#Ciudadanía

Una historia de perros y periodistas ciudadanos

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los ciudadanos, en tanto, esperan justicia por el robo de su radio, su gallina, las ruedas de su auto y tantas otras cosas pequeñas que parecen no importar en la reforma procesal penal, ni a nadie llamado autoridad en ninguna parte.

Hace ya más de dos meses, finalizando agosto, una colega desesperada me informó que la acababan de estafar. Ella, además de periodista, es criadora de perritos, condición que la ha llevado a crear el primer canal web exclusivamente dedicado a las mascotas en Chile.

Según me contó, una distinguida pareja “del barrio alto” se acercó a su domicilio con la pretensión de comprar una finísima pinscher, recién destetada. Lo cierto es que la raza da casi lo mismo cuando escuchas a una amiga hablar de sus crías como “mis nietos”, y cuando ves el cuidado que pone para dejar a estas criaturas con propietarios que sean responsables, cuidadosos y cariñosos. Pero ese día, como me dijo, la pillaron volando bajo. Se realizó la transacción y su “nieta” partió con los nuevos propietarios. Y ahí comenzaron los problemas. Al día siguiente, una vez en el banco, el cheque resultó ser robado a una abuelita, con lo que la distinguida “pareja del barrio alto” dejó de ser tan distinguida y pasó a la categoría de estafadores.

Desde ese minuto comencé a seguir los esfuerzos que puso esta colega en las redes sociales, en los medios especializados de mascotas, con otros colegas, con su gremio de criadores, con el organismo oficial, pero nada… Solo desesperación y “déjanos los antecedentes, por si sabemos algo”. Ustedes ya saben: algo similar a “déjanos tu currículum”. Y así iba su historia, cuando me propuse ayudarla.

Al fin de semana siguiente, en menos de 24 horas, tuvimos todos los antecedentes de los dos estafadores: ruts, edades, direcciones (varias), historial por condenas previas, datos de acciones similares y la forma en que habían conseguido los cheques con que estafaron a mi amiga. De hecho, conseguimos hasta las fotos de los sujetos y se comenzó a dar la alarma a otros criadores.

Poca repercusión tuvieron las advertencias de mi amiga entre sus colegas. Menos en el organismo oficial. De hecho, pese a los avisos, cualquiera que llegase con la mascota y los papeles robados podía hacer la inscripción en el club internacional que registra el pedigree en Chile.

Con toda la información reunida, mi amiga partió a la policía y esperó pacientemente el llamado de la fiscalía. Transcurrido casi un mes de interpuesta la denuncia, la colega llegó al despacho de una fiscal. Aunque parezca un chiste, la profesional de la pesquisa policial la felicitó por la gran cantidad de antecedentes reunidos y le dijo “nosotros deberíamos trabajar con puros periodistas”. ¿Qué percepción tendrá esta fiscal de las policías?

No pasaron mucho días y, tal como lo había advertido mi amiga a la fiscal, desde otro criadero le informaron que los mismos tipos de las fotos que ella había difundido, la misma pareja “del barrio alto” que la policía ni siquiera había interrogado, habían realizado la misma acción. Esta vez, sin embargo, fueron más osados: no conformes con un perro, robaron toda una camada de bulldogs franceses que aún no estaba destetada de su madre y se dieron a la fuga, frente al criador.

Por supuesto, mi colega estaba más triste aún, pero ahora enfurecida por el “actuar” de las instituciones. El otro criador robado, también enfurecido, fue a buscar a la pareja a todas las direcciones que encontraron -todas en la comuna de La Florida-, dando con el paradero de la madre de la estafadora.

Sin duda, no midieron las consecuencias que significa tomar la justicia por las propias manos, pero, ¿por qué la policía no es capaz de hacer eso mismo y con celeridad, con  todas las herramientas que tienen? Al final, la mujer negó haber visto a su retoña estafadora y la acción de los civiles, sin la fuerza de las instituciones, quedó en nada.

Mi amiga volvió sobre la fiscalía, para contarles esta segunda historia. La fiscal se justificó por correo señalando que no podía hacer más, debido a la gran cantidad de causas que ya llevaba y porque, por si fuera poco, estaba reemplazando a un colega que estaba con licencia médica. Cumplido el segundo mes, el caso pasó a dormir en la Policía de Investigaciones.

A los pocos días, los estafadores atacaron otra vez, esta vez sin éxito… gracias a la difusión pro bono que hizo esta ciudadana común y corriente.

