#Ciudadanía

Sobre las designaciones: probidad y transparencia en la función pública

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Diré, de plano, que de los funcionarios públicos, y en especial, los de “alta confianza”, sí se requieren que cumplan con estándares de cualificación personales más elevados que los de común aceptación, que la garantía de la protección de la vida privada limita su espacio (“limita” no es igual que “desaparece”) frente a principios sociales utilitarios de transparencia y probidad, y que finalmente, éstos cubren al funcionario durante todo el desarrollo de su vida y carrera funcionaria.

Los recientes casos de designaciones y remociones automáticas de gobernadores y otros funcionarios públicos de confianza, saca a colación el trascendental papel que cumple en un Estado de Derecho la probidad y la transparencia en el ejercicio de toda función pública.

Por “función pública” entiendo, en sintonía con la doctrina más autorizada, aquella que se deriva de una inmisión total o parcial del Estado en una o más actividades (función pública en sentido amplio), sin perjuicio que en esta ocasión sólo me referiré a ella en su faz “administrativa” (función pública restringida).

Ambos, principios que no sólo informan el Derecho de la Administración sino, en general, todo el Derecho Público o del Estado, suponen contestar preguntas que constituyen, a su vez, la fuente y medida de su aplicación: ¿hasta dónde alcanza el deber de probidad respecto de quienes pretenden ejercer una función pública? ¿Cómo se compatibiliza dicho deber (art. 8 CPR) con, a su turno, la garantía que tiene toda persona de ver blindada su intimidad y honra particular (art. 19 Nº 4 CPR)? Por último, ¿es legítimo que los ciudadanos requieran de quienes ejerzan una función pública el cumplimiento de estándares de decoro profesional más elevados que los tradicionales?

Diré, de plano, que de los funcionarios públicos, y en especial, los de “alta confianza”, sí se requieren que cumplan con estándares de cualificación personales más elevados que los de común aceptación, que la garantía de la protección de la vida privada limita su espacio (“limita” no es igual que “desaparece”) frente a principios sociales utilitarios de transparencia y probidad, y que finalmente, éstos cubren al funcionario durante todo el desarrollo de su vida y carrera funcionaria. ¿Por qué?

Debemos empezar señalando que la función pública supone, ante todo, que estamos frente a un tipo de relación distinta a una particular. Esa consigna es más trascendente que una mera diferenciación semántica entre los conceptos “público y privado”. En efecto, la función pública supone una relación entre Administración y funcionario, que es legal y de derecho público a la vez. Aun más: el ejercicio de la función pública es “especial”, en el sentido que no es cualquiera quien puede verse vinculado a ella. En el nombre del Estado, es el funcionario quien lleva a cabo la labor pública.

Junto con el sentido de la relación especial que se deriva, la función pública tiene por objeto (la “función” pública también tiene su propia función) el desarrollo de ciertas “expectativas” sociales, que el Derecho estima dignas de acoger y reconocer: el bien común. Se trata, entonces, de la promoción de un “interés público”.

No entraré a discurrir sobre la naturaleza del bien común, en tanto “bien de todos” o bien solamente “público”. El lector puede analizar, con más detalle, lo que supone una y otra acepción del bien común, si admitiera tal escisión, revisando lo que plantea Antonio Rosmini en “Filosofia del Diritto” (vol. II).

Y como tales expectativas suponen recursos para hacer efectivo su cumplimiento, es que el Estado, además de hacer “especial” a quien actúa en su nombre, lo dota de herramientas legales y materiales para llevar a efecto su cometido. Lo que hace que la carga pública en su contenido y en su ejercicio suponga elementos que son lúcidamente diferentes a una común.

Refuerza lo anterior un hecho que no es intrascendente: a diferencia de lo que ocurre con las investiduras públicas propiamente políticas (tales como Presidente de la República, Consejeros Regionales, Diputados, Senadores, Alcaldes y Concejales), el resto de la función pública es investida en su calidad de tal sin la anuencia o convalidación directa de la ciudadanía.

Al ser investiduras de exclusiva confianza del Presidente de la República, recorren en línea paralela el cedazo que supone ser nombrado vía escrutinio popular.

Son estas tres características (relación, función e investidura especial) las que imponen cargas más gravosas a sus destinatarios.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

La acción de la comunidad ecológica, no sólo impidió la construcción de viviendas sociales colindantes a sus propiedades, sino a toda la comuna, con lo que sí podemos concluir que expulsa a la viviend ...
+VER MÁS
#Sociedad

La comunidad ecológica versus Peñalolén, ¿NIMBY o legítima reclamación?

Debiese haber salas separadas para realizar los trámites de aquellos que han sido víctimas, que contasen con seguridad y se encontrasen lejos de sus victimarios
+VER MÁS
#Justicia

El maltrato que una mujer debe soportar en Tribunales de Familia

La promesa democrática ha entrado en crisis y los populismos con rasgos autoritarios se levantan como opciones reales.
+VER MÁS
#Política

Gobernando el vacío: Democracia v/s Autoritarismo

La confianza de los brasileños en la democracia se ha visto seriamente dañada por la corrupción, la desigualdad y la inseguridad, socavando la representatividad de las instituciones políticas
+VER MÁS
#Política

Bolsonaro desploma a derecha tradicional brasileña

Popular

El dispositivo SIMCE y las presiones oficiales están incentivando que las escuelas dediquen más tiempo a entrenar la prueba, priorizando solo las materias medidas y abandonando la formación integral.
+VER MÁS
#Educación

Carta abierta a apoderadas cansadas de la mala educación para el SIMCE

La educación fue quedando progresiva e irremediablemente sometida a los devenires del mercado económico
+VER MÁS
#Sociedad

Gobernar es Educar

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?

No sería posible pensar que el actual Gobierno Regional no tome como base de la estrategia de desarrollo regional todo lo que se ha avanzado desde hace ya 22 años atrás
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Plan Ñuble y la estrategia de desarrollo regional que queremos