#Ciudadanía

Plebiscito y democracia: tres temas de fondo

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Este es un tiempo de refundaciones –al revés de lo que sostuvo el editorial de La Tercera del 10 de agosto-, y un plebiscito de cambio de la constitución no nos llevará  a la ruina, como afirmó el presidente de la DC, Ignacio Walker,  en su reflexión publicada el 17 de este mes.

Un modo democrático de decidir

Este es el primer tema de fondo del debate en curso. La constitución que nos rige  lesiona el poder constituyente del pueblo de Chile, toda vez que el plebiscito que ella contempla,  por una parte, no permite  votar una nueva carta constitucional y,  por la otra, supone que exista un conflicto previo entre ejecutivo y legislativo para ser convocado. Es de verdad curioso que el referéndum en nuestro país esté orgánicamente vinculado a una confrontación de poderes institucionales,  y no sea un medio legítimo de recabar la voluntad ciudadana en asuntos clave para nuestra convivencia y desarrollo.

El referéndum en las constituciones democráticas no es “un arma riesgosa” como editorializa La Tercera, sino  un modo democrático  de decidir, por parte de la ciudadanía, sobre aquellas materias fundamentales que comprometen a más de una generación, a saber, el tipo de energía  que requiere el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental, o si el agua debe o no privatizarse o si la educación con financiamiento público admite o no el lucro, entre otras.

La  convocatoria  directa a la ciudadanía,  para que decida entre opciones de validez sustantiva para la comunidad, a nivel de una comuna, región o país, es un procedimiento jurídico no extraño a la “democracia de instituciones”. Utilizo esta expresión entrecomillada,  porque es la que el senador Walker escoge para dejar a priori fuera del campo de la democracia representativa la “forma del plebiscito”, propia esta última, nos dice, de “ una democracia  plebiscitaria y populista”. Cabe entonces preguntarse  si Gran Bretaña  con su referéndum para reformar el sistema electoral (mayo, 2011); Italia, que usó este mecanismo para evitar la privatización de los servicios de agua potable (junio, 2011), o Alemania, que consultó a sus ciudadanos respecto de la instalación de reactores nucleares en su territorio (mayo, 2011), son ejemplos de “demagogia y populismo”, tal y cual como descalifica el presidente democratacristiano  toda  alternativa plebiscitaria.

Las potencialidades democráticas del referéndum

Ya puede plantearse  el segundo tema de fondo  de  esta conversación sobre plebiscito y democracia,  con la  siguiente pregunta: ¿cuál es valor institucional que  debiera tener el referéndum en Chile?  Acá se inscribe el asunto decisivo para el país del cambio de la Constitución. Sea que el liderazgo lo asuma el Congreso o, en su defecto, una asamblea constituyente, la ciudadanía espera –y más temprano que tarde lo exigirá-  ejercer su derecho a darse una nuevo orden constitucional. Y confía desde luego  en que ese proceso de representación de la soberanía del pueblo en una nueva carta magna se realice de manera participativa, con un debate amplio e informado  y un plebiscito resolutivo.

El nuevo texto constitucional  debe incluir el procedimiento jurídico y político  del referéndum, en los mismos términos  que las constituciones  de países con democracia representativa  lo han consagrado, esto es, para convocar a la ciudadanía a resolver con su voto  libre, secreto e informado aquellos temas que la sociedad considera determinantes para el futuro del país. Un ejemplo: ¿las centrales termoeléctricas, basta con que estén  reguladas en sus emisiones o  debieran prohibirse?

Los límites éticos del plebiscito

El tercer tema de fondo de este debate  también lo identificamos con una pregunta: ¿cuáles son los límites que una  democracia debe definirle a un plebiscito? Es claro. No se le otorga validez democrática  al uso del plebiscito –en vez de elecciones libres- para designar gobernantes o alargar la extensión del período de gobierno de los ya electos. Y tampoco es legítimo usar el plebiscito para votar la vigencia de los derechos humanos,  dejando  sin efecto las convenciones o tratados que los protegen.  Un  ejemplo: no se  puede someter a sufragio popular si cabe o no aplicar la tortura a los delincuentes como un medio correctivo de su conducta antisocial; y otro: no se puede someter a votación imponer la censura a los medios de prensa. Por eso – porque el plebiscito tiene los límites éticos de la democracia y los derechos humanos-  es que resulta equívoco afirmar, tal cual lo hace el senador Ignacio Walker,  que “voto a favor de una democracia representativa”, como si esta cuestión fundamental pudiera llevarse legítimamente  a plebiscito.

Democracia participativa

Para quienes promovemos la democracia participativa, la crítica al elitismo político y socioeconómico en nuestro país no es un cuestionamiento a la democracia representativa sino a la forma elitista de esta democracia representativa. En consecuencia, abogamos por una democracia moderna, cuyas formas participativas no colisionan sino fortalecen  las instituciones del sistema político representativo, y a la vez posibilitan  una incidencia  real de la ciudadanía en el gobierno del país, así como de sus regiones y comunas, y en la labor parlamentaria.

————–

Foto: Nerd!Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
crammsyg

24 de Agosto

Muy oportuno y clarificador el artículo pues hay mucha confusión especialmente cuando se intenta contraponer la democracia representativa a la consulta popular.
Y más aún cuando se asimila la inclusión de estos mecanismos de participación y consulta ciudadana con modelos chavistas o populistas.

Es tan grande el prejuicio que hasta la elite dirigente y formadora de opinión pública ignora que este mecanismo acaba ser ratificado en la Ley 20500 de Participación Ciudadana simplificando los requisitos para su convocatoria para resolver asuntos locales.
No hay que dejar pasar estas ruedas de carreta con la apariencia de respetar nuestra institucionalidad.
Acá vale el comentario de Tironi de que nuestra generación (la mayoría) quedó tan traumada que solo busca defender la institucionalidad democrática. Y [email protected] jóvenes nos dicen: ese es su problema no el de ellos: déjennos usar la democracia, sin miedo ni restricciones.

Llama la atención que hoy cunde en España el movimiento por reformar la constitución casi calcado para la demanda de [email protected] jóvenes chilenos: http://politica.elpais.com/politica/2011/08/23/actualidad/1314102159_430725.html

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Esta cultura transicional de no considerar el aspecto político que se encuentra inherente en la violación de derechos humanos es algo que se presenta en las palabras de Piñera, como si no existiera una c ...
+VER MÁS
#Política

El fin de la hora transicional

No podría utilizar audífonos e ir escuchando música mientras pedalea, para ella es vital escuchar el sonido del bosque, convivir con él, con sus aves, con sus árboles, con la música propia de la natur ...
+VER MÁS
#Sociedad

La mujer silvestre y su bicicleta

Nos preocupa nuevamente que se dejen de lado tratados internacionales ratificados por Chile, como el Convenio 169 de la OIT, y que se omitan procesos de consulta relevantes para comunidades, Ana Piquer, dir ...
+VER MÁS
#Justicia

El actuar policial sigue siendo motivo de preocupación

El acuerdo de Escazú propone una agenda temática en derechos humanos, derechos ambientales, justicia, igualdad y participación ciudadana en materias que hoy son ajenas a la ciudadanía.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Escazú: Un tratado inevitablemente necesario

Nuevos

Esta cultura transicional de no considerar el aspecto político que se encuentra inherente en la violación de derechos humanos es algo que se presenta en las palabras de Piñera, como si no existiera una c ...
+VER MÁS
#Política

El fin de la hora transicional

No podría utilizar audífonos e ir escuchando música mientras pedalea, para ella es vital escuchar el sonido del bosque, convivir con él, con sus aves, con sus árboles, con la música propia de la natur ...
+VER MÁS
#Sociedad

La mujer silvestre y su bicicleta

Nos preocupa nuevamente que se dejen de lado tratados internacionales ratificados por Chile, como el Convenio 169 de la OIT, y que se omitan procesos de consulta relevantes para comunidades, Ana Piquer, dir ...
+VER MÁS
#Justicia

El actuar policial sigue siendo motivo de preocupación

El acuerdo de Escazú propone una agenda temática en derechos humanos, derechos ambientales, justicia, igualdad y participación ciudadana en materias que hoy son ajenas a la ciudadanía.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Escazú: Un tratado inevitablemente necesario

Popular

Es momento oportuno para reflexionar sobre ¿Cómo deberá ser el aprendizaje post-pandemia? En particular de cara a las generaciones de Centennials. Se confronta el pasado y futuro
+VER MÁS
#Educación

El futuro de la Educación

Paradójicamente, la JEC, no habría aumentado la cantidad de horas en que los alumnos cuentan con supervisión de un adulto, sino que habría tenido solo un efecto de reemplazo parcial de la supervisión ...
+VER MÁS
#Política

Las horas de Supervisión Adulta y el Delito Juvenil en Chile

El proceso democrático para crear una nueva Constitución estará en serio riesgo, porque al morir los partidos que nacieron de personas que se movilizaron el 18 de octubre, el sistema le niega la particip ...
+VER MÁS
#Política

¿Genocidio político a partidos del Estallido Social?

Nadie sabe dónde estás ahora, nadie registró donde marcó tu última coordenada la ensangrentada rosa de tus vientos. Solo tenemos estas fotos
+VER MÁS
#Política

Antonio Aguirre, ´Gonzalo'