#Ciudadanía

¿Qué se juega en el plebiscito?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Faltando menos de 25 días para la celebración del plebiscito, y frente a fechas conmemorativas como el mismo 5 de octubre y el primer aniversario de la rebelión del 18-O (más conocido con el eufemismo “estallido social”), el décimo mes del año se ha transformado en un símbolo de transformaciones impulsadas por la movilización ciudadana frente distintas adversidades ante un Estado y gobierno autoritarios.


Necesitamos unirnos en un norte común, acordar esos mínimos para levantar una alternativa de Estado y sistema político dignos de un país que abraza su democracia como siempre ha querido

Es en esta oportunidad, la única en la que de forma universalmente democrática, sin censuras ni obstáculos arbitrarios de ninguna naturaleza, se convoca a la ciudadanía toda a manifestar si desea escribir una nueva ley fundamental de la República, para muchos de los ciudadanos esta votación es una pérdida de tiempo, un sin sentido, simplemente se sienten aún confundidos o no comprenden cabalmente la importancia de lo que significa este hito histórico para nuestra sociedad civil. Vaya a ellos esta reflexión.

Para muchas personas, particularmente los directores de las juntas de accionistas de las administradoras de fondos de pensiones y otras juntas afines ideológicamente, la caída del régimen constitucional de 1980 les significa incertidumbres y; muy seguramente, la pérdida de privilegios arbitrarios frente al resto de la sociedad. Esa idea no estuvo nunca entre sus planes y, ahora que todo puede irse al tarro de la basura, disponen de sus ingentes recursos para tratar de influir en la decisión de los votantes para mantener todo tal cual está, prometiendo que si se rechaza la idea de una nueva Constitución, se reformará la actualmente vigente. Tuvieron 30 años para hacerlo y no quisieron.

Existen otros grupos de personas que, por ignorancia, por prejuicios u otras causas, no les agrada la idea de debatir un nuevo texto constitucional, pero no son pocos, especialmente los indiferentes al proceso político en general. Usualmente cuando los primeros se juntan con este último grupo ocurren situaciones como el ascenso de Trump a la presidencia de EEUU, Bolsonaro en Brasil o que hipotéticamente la Convención Constitucional, rechazada por estos mismos grupos, pueda ser controlada por estos dos grupos, logrando con ello su objetivo de mantener la misma estructura político-institucional que ha provocado la última gran crisis.

Frente a este escenario, desde hace mucho tiempo es que se viene insistiendo que la mejor estrategia en el Congreso Nacional como en la calle, es la movilización activa de los actores sociales y políticos que, por décadas, han levantado su voz por las injusticias, los abusos y la falta de garantías a todas las personas habitantes del territorio nacional. No se puede considerar una “carrera ganada” porque las encuestas dicen que hay una diferencia irremontable, o que la otra alternativa no logra concitar más voluntades que el puñado de personas que pertenecen al 1 %, cuando potencialmente pueden lograr el apoyo de los desafectados políticos que, en su manera torcida de comprender lo político, prestan su apoyo a los intereses de los beneficiados por el actual modelo.

Por tanto, resulta bastante descabellado que en la oposición, como en grupos afines a la opción de aprobar una nueva carta fundamental, pero que no tienen representación en el Congreso Nacional, no se hayan autoconvocado a un gran parlamento para debatir las líneas maestras para enfrentar este proceso de forma unida, como bloque, con conciencia de clase y cerrando la puerta a la discusiones estériles respecto a las diferencias. Es gracias a la diversidad de posturas dentro de quienes aprueban una nueva Constitución, que esta opción encuentra todo su potencial, como lo tuvo en su momento la histórica Concertación de partidos por el No, para el plebiscito de 1988, que finalmente sentenció la salida del dictador por voluntad soberana de la ciudadanía chilena.

Estos últimos días hemos sido testigos de cómo los partidos políticos no logran articular un frente sólido, emergen inmediatamente tanto la pertinaz actitud de negociar bajo lógicas cuestionadas de antaño, las mismas prácticas cuestionadas por la ciudadanía y que alimentan la deslegitimación del sistema de partidos político. Los militantes y simpatizantes de los partidos políticos deben comenzar a considerar que la manera opaca o poco transparente de negociar los acuerdos ya no son tolerados, y que toda negociación y acuerdo debe siempre hacerse de cara a la ciudadanía y no sin ella. Porque en caso contrario, ¿para qué se peleó por la celebración de primarias?

La alternativa para aprobar una nueva Constitución política no es patrimonio y pertenece a ningún grupo y a la vez pertenece a todas aquellas organizaciones que se agotaron de los abusos de poder y del dinero, que deseamos un país que se dote de una institucionalidad para todas las personas que habitan en ella y que sea garantía de seguridad, protección, promoción y encuentro en un Estado que responde a las demandas ciudadanas, con accountability efectivo, con participación ciudadana más allá de las votaciones, con iniciativa legal, con sistemas de partidos transparentes y con oportunidad para todos y no solo para las camarillas, con un mercado fundado en la ley de la confianza y la fe pública y bajo la regulación necesaria para salvaguardar la competencia efectiva y terminar con las concentraciones de las cuotas de mercado, las colusiones y los delitos de cuello blanco y corbata.

En definitiva, necesitamos unirnos en un norte común, acordar esos mínimos para levantar una alternativa de Estado y sistema político dignos de un país que abraza su democracia como siempre ha querido, pero que unos pocos; históricamente, han impuesto su voluntad por la fuerza. Hoy, la fuerza, viene desde la razón y esa es la clave para prevalecer un proyecto de país democrático, transparente y republicano.

Todas y todos a votar este 25 de octubre por una nueva Constitución a través de una convención constitucional. ¡Viva Chile!

 

TAGS: #Acuerdos #NuevaConstitución #PlebiscitoConstitucional #ProcesoConstituyente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación