Plebiscito y democracia: tres temas de fondo - El Quinto Poder
#Ciudadanía

Plebiscito y democracia: tres temas de fondo

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Este es un tiempo de refundaciones –al revés de lo que sostuvo el editorial de La Tercera del 10 de agosto-, y un plebiscito de cambio de la constitución no nos llevará  a la ruina, como afirmó el presidente de la DC, Ignacio Walker,  en su reflexión publicada el 17 de este mes.

Un modo democrático de decidir

Este es el primer tema de fondo del debate en curso. La constitución que nos rige  lesiona el poder constituyente del pueblo de Chile, toda vez que el plebiscito que ella contempla,  por una parte, no permite  votar una nueva carta constitucional y,  por la otra, supone que exista un conflicto previo entre ejecutivo y legislativo para ser convocado. Es de verdad curioso que el referéndum en nuestro país esté orgánicamente vinculado a una confrontación de poderes institucionales,  y no sea un medio legítimo de recabar la voluntad ciudadana en asuntos clave para nuestra convivencia y desarrollo.

El referéndum en las constituciones democráticas no es “un arma riesgosa” como editorializa La Tercera, sino  un modo democrático  de decidir, por parte de la ciudadanía, sobre aquellas materias fundamentales que comprometen a más de una generación, a saber, el tipo de energía  que requiere el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental, o si el agua debe o no privatizarse o si la educación con financiamiento público admite o no el lucro, entre otras.

La  convocatoria  directa a la ciudadanía,  para que decida entre opciones de validez sustantiva para la comunidad, a nivel de una comuna, región o país, es un procedimiento jurídico no extraño a la “democracia de instituciones”. Utilizo esta expresión entrecomillada,  porque es la que el senador Walker escoge para dejar a priori fuera del campo de la democracia representativa la “forma del plebiscito”, propia esta última, nos dice, de “ una democracia  plebiscitaria y populista”. Cabe entonces preguntarse  si Gran Bretaña  con su referéndum para reformar el sistema electoral (mayo, 2011); Italia, que usó este mecanismo para evitar la privatización de los servicios de agua potable (junio, 2011), o Alemania, que consultó a sus ciudadanos respecto de la instalación de reactores nucleares en su territorio (mayo, 2011), son ejemplos de “demagogia y populismo”, tal y cual como descalifica el presidente democratacristiano  toda  alternativa plebiscitaria.

Las potencialidades democráticas del referéndum

Ya puede plantearse  el segundo tema de fondo  de  esta conversación sobre plebiscito y democracia,  con la  siguiente pregunta: ¿cuál es valor institucional que  debiera tener el referéndum en Chile?  Acá se inscribe el asunto decisivo para el país del cambio de la Constitución. Sea que el liderazgo lo asuma el Congreso o, en su defecto, una asamblea constituyente, la ciudadanía espera –y más temprano que tarde lo exigirá-  ejercer su derecho a darse una nuevo orden constitucional. Y confía desde luego  en que ese proceso de representación de la soberanía del pueblo en una nueva carta magna se realice de manera participativa, con un debate amplio e informado  y un plebiscito resolutivo.

El nuevo texto constitucional  debe incluir el procedimiento jurídico y político  del referéndum, en los mismos términos  que las constituciones  de países con democracia representativa  lo han consagrado, esto es, para convocar a la ciudadanía a resolver con su voto  libre, secreto e informado aquellos temas que la sociedad considera determinantes para el futuro del país. Un ejemplo: ¿las centrales termoeléctricas, basta con que estén  reguladas en sus emisiones o  debieran prohibirse?

Los límites éticos del plebiscito

El tercer tema de fondo de este debate  también lo identificamos con una pregunta: ¿cuáles son los límites que una  democracia debe definirle a un plebiscito? Es claro. No se le otorga validez democrática  al uso del plebiscito –en vez de elecciones libres- para designar gobernantes o alargar la extensión del período de gobierno de los ya electos. Y tampoco es legítimo usar el plebiscito para votar la vigencia de los derechos humanos,  dejando  sin efecto las convenciones o tratados que los protegen.  Un  ejemplo: no se  puede someter a sufragio popular si cabe o no aplicar la tortura a los delincuentes como un medio correctivo de su conducta antisocial; y otro: no se puede someter a votación imponer la censura a los medios de prensa. Por eso – porque el plebiscito tiene los límites éticos de la democracia y los derechos humanos-  es que resulta equívoco afirmar, tal cual lo hace el senador Ignacio Walker,  que “voto a favor de una democracia representativa”, como si esta cuestión fundamental pudiera llevarse legítimamente  a plebiscito.

Democracia participativa

Para quienes promovemos la democracia participativa, la crítica al elitismo político y socioeconómico en nuestro país no es un cuestionamiento a la democracia representativa sino a la forma elitista de esta democracia representativa. En consecuencia, abogamos por una democracia moderna, cuyas formas participativas no colisionan sino fortalecen  las instituciones del sistema político representativo, y a la vez posibilitan  una incidencia  real de la ciudadanía en el gobierno del país, así como de sus regiones y comunas, y en la labor parlamentaria.

————–

Foto: Nerd!Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
crammsyg

24 de agosto

Muy oportuno y clarificador el artículo pues hay mucha confusión especialmente cuando se intenta contraponer la democracia representativa a la consulta popular.
Y más aún cuando se asimila la inclusión de estos mecanismos de participación y consulta ciudadana con modelos chavistas o populistas.

Es tan grande el prejuicio que hasta la elite dirigente y formadora de opinión pública ignora que este mecanismo acaba ser ratificado en la Ley 20500 de Participación Ciudadana simplificando los requisitos para su convocatoria para resolver asuntos locales.
No hay que dejar pasar estas ruedas de carreta con la apariencia de respetar nuestra institucionalidad.
Acá vale el comentario de Tironi de que nuestra generación (la mayoría) quedó tan traumada que solo busca defender la institucionalidad democrática. Y l@s jóvenes nos dicen: ese es su problema no el de ellos: déjennos usar la democracia, sin miedo ni restricciones.

Llama la atención que hoy cunde en España el movimiento por reformar la constitución casi calcado para la demanda de l@s jóvenes chilenos: http://politica.elpais.com/politica/2011/08/23/actualidad/1314102159_430725.html

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Qué tipo de liberalismo es aquel que para ampliar las libertades individuales se ve en la necesidad de aumentar el tamaño del Estado y, por ende, su influencia en la vida social, económica y cultural d ...
+VER MÁS
#Política

Libertad con cargo al Estado

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Los Estados deben comenzar por visibilizar y comprender mejor la situación y problemáticas de los jóvenes rurales, para generar estrategias e instrumentos pertinentes que contribuyan a su adecuada inclus ...
+VER MÁS
#Cultura

¡Ya es hora de la juventud rural!

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

El Museo de la Memoria está creado con el objetivo de hacer reflexionar sobre aquello, sobre nuestro poder ciudadano actual, tan simple que se ve, y de como fue aquella época en que lo perdimos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un museo ciudadano

Recién el año 2022 la educación municipal de Calama será traspasada al Mineduc, en tanto debemos avanzar en la construcción de una Educación Pública Municipal para Calama.
+VER MÁS
#Educación

Construyamos una educación pública municipal de calidad para Calama

El capitalismo conduce a un traspaso acelerado y no controlado de poderes de la naturaleza a la humanidad
+VER MÁS
#Sociedad

Los peligros de la paz