Ya estamos terminando octubre y las mascotas no aparecen. En el intertanto, todos los chilenos supimos -por una investigación de periodistas- sobre de un grupo de policías, uniformados y civiles, que se dedicaban a las mejicanas.Esto fue un duro golpe para la imagen de esas instituciones, como decían los titulares. Para la gente común y corriente fue un “ahora sabemos por qué los pacos y los tiras no hacen su pega”. Sin duda, eso es un daño autoinfringido a todas las instituciones que no están funcionando.

¿De qué sirve una alarma en el pasaje -esas que adornan las estadísticas de seguridad nacional-, una vez que ya hemos sido robados?

Soy  un amante de los perros. Tengo dos o, más bien, tenía.

El fin de semana pasado desapareció la mascota de mis hijas. Además de ser su regalona, también era mi compañera constante, tal vez por ser yo el líder de esta manada llamada familia. Pese a tener chip y estar registrada en el organismo oficial, no hay forma de ubicarla. El domingo nos movilizamos rápidamente y entregamos los datos a media decena de policías apostados afuera de un local de votación cercano al lugar en que se perdió. Uno de esos policías fue una de las últimas personas que la vio, después de que le entregáramos el papel con los datos. Pese a verla frente a él, no atinó a llamarnos… lo entendemos.

Juliana tiene la misma edad que mi hija adolescente, pero es una anciana. Pasó la primera noche en el estacionamiento de un jardín infantil y fue vista por última vez buscando cobijo entre los vocales de mesa de un colegio, horas después que dejásemos empapelados los alrededores de ese mismo establecimiento.

Hemos hecho grandes esfuerzos por recuperarla, no porque sea una mascota o tenga eso llamado pedigree, sino porque es parte de nuestra familia. Un papel más o un papel menos no es lo que nos hace amar a nuestros animales. Mis hijas están destruidas y, personalmente, he hecho grandes esfuerzos por que no me vean triste, pero es inevitable.

Quise contar la historia de indolencia que está pasando mi amiga, porque a partir del día sábado es también mi historia.

* PS: Juliana es una poodle blanca, sin el corte de pelo habitual de su raza. Si la ves en el sector de calle Padre Hurtado, en Vitacura, llama al teléfono municipal1403 o entrégala en cualquier veterinaria del sector.

—-

Fuente de fotografía

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

31 de octubre

Mi caso, el primero que se expone fue denunciado en la Fiscalía de Ñuñoa el 23 de agosto. La orden de investigar llegó a la Bicrim de Ñuñoa el día 8 de octubre y ninguna información hasta el día de hoy. Dos meses sólo para apretar el botón. El segundo caso de la camada de bulldog francés, duerme en este momento en la Fiscalía de San Bernardo y veremos si en un par de meses se instruye a investigaciones de dicha comuna, a iniciar una investigación en paralelo a la de Ñuñoa… A ver si logramos juntar las cabezas de una buena vez. Tienen todos los antecedentes, es sólo voluntad lo que hace falta.

Iris González Gamboa

31 de octubre

Indolencia. Tal cual. Me cuesta entender por qué para nuestro sistema los animalitos tienen tan poca importancia. Con la misma firmeza que se actúa cuando ellos “atacan” a un humano debiera reaccionarse cuando ellos y sus dueños son las víctimas.
Un abrazo grande de otra “amadora” de los animalitos.

FRANCISCO MUÑOZ VALDES

31 de octubre

Buen articulo, estamos desprotegidos los ciudadanos en materia de robos y estafas, las leyes son de 1890 que ya eran una copia del código francés, de los procedimientos y medios de prueba ni hablar. En lo personal he sido estafado con venta de cachorros de raza en varias ocasiones, pagan con cheques después dan orden de no pago. Cobrar esos cheque vía judicial sale como 3 veces el valor del documento. Y me han robado cachorros. ESTO NO ES NUEVO. han estafado a muchos criadores, por eso algunos venden solo al contado y en efectivo.

El sentimiento que deja es brutal, dan ganas de usar medios propios, pero no es bueno caer en la barbarie.

Espero que algún día cambie la Administración de Justicia en este país que se preocupa de las argandoñas, los mendez e interpelar a Ministros y no trabaja en los temas importantes.

Atte.

Francisco Muñoz Valdés

alejandro rosenberg carreño

31 de octubre

te felicito francisco tienes toda la razon en todas tus palabras

Lucia Valdes

30 de noviembre

Es una pena que sucedan cosas así y comprobar una vez más que la justicia en este país existe sólo para los delincuentes.
Además, de comprobar una vez más que el organismo encargado de la regulación del tema de perros de raza en Chile, es meramente una institución preocupada del lucro y nada más, ya que teniendo en sus manos todas las opciones para ayudar en casos como el de Conny, simplemente se lava manos, como en muchos otros casos, es decir, más allá de servir para supuestamente asegurar la raza de una camada, no sirve para nada más, por lo menos el Club de este país.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?