#Ciudadanía

Reconocimiento a Palestina o solo no querer quedar mal con nadie

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En los últimos días hemos visto resurgir con fuerza en nuestro país la discusión acerca de la posición chilena respecto de la Cuestión de Palestina. En esta oportunidad, la discusión gira en torno a la posibilidad de que nuestro país reconozca al Estado de Palestina, dentro de las fronteras anteriores a la guerra de 1967, incorporando a Jerusalén como Capital de dicho Estado, como lo han hecho en las últimas semanas países hermanos como Brasil y Argentina, mientras otros preparan sus argumentos para sumarse a la iniciativa.

Por su puesto, en nuestro país, la sola posibilidad de que haya un reconocimiento de esta naturaleza ha hecho que los enemigos de la paz salgan raudos a implementar una campaña para impedir que el gobierno de Chile avance en esa dirección, argumentando que las decisiones unilaterales no contribuyen a la solución del conflicto y que la paz solo puede llegar mediante negociaciones entre las partes.

Quienes han liderado esta campaña, entre ellos el presidente de los sionistas en Chile, Gabriel Zaliasnick, olvidan a propósito, que la Autoridad Nacional Palestina se ha comprometido con negociaciones para alcanzar la paz por las últimas dos décadas y hoy se encuentra atrapada en un marco que no ha logrado poner fin a la ocupación sino que ha terminado consolidándola.

En el otro extremo, el gobierno israelí, sigue cómodamente con su política de colonización de los territorios ocupados y a pesar de que en los compromisos iniciales del proceso de paz, estaban el congelamiento de los asentamientos ilegales y la eliminación de los obstáculos a la libertad de movimiento de los palestinos en Palestina, hoy existen tres veces más asentamientos ilegales que en el inicio del proceso y casi cuatro veces más puestos de control que hacen insoportable la vida de los palestinos, convirtiéndolos en extranjeros en su propia tierra, sin considerar la construcción del muro del apartheid que ha separado a miles de familias y ha arrasado y tornado inservibles, las mejores tierras agrícolas dentro de los territorios ocupados.

Como si fuera poco, la política de colonización ha sido complementada en estos 18 años de supuestas negociaciones, de manera perfecta por el ocupante, con la continuidad de la política de exterminio físico y político del pueblo palestino mediante masacres como la de Gaza y la de Nablus, llegando incluso a asesinar, impunemente también, a aquellos que no siendo palestinos, han desarrollado acciones legítimas de solidaridad internacional como fue el caso de la flotilla de la libertad.

¿Qué persiguen entonces quienes llaman a no reconocer a Palestina en las fronteras anteriores a la guerra de 1967 y con Jerusalén por Capital?

Buscan solamente dar más tiempo a Israel para continuar con la destrucción de los barrios árabes en Jerusalén, hasta borrar de la memoria colectiva todo vestigio de la milenaria presencia palestina.

Buscan solamente dar tiempo a la ocupación para seguir avanzando sobre los territorios ocupados y desarrollando su genocidio impunemente, mientras las mal llamadas negociaciones, eternamente estancadas debido a la nula voluntad de Israel y a la complicidad de la comunidad intenacional, no arrojan resultado positivo alguno y generan el marco casi perfecto para que Israel continue desoyendo el Derecho internacional y las Resoluciones de Naciones Unidas al respecto, mientras demuestra un absoluto desprecio por los derechos humanos y los derechos colectivos de los palestinos, que permanecen a la espera de “destrabar las negociaciones”.

En este contexto, reconocer al estado de Palestina sin mencionar las fronteras anteriores a 1967 y a Jerusalén Oriental como Capital de Palestina, solo sería entregar un cheque en blanco a Israel para la continuidad de su política y entregaría a los palestinos y a sus descendientes de nacionalidad chilena, la señal de que a nuestro gobierno solo le interesa la imagen pero no la paz y que le da lo mismo que el estado palestino independiente y soberano, que sin duda nacerá, se establezca en el 22, en el 18, en el 10 o en el 5% de la Palestina histórica y por tanto, que siente un desprecio absoluto por el derecho internacional y por el destino de un pueblo que sufre y resiste una ocupación ilegal y cruel, por ya mas de 43 años.

En este mismo sentido quisiera destacar la Declaración hecha por Daniel Silber, presidente de la Federación de Entidades Culturales Judías de Argentina quien frente al Reconocimiento que Argentina diera al Estado de Palestina en las fronteras anteriores a la guerra de 1967 expresó lo siguiente:

“nosotros saludamos el reconocimiento del Estado Palestino que hizo la Argentina. Desde la misma fundación del Estado de Israel, nosotros venimos reivindicando la existencia de dos Estados (el judío y el palestino) libres, democráticos, independientes y soberanos. La actitud argentina nos parece un pasito más en el concierto internacional para que se logre el pleno reconocimiento del estado Palestino”.

Esta es la actitud de los judíos, cristianos y musulmanes que verdaderamente desean la paz en la región y esperamos que este y no otro sea el espíritu que anime al Gobierno de Chile en este minuto histórico, en donde una parte de la comunidad internacional, y especialmente nuestros hermanos latinoamericanos, ha sentido que ha llegado el momento de poner en igualdad de condiciones a las partes en conflicto, para que la negociación pueda legar a feliz término, ya que si seguimos haciendo las cosas de la misma manera que en los últimos 18 años, seguramente seguiremos obteniendo los mismos nefastos resultados.

De no ser así, nadie podrá juzgar si al interior del pueblo palestino comienzan a fortalecerse las posiciones de quienes plantean que el pueblo Palestino debe buscar su libertad a través de cualquier vía que se encuentre disponible. 

————————————

Foto: Lanpernas 2.0 / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica