Francia. Un ojo políticamente avezado debería haber advertido el vendaval de hoy día hace un año, en 1967, cuando se creó la ANPE (Agencie Nationale Pour l’Emploi) A pesar de este esfuerzo, hoy dos millones de trabajadores cobran el SMIG (Salaire Minimun Interprofesionel Garanti). Este descontento, aquel sentimiento de malestar de los trabajadores excluidos de la prosperidad, lo vengo informando en mis notas a Chile desde que fui segundo secretario de la embajada.

Señor Canciller, sin ser pitonizo, observo un detalle que a nadie había llamado la atención, un pequeño elemento que a mi juicio fue la chispa saltando al barril de pólvora, un hecho hermanado a mi propia experiencia al observar día a día desde las ventanas de mi hogar las miserables quebradas atestadas de pobres en Valparaíso. Ahora, en el país que me acoge hace cuatro décadas, proliferan desde 1950 barriadas de pobres- las bidonvilles-  y la más poblada en Francia está justo al frente de la Universidad de Nanterre, donde todo el movimiento estudiantil comenzó.

Es igual a tener una población callampa chilena en la vereda opuesta a la Casa Central de la Universidad de Chile, en plena Alameda. 

Pero las bidonvilles frente a la universidad de Nanterre no son el único padre del movimiento. Me permito detallar a ud. algunos acontecimientos y movimientos que a mi juicio originan todo lo que se vive en este país:

Está el FUA (Frente Universitario Antifacista) creado después de la matanza de argelinos en Paris en 1961 donde más de 200 cuerpos flotaron en el Sena perforados por balas de la gendarmería.

El Comité Anticolonialista, la Unión Nacional de Estudiantes de Francia.

También la Revolución Cubana, faro que alumbraba desde el Caribe hasta los Campos Elíseos tiene paternidad en esta verdadera réplica de la Comuna del s.XlX.

La agresión norteamericana a Viet-Nam- a quienes todo francés aun consideraba como su Joya de Oriente- hizo nacer el Comité Viet-Nam de Base y el Comité Viet-Nam Nacional, movilizando todo el descontento a la agresión imperialista.

Señor Canciller, le ruego me disculpe por el lenguaje coloquial y poco diplomático, tono que no me permitiría de no existir entre nosotros una larga amistad, pero son muchos “los ingredientes en este coctel”. Tampoco está ausente la Revolución Cultural China y el maoísmo seguido por muchos franceses, principalmente por el filósofo Louis Althusser”.

 En otro informe, Jean.Hughes señalaba, a su juicio, las fechas claves registradas en 1968 que marcaron las inmensas protestas iniciadas en la universidad de Nanterre transformándose en un movimiento incontrolable que concluiría al centro de Paris, en La Sorbona:

“El 8 de enero del presente año el Ministro de Deportes Francois Missoffe inaugura la piscina de la Universidad de Naterre y es abucheado por no referirse al sexo de los jóvenes en su obra Libro Blanco. El 22 de marzo los estudiantes se toman la universidad por considerar añejas a sus normativas.

El 22 de abril protestan por la detención de miembros del Comité Viet-Nam Nacional quienes habían atentado contra empresas norteamericanas.

Estimado Canciller, como yo lo veo, cada día parece ser el resultado del desastre del anterior y éste provoca un hecho peor al siguiente, como si una locomotora desbocada hubiese chocado a un tren detenido en la Estación traspasando la fuerza del impacto vagón a vagón”.

Continúo con la cronología, a mi entender, de los acontecimientos:

 El 28 de abril el rector ordena el cierre de Nanterre produciéndose una batalla entre los estudiantes y grupos de la derechista Federación Nacional de Estudiantes de Francia, quienes acusaban a los estudiantes de “terroristas”.

El 3 de mayo, ocho estudiantes de Nanterre encabezados por Daniel Cohn-Bendit son citados a declarar a Paris por los hechos de enero mientras toda La Sorbona apoya a los procesados. Esto lleva a huelga general de parte del Sindicato de Profesores y la Unión de Estudiantes.

El 8 de mayo los mismos ocho estudiantes declaran ante el Comité de Disciplina de la Universidad, mientras en el Barrio Latino se levantaban enormes barricadas.

El 10 de mayo es “la noche de las barricadas”, pues miles de estudiantes se pliegan al movimiento.

Señor Canciller, de la relación de fechas y hechos que he expuesto, resulta casi absurdo que un simple abucheo a un ministro en enero- por no haber incluido el tema del sexo juvenil en su libro- termina el 13 de mayo con nueve millones de trabajadores franceses en huelga, con fábricas como la Sud Aviation y Renault tomadas y sus obreros cantando La Internacional acompañados por estudiantes.

 La Francia industrial se haya paralizaba como no tengo recuerdo desde los años treinta. Hasta me atrevería a comparar la situación con el caso Stavisky en febrero del 34, donde los manejos de un estafador hacen caer al gobierno con un baño de sangre el 6 de febrero en Paris que, afortunadamente, hasta hoy no se ha replicado.

“El 16 de mayo miles de estudiantes marchan a Boulogne-Billancourt a encontrarse con obreros encerrados en sus fábricas. Horas más tarde se suman a la huelga los controladores aéreos, los mineros del carbón, el transporte, el gas, la electricidad, la radio y la TV.

El 25 de mayo el gabinete de Pompidou comienza a negociar con los obreros en huelga, los empleadores, sindicatos y el gobierno.

-Señor Canciller, “quizás esta sea la luz al final del túnel”, pensé el 27 de mayo por haberse firmado el Acuerdo de Grenelle donde se reajusta en 35% el salario mínimo industrial y en 12% general para todos los trabajadores del país. Sin embargo, Francois Mitterrand ha pedido la renuncia a De Gaulle acusándolo de “no tener un Estado desde hace un mes”, haciendo temblar al presidente y su gobierno.

Pero como yo he vivido mucho más tiempo en esta tierra que en aquella donde nací, creo que De Gaulle, (¡el libertador¡), y su V República deberían haber comenzado a temblar en 1964 de oír bien las voces de los obreros de la Renault pidiendo “tiempo para vivir”. Hoy, cuatro años más tarde, estudiantes de la mano de obreros dan un paso sideral y solicitan “pedir lo imposible”.

 ¿Y qué pedían aquellos jóvenes de la academia y la fábrica que sin la vigilancia de cúpulas políticas se unían para marchar por las principales avenidas de Paris? Aparte de “lo imposible”, todos los reclamos existentes, todas las reivindicaciones por hacer.

En una nota definitivamente extraoficial informará a su viejo amigo Canciller:

“Estimado Aníbal.

Tengo la convicción que, aunque a esas columnas las empujaran los sindicatos, los partidos de izquierda, los maoístas, ángeles o demonios, no son otra cosa que arcanas y pretéritas voces en rebeldes gargantas de hoy que a cada era le corresponde escuchar.

Son anhelos insatisfechos de aquellos que jamás han aceptado al paso del tiempo como el gran reformista si no a la inmediatez, pues la vida es breve.

Y si a un viejo le escandaliza la protesta, si algún anciano frunce el ceño con molestia al ver pasar las interminables filas de jóvenes vociferantes, aquello no es más que amnesia, pues con seguridad ellos también con veinte años en el cuerpo denunciaron todo cuanto incubara en su interior la injusticia, el abuso y la desigualdad.

Afortunadamente soy un viejo con buena memoria y recuerdo con exactitud mis gritos de estudiante en las adoquinadas calles de Santiago y Valparaíso donde muchas veces la ostentación de la riqueza competía con la vergüenza de la miseria de manera escandalosa.

¿Y cuáles fueron esas consignas que retumbaban en calles chilenas en los años veinte? Comparadas con las de estos jóvenes parisinos de los sesenta eran de una brutal e infantil ingenuidad y simpleza: prohibición inmediata de las fichas y un salario en dinero efectivo para los mineros de las salitreras, una silla para que el dependiente del comercio pudiera descansar, un sindicato libre de boicot, el fin del cohecho electoral.

Pero las viejas voces de Santiago y las nuevas de Paris son las mismas, y lamentablemente muchas de ellas sólo serán recordadas como “locuras de juventud”, descalificando simplonamente toda la magia y la fuerza con que un hombre se abre su camino propio, su espacio insoslayable.

Aníbal, afortunadamente, los años se han tomado la molestia de sólo marcar arrugas en mi rostro dejando intacta una mocedad pertinaz que jamás logró ser desalojada desde mi profundo ser.

Los desfiles frente a la Embajada no me tornan nostálgico, más bien me entusiasman al punto de querer bajar a la calle e integrarme como un joven más.

Pero el “señor Embajador” no debe inmiscuirse en asuntos de otro estado, sería impropio, o a lo menos, mal visto…”.

Aníbal, no me cabe la menor duda que estas voces de obreros y estudiantes harán eco en la lejanía, en nuestra helada tierra del fin del mundo.

 

TAGS: #Mayo68 Literatura

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Qué tipo de liberalismo es aquel que para ampliar las libertades individuales se ve en la necesidad de aumentar el tamaño del Estado y, por ende, su influencia en la vida social, económica y cultural d ...
+VER MÁS
#Política

Libertad con cargo al Estado

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Los Estados deben comenzar por visibilizar y comprender mejor la situación y problemáticas de los jóvenes rurales, para generar estrategias e instrumentos pertinentes que contribuyan a su adecuada inclus ...
+VER MÁS
#Cultura

¡Ya es hora de la juventud rural!

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

El Museo de la Memoria está creado con el objetivo de hacer reflexionar sobre aquello, sobre nuestro poder ciudadano actual, tan simple que se ve, y de como fue aquella época en que lo perdimos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un museo ciudadano

Recién el año 2022 la educación municipal de Calama será traspasada al Mineduc, en tanto debemos avanzar en la construcción de una Educación Pública Municipal para Calama.
+VER MÁS
#Educación

Construyamos una educación pública municipal de calidad para Calama

El capitalismo conduce a un traspaso acelerado y no controlado de poderes de la naturaleza a la humanidad
+VER MÁS
#Sociedad

Los peligros de la paz