#Ciudadanía

Sobre las designaciones: probidad y transparencia en la función pública

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Diré, de plano, que de los funcionarios públicos, y en especial, los de “alta confianza”, sí se requieren que cumplan con estándares de cualificación personales más elevados que los de común aceptación, que la garantía de la protección de la vida privada limita su espacio (“limita” no es igual que “desaparece”) frente a principios sociales utilitarios de transparencia y probidad, y que finalmente, éstos cubren al funcionario durante todo el desarrollo de su vida y carrera funcionaria.

Los recientes casos de designaciones y remociones automáticas de gobernadores y otros funcionarios públicos de confianza, saca a colación el trascendental papel que cumple en un Estado de Derecho la probidad y la transparencia en el ejercicio de toda función pública.

Por “función pública” entiendo, en sintonía con la doctrina más autorizada, aquella que se deriva de una inmisión total o parcial del Estado en una o más actividades (función pública en sentido amplio), sin perjuicio que en esta ocasión sólo me referiré a ella en su faz “administrativa” (función pública restringida).

Ambos, principios que no sólo informan el Derecho de la Administración sino, en general, todo el Derecho Público o del Estado, suponen contestar preguntas que constituyen, a su vez, la fuente y medida de su aplicación: ¿hasta dónde alcanza el deber de probidad respecto de quienes pretenden ejercer una función pública? ¿Cómo se compatibiliza dicho deber (art. 8 CPR) con, a su turno, la garantía que tiene toda persona de ver blindada su intimidad y honra particular (art. 19 Nº 4 CPR)? Por último, ¿es legítimo que los ciudadanos requieran de quienes ejerzan una función pública el cumplimiento de estándares de decoro profesional más elevados que los tradicionales?

Diré, de plano, que de los funcionarios públicos, y en especial, los de “alta confianza”, sí se requieren que cumplan con estándares de cualificación personales más elevados que los de común aceptación, que la garantía de la protección de la vida privada limita su espacio (“limita” no es igual que “desaparece”) frente a principios sociales utilitarios de transparencia y probidad, y que finalmente, éstos cubren al funcionario durante todo el desarrollo de su vida y carrera funcionaria. ¿Por qué?

Debemos empezar señalando que la función pública supone, ante todo, que estamos frente a un tipo de relación distinta a una particular. Esa consigna es más trascendente que una mera diferenciación semántica entre los conceptos “público y privado”. En efecto, la función pública supone una relación entre Administración y funcionario, que es legal y de derecho público a la vez. Aun más: el ejercicio de la función pública es “especial”, en el sentido que no es cualquiera quien puede verse vinculado a ella. En el nombre del Estado, es el funcionario quien lleva a cabo la labor pública.

Junto con el sentido de la relación especial que se deriva, la función pública tiene por objeto (la “función” pública también tiene su propia función) el desarrollo de ciertas “expectativas” sociales, que el Derecho estima dignas de acoger y reconocer: el bien común. Se trata, entonces, de la promoción de un “interés público”.

No entraré a discurrir sobre la naturaleza del bien común, en tanto “bien de todos” o bien solamente “público”. El lector puede analizar, con más detalle, lo que supone una y otra acepción del bien común, si admitiera tal escisión, revisando lo que plantea Antonio Rosmini en “Filosofia del Diritto” (vol. II).

Y como tales expectativas suponen recursos para hacer efectivo su cumplimiento, es que el Estado, además de hacer “especial” a quien actúa en su nombre, lo dota de herramientas legales y materiales para llevar a efecto su cometido. Lo que hace que la carga pública en su contenido y en su ejercicio suponga elementos que son lúcidamente diferentes a una común.

Refuerza lo anterior un hecho que no es intrascendente: a diferencia de lo que ocurre con las investiduras públicas propiamente políticas (tales como Presidente de la República, Consejeros Regionales, Diputados, Senadores, Alcaldes y Concejales), el resto de la función pública es investida en su calidad de tal sin la anuencia o convalidación directa de la ciudadanía.

Al ser investiduras de exclusiva confianza del Presidente de la República, recorren en línea paralela el cedazo que supone ser nombrado vía escrutinio popular.

Son estas tres características (relación, función e investidura especial) las que imponen cargas más gravosas a sus destinatarios.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Resulta evidente que no es posible avanzar en la visibilización de nuestras juventudes sí al único servicio que vela por ellos no es considerado para tales funciones
+VER MÁS
#Ciudadanía

El INJUV y una juventud invisibilizada y criminalizada

El pensamiento y el desarrollo cognitivo deja de exponerse a situaciones de aprendizaje mediano cuando los ambientes son pasivos aceptantes o menos estimulantes para los niños
+VER MÁS
#Educación

Cómo mantener la actividad cognitiva en niños durante vacaciones

Tenemos el deber de ser rigurosos para exigir la indispensable objetividad a la hora de informar, la deuda pendiente de todos los que "hacen" la TV chilena
+VER MÁS
#Medios

Farándula

En vista de la concreción del plebiscito que permitirá aprobar o rechazar una nueva Constitución, y que en caso de aprobarla deberá lograrse por medio de un ¿poder constituyente? vía Convención Const ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Geografía de la multitud, proceso constituyente y la mística ¿dónde?

Popular

Resulta evidente que no es posible avanzar en la visibilización de nuestras juventudes sí al único servicio que vela por ellos no es considerado para tales funciones
+VER MÁS
#Ciudadanía

El INJUV y una juventud invisibilizada y criminalizada

El pensamiento y el desarrollo cognitivo deja de exponerse a situaciones de aprendizaje mediano cuando los ambientes son pasivos aceptantes o menos estimulantes para los niños
+VER MÁS
#Educación

Cómo mantener la actividad cognitiva en niños durante vacaciones

Tenemos el deber de ser rigurosos para exigir la indispensable objetividad a la hora de informar, la deuda pendiente de todos los que "hacen" la TV chilena
+VER MÁS
#Medios

Farándula

En vista de la concreción del plebiscito que permitirá aprobar o rechazar una nueva Constitución, y que en caso de aprobarla deberá lograrse por medio de un ¿poder constituyente? vía Convención Const ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Geografía de la multitud, proceso constituyente y la mística ¿dónde?

Popular

Este tipo de lectura constituye no sólo una forma diferente de acceder a un libro o una manera de superar una carencia producto del ELA, es más bien una expresión concreta del apoyo al otro, que se trans ...
+VER MÁS
#Medios

Resplandores de la voz

Sostenemos que esta ley no es aplicable a menores de edad por tres razones: la Convención; el caso Norín Catriman y otros con Chile; y el principio de especialidad de la LRPA.
+VER MÁS
#Justicia

¿Es correcto aplicar la Ley de Seguridad Interior del Estado contra Menores?

Debemos ir más allá y tomar el Tratado de Trapigue como fundamento incuestionable de soberanía y hermandad, e incorporar un estatuto de autonomía territorial y política, con un parlamento indígena por ...
+VER MÁS
#Política

Cuál es la propuesta mapuche frente al estallido social chileno

El derecho de resistencia se define como "el derecho del particular, o de grupos organizados, o de órganos del Estado, o de todo el pueblo, de oponerse con cualquier medio, incluso con la fuerza, a un ...
+VER MÁS
#Justicia

Reflexiones sobre la Primera Línea