#Ciudadanía

Proyecto Fénix y el necesario rol que cumplen los cargantes

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“La guerra del fuego”, película de 1981 dirigida por el minucioso Jean-Jacques Annaud, relata la permanente lucha de tribus premodernas por apropiarse del preciado elemento, el fuego, ante la imposibilidad de la mayoría de los neandertales, homo erectus y homo sapiens de la época de generarlo autónomamente. Por ello, cuando se logra recuperar aunque sea una diminuta llama (de un bosque incendiado o arrebatándosela a un clan rival) es menester cuidarla por todos los medios: protegiéndola del viento, el agua, la falta de combustible de relevo y de todas las amenazas presentes en las largas travesías en búsqueda de un lugar de cobijo donde encender una nueva fogata para alimento y calefacción.

En los últimos meses y años, nuestro país ha tenido sus propias hogueras. El movimiento Patagonia sin Represas, las movilizaciones estudiantiles y el Movimiento Social por Aysén han representado verdaderos incendios sociales, no sólo por la fuerza que han impreso y demostrado, sino porque buscan calcinar el viejo pacto social, económico, político y ambiental chileno, para que resurja, de entre las cenizas, un nuevo Chile. Todas luchas integrantes de un verdadero Proyecto Fénix (como la mitológica ave que renace cada 500 años de sus carbonizados despojos), plan colectivo sinérgico -ni fantasioso ni mítico- que sueña y trabaja por la refundación nacional.

Tal es el rol de Patagonia sin Represas. Un movimiento social, en el entendido que éstos son los que no apuntan sólo a la coyuntura ni a la anécdota, sino que su objetivo final es el entramado institucional que es necesario desarmar y rearmar para que sirva de verdad al interés superior y colectivo de los chilenos y no, como hoy ocurre, de la banca, las universidades y clínicas privadas, las AFPs, las Isapres, las corporaciones eléctricas, mineras y de todo tipo, las multitiendas, y todos los grupos económicos que se sirven de los territorios y de los bolsillos de la mayoría.

Quienes nos movilizamos por Patagonia sin Represas queremos cambiar Chile y Aysén. Porque sabemos que si no lo hacemos, aunque logremos que HidroAysén y Energía Austral desistan de sus faraónicos proyectos, mañana los tendremos con otro nombre, que puede ser nuevamente represas, o mineras, forestales, salmoneras, grandes áreas de conservación. E incluyo especialmente estas últimas entendiendo que cualquier intervención o decisión a gran escala en los territorios debe considerar la opinión de la ciudadanía, parecer vinculante al que se llegue mediante procedimientos informados, democráticos y legitimados.

Como en todo proceso de movilización general, la participación de la ciudadanía se da por oleadas. Las protestas post 9 de mayo de 2011 luego de aprobarse HidroAysén fueron las mayores expresiones ciudadanas en la calle desde el fin de la dictadura de Pinochet. Algo que repetimos durante las jornadas de febrero y marzo de este año, donde Patagonia sin Represas apoyó desde las organizaciones y ciudadanos que queremos una consulta regional sobre los proyectos hidroeléctricos. Nuestra causa no está basada exclusivamente en lo económico, no se arregla con subsidios, bonos ni planes hoy necesarios por la urgencia que imprime la desigualdad, nuestra lucha se sustenta en el derecho a decidir la región que queremos. Queremos recuperar el poder para la gente, queremos, en el fondo, transformar el Chile que conocemos.

Pero esta tarea no es sencilla. Requiere compromiso y persistencia. Requiere ser cargantes, porque no todos están disponibles para movilizarse en todo momento.

Eso fuimos la última semana, cuando el martes 8 de mayo, el miércoles 9 y el sábado 12 nos reunimos como Movimiento Ciudadano Patagonia sin Represas en las calles de Coyhaique para reclamar por lo inaceptable e impulsar verdadera justicia socioambiental. Bajo la mirada de muchos que seguro pensaban “ahí van otra vez”.

Y tal rol es uno necesario y esencial. El de los protectores de la llama de la esperanza en esas travesías por territorio hostil: ¿qué más hostil que una institucionalidad construida para la depredación, el adormecimiento de la necesidad de participar y el despojo de los ciudadanos? Esa llama que es esencial mantener encendida, siempre encendida, para iluminar el camino por el cual debe el país transitar. Esa llama que, también, servirá mañana para encender nuevamente la hoguera de la sociedad más justa que queremos y soñamos.

———

Foto: Francisco Schmidt / Licencia CC


TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

La disminución de caudales podría ser mayor al 50% para el periodo 2030-2060 en algunos puntos de la zona Centro-Norte. Lo que va a ir aparejado a un aumento de temperatura de 1°C a 2.5°C.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tanto va el cántaro al agua, que al final se termina el agua

Somos todos viajeros espaciales y, como todo es relativo, es difícil saber por qué lugar del universo, nuestro espacio-tiempo, vamos. Tampoco sabemos hacia dónde vamos o el significado del viaje
+VER MÁS
#Sociedad

Perihelio

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza