#Ciudadanía

Psicoterapia política: modelo biológico de la codicia

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Uno podría ver al humano desde un modelo instintivo o pulsional, compartido con otras especies, y tener una comprensión del individuo y de la comunidad. Esta característica instintiva o pulsional, tiene una condición que llamo proadictividad o preadictividad.


El enamoramiento, tiene la misma estructura, produce hábito, y puede terminar en adictivo si se convierte en un impulso incontrolable

El ser humano es un tipo de vida, que para mantenerse como tal y no enfermar, o morir, necesita una relación permanente con la naturaleza, de la que es parte, mediante tendencias conductuales que lo llevan a ciertos estándares: alimentarse, reproducirse, mantener un metabolismo, eliminar desechos, sudar, dormir, hidratarse, rango de temperatura, proteger a los hijos, tener afecto por las cosas, las personas y las circunstancias, asociadas a estas tendencias.

Al hacerlo tiene sentimientos –emociones- agradables, lo que se llama principio del placer. La vida está dada por los instintos, que culminan en los sentimientos agradables de la satisfacción de las necesidades básicas, y de sus símbolos que se transforman y construyen la cultura. Vida es bienestar.

Aquéllas conductas que mantienen el estado vivo, se acompañan de sentimientos de bienestar y tienden a repetirse. Así es que el modelo instintivo o pulsional, típico de nuestra especie, genera hábito, y es proadictivo o preadictivo puesto que, este hábito puede crecer y hacerse automático e incontrolable -compulsivo-, es decir, convertirse en adicción o dependencia, en amplios campos de la existencia. El hábito es fundamental pero su falla lógica es la adicción.

El enamoramiento, tiene la misma estructura, produce hábito, y puede terminar en adictivo si se convierte en un impulso incontrolable ¿Quien no lo ha experimentado? Otros ejemplos son las dependencias a drogas, al juego, el trastorno obsesivo compulsivo, a creencias, ideogramas o ideologías en los fanatismos religiosos, políticos o de otra índole, a la comida, al éxito, al poder, al dinero, a la Internet. Cualquier satisfacción, con el bienestar que produce en las experiencias favorables a la vida, en los individuos biológicos con modelo instintivo o pulsional, puede llevar a la dependencia.

 Si miramos esto socialmente, vemos que contribuye a la  sociedad de clases, que tiene causas multifactoriales: genéticas, epigenéticas, del entorno familiar, las condiciones sociales, las oportunidades. Lo que se debe a la dispersión de poder en las comunidades humanas. No somos iguales. Bajo las mismas oportunidades tampoco seriamos iguales. En una familia en la que todos comparten la crianza y valores, existen personas de muy distinto poder y capacidades.

Aquellos que tienen menos poder, menos oportunidades, menos satisfacción obtienen menos bienestar. Siguiendo esta dispersión de poder, otros tienen más poder más satisfacción y más bienestar. Con la insatisfacción hay frustración, un conjunto de reacciones que se viven como diferentes formas de sufrimientos, con diversas emociones desagradables, enfermedad y eventualmente la muerte, involucrando todos los planos: lo biológico, lo psicológico y también lo social.

La frustración enciende la agresividad, reacción para defenderse de la pérdida del estado vivo, la que actúa destruyendo los obstáculos, atacando a entidades que estarían dañando o crean la carencia en las personas o en los grupos. Mientras mayor insatisfacción mayor agresividad que puede expresarse en distintos niveles de violencia: emocional, verbal, conductual, individual, grupal, en distintos ámbitos.

La satisfacción, trae sentimientos de bienestar, y también tranquilidad, paz, sosiego. A medida que las condiciones de satisfacción permiten una vida más plena, se accede a niveles mayores de deseo y de bienestar, se genera y  refuerza  el hábito de mantener esas condiciones que dan mayor placer y tranquilidad: el progreso. Se produce un hábito a las mejores satisfacciones, bienestar, tranquilidad, agrado, en un espiral capaz de caer en  la adicción o dependencia al bienestar, con descontrol del deseo individual, grupal y hasta social.

Esa escalada del hábito cuando se descarrila se transforma en compulsión por el poder, satisfacciones y beneficios, desatando un creciente sentimiento de angustia, agresividad y descontrol, para defender el estatus alcanzado: lo que sería el modelo biológico de la codicia; generalizado en la naturaleza. En los seres humanos el éxito vital tiende a recorrer el camino del hábito y de la compulsión o dependencia, que en un sentido más vulgar o coloquial conocemos como codicia. Pudiendo llevar a convertirse en codicioso(s), según estamos hablando aquí: adicto al poder: hombres y mujeres, pobres, ricos, derechas, izquierdas, creyentes, ateos; todos. Con lo que se produce fragmentación social, ya que la adicción es perder, principalmente, la capacidad de identificarse con el total. Está a la vista en todos lados.

Además, como en  la sociedad existe dispersión de poder (genética, educación, dinero etc.), caer en este torbellino de éxito compulsivo, adictivo, lleva a que su satisfacción sea a expensas de aquellos que tienen menos poder, que se toman por simple combustible.

Entonces ¿Cómo hacer para que el éxito individual y social no devenga en egocentrismo, en codicia: en las iglesias, en los partidos políticos, en las empresas, en todas las relaciones entre las personas, cosas y circunstancias?

Siempre se ha creído que es posible, a través del caer en una forma conciencia, la que a pesar de todas estas vicisitudes estructurales, comprenda el sentido global de la vida; y nunca se ha conseguido. También esa consciencia: la pretensión de un camino real para el bienestar en el desarrollo, que no se pervierta en la codicia -en la compulsión del poder con su fragmentación social y abuso inherentes-, se ha relacionado con la espiritualidad, o con la ética.

La política, correspondiente a esta pretensión de desarrollo sin codicia –individual y social-, sería: aquellas acciones para satisfacer las necesidades básicas materiales, y sus símbolos, con la espiritualidad de una conciencia alerta a la totalidad de la existencia en la naturaleza.

TAGS: #Codicia #ConductasSociales #Poder #PsicologíaSocial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Ma. Angelica Fuentes

11 de Mayo

Una invitación a quitarnos la vestimenta (aunque sea la chaqueta por ahora) para “vernos” en ámbitos de la persona, la familia y la sociedad. Interesante mirada.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo