#Ciudadanía

Valparaíso… y ahora: ¿Quién paga?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En el caso de Valparaíso, la situación es aun más compleja, porque las autoridades de los últimos 40 años responden a todos los bloques políticos y, por supuesto, en los análisis críticos de la tragedia que se han ventilado últimamente, el problema de la negligencia ha sido desvergonzadamente soslayado sistemáticamente, tanto por los medios como por los comentaristas.

El desastre de Valparaíso produce una congoja profunda a quien recorre las cenizas e indudablemente marcará psicológicamente a toda una generación de porteños. Las emociones que emergen son extremas: pena por los que sufren, rabia por todas esas cosas que no se hicieron y permitieron la vorágine, frustración por la magnitud de la tarea y al final una sorda determinación para que esto no vuelva a suceder y los porteños se puedan levantar a pesar de todo.

Pero las reflexiones llevan inexorablemente a buscar los factores responsables del siniestro. Y salen a la luz informes técnicos que hicieron recomendaciones precisas preventivas. Y las revisiones históricas muestran una y otra vez que todos sabían que se gestaba una bomba de tiempo  al no remover basurales en las quebradas, el permitir asentamientos precarios sin ninguna planificación, al no establecer cortafuegos conociendo exactamente los recorridos de un eventual fuego, el permitir calles estrechas sin urbanización ni disposición de grifos. En suma y como ya lo han dicho todos: se sabía que un incendio sería un desastre enorme, pero nadie hizo nada por décadas.

En cualquier sociedad medianamente organizada, esto se llama negligencia de parte de las autoridades. El término administrativo es Notable Abandono de Deberes.

En toda sociedad organizada y responsable, la negligencia culpable es una falta o un delito que debe ser castigado administrativa y criminalmente, y las victimas compensadas por el Estado, y los responsables sujetos a sanciones reparatorias incluso con su propio patrimonio.

Lamentablemente en Chile sabemos que las elites se protegen eximiendo de responsabilidades a los directivos superiores de las instituciones públicas o privadas en las cuales suceden eventos causantes de daño a personas por negligencia culpable de sus personeros.

Fue el caso del desastre de Antuco, en el que la responsabilidad evidentemente estuvo en la Comandancia en Jefe,  por permitir oficialidad sin criterio a cargo de tropa; y en el caso del accidente de Isla Juan Fernández, en el que la responsabilidad recayó en la Fuerza Aérea y por ende debiera haberse focalizado esta responsabilidad en el Comandante en Jefe e incluso en el Ministro de Defensa. Es un hecho que en Chile la negligencia de las instituciones la paga al final del día el eslabón más débil y los verdaderos responsables, pasan “piola”.

En el caso de Valparaíso, la situación es aún más compleja, porque las autoridades de los últimos 40 años responden a todos los bloques políticos y, por supuesto, en los análisis críticos de la tragedia que se han ventilado últimamente, el problema de la negligencia ha sido desvergonzadamente soslayado sistemáticamente, tanto por los medios como por los comentaristas.

Resultaría imposible para la Concertación reconocer que fueron dos DC los alcaldes previos al actual y que objetivamente ellos no hicieron nada para prevenir los incendios y, muy por el contrario, se comprobó corrupción sostenida durante sus mandatos. En cuanto al actual alcalde, Castro, un UDI mas chanta que el promedio, los porteños ya tienen una opinión del sujeto y el día que se evalúe la gestión de platas es muy probable que será un gran competidor de los dos previos DC.

El asunto que queda es que la tragedia sucedió por negligencia de las autoridades y eso debiera tener un castigo administrativo y penal, además de la obligación ética de renunciar. Los damnificados entonces, debieran luchar por una reparación legal, tal cual lo haría cualquier persona que se resbala en una tienda porque los encargados no limpiaron agua derramada que causo el resbalón.

Es hora que el pueblo exija respuestas y reparaciones a los directivos del Estado que no cumplen con sus obligaciones. Estas demandas son justas y necesarias. Ya son demasiados los “careraja” que pululan en lugares de poder haciendo gala de su “chanterio” e irresponsabilidad sintiéndose seguros que en nuestro Chilito nadie dice nada después de un “condoro”. ¡Es hora de actuar compañera y compañero! La negligencia debe castigarse y los afectados deben ser compensados legalmente y no contentarse con meros subsidios y donaciones.

TAGS: #IncendioValparaíso #Valparaíso

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

La acción de la comunidad ecológica, no sólo impidió la construcción de viviendas sociales colindantes a sus propiedades, sino a toda la comuna, con lo que sí podemos concluir que expulsa a la viviend ...
+VER MÁS
#Sociedad

La comunidad ecológica versus Peñalolén, ¿NIMBY o legítima reclamación?

Debiese haber salas separadas para realizar los trámites de aquellos que han sido víctimas, que contasen con seguridad y se encontrasen lejos de sus victimarios
+VER MÁS
#Justicia

El maltrato que una mujer debe soportar en Tribunales de Familia

La promesa democrática ha entrado en crisis y los populismos con rasgos autoritarios se levantan como opciones reales.
+VER MÁS
#Política

Gobernando el vacío: Democracia v/s Autoritarismo

La confianza de los brasileños en la democracia se ha visto seriamente dañada por la corrupción, la desigualdad y la inseguridad, socavando la representatividad de las instituciones políticas
+VER MÁS
#Política

Bolsonaro desploma a derecha tradicional brasileña

Popular

El dispositivo SIMCE y las presiones oficiales están incentivando que las escuelas dediquen más tiempo a entrenar la prueba, priorizando solo las materias medidas y abandonando la formación integral.
+VER MÁS
#Educación

Carta abierta a apoderadas cansadas de la mala educación para el SIMCE

La educación fue quedando progresiva e irremediablemente sometida a los devenires del mercado económico
+VER MÁS
#Sociedad

Gobernar es Educar

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?

El fascismo es sumamente ágil en canalizar los instintos más bajos de las masas: el odio a lo diferente, el miedo, el paternalismo, anti-elitismo, y sobre todo un odio profundo a los intelectuales
+VER MÁS
#Internacional

El fascismo del siglo XXI