#Ciudadanía

Pensando las ciudades del futuro, construyendo las ciudades del pasado

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hay, en mi opinión, dos cosas que podemos aprender de los desastres naturales en lo que respecta a sus efectos en personas humanas y daños materiales —sobre todo en su etapa reconstructiva— primero, la oportunidad de reconstruir la ciudad de manera amigable haciendo un fuerte énfasis en los espacios públicos, es decir, en el bien común y, segundo, la oportunidad de ocupar de manera inteligente, eficiente y sustentable el espacio habitable. En cuanto al primer punto, debemos ser cuidadosos, pues las oportunidades que  ofrecen los desastres naturales, generalmente se transforman en oportunismo, sobre todo para aplicar políticas públicas arbitrarias y de espaldas a la ciudadanía; el capitalismo del desastre es una amenaza más (ex post, sino la más importante) de la cual la ciudadanía debe estar alerta, y ahí donde se haga presente, resistir.


Es preciso convenir que megaeventos como terremotos y tsunamis, trasforman de manera radical la geografía de la zona afectada, lo que implica una insoslayable planificación urbana a largo plazo.

Para desarrollar el segundo punto haré un acercamiento ejemplificador y mucho más elocuente. Amanda Burden es una reconocida planificadora de EE.UU. que estuvo a la cabeza de la Comisión de Planificación Urbana de la atiborrada Nueva York. Ha demostrado de manera exitosa con sus proyectos urbanos cómo los espacios públicos hacen a las ciudades funcionar. Advierte lo difícil que resulta crear espacios públicos valiosos, agradables para la gente y lo más importante, que funcionen (espacios públicos que bien podrían considerarse campos de batalla, puesto que prácticamente se debe luchar por ellos). Es significativo que los espacios abiertos en las ciudades estén siempre al acecho de oportunismos para la inversión comercial e inmobiliaria, pero —y esto es lo importante desde el punto de vista de una ciudadanía empoderada— también constituyen una oportunidad para favorecer el bien común. Claramente, ambos propósitos no van —la mayoría de las veces— de la mano y ahí reside el problema. La experiencia de Burden abarca la recuperación de espacios que estuvieron absolutamente abandonados, (como una zona costera que funcionaba como vertedero clandestino, pasando por pequeños parques públicos casi recónditos en la inmensa NY) pero su proyecto estrella es el High Line, una antigua línea férrea elevada que pasaba por tres barrios de west side de Manhattan y que Burden transformó en un parque gratuito (público) de gran éxito. Su experiencia demuestra que es necesario luchar por esos espacios con altura de miras, pensado en el futuro, pero no construyendo las ciudades del pasado siendo su condición sine qua non la sintonía con la ciudadanía.

¿De dónde surge entonces toda esta reflexión? Primero, el terremoto del 1 de abril de 2014 en Iquique (8,2Mw) liberó sólo un 5% de la energía acumulada desde el último terremoto tsunamigénico de la macro zona norte (Iquique, 1877; Magnitud 8.8). Este antecedente debería ser motivo de la aplicación de sendos resguardos sobre las vidas humanas en riesgo mediante la promoción de una cultura preventiva (en este sentido los ya muy frecuentes simulacros de terremotos y tsunamis apuntan en la dirección correcta) acompañada de una adecuada planificación urbana. Segundo, desde el momento en que se desata una catástrofe, inmediatamente entran en conflicto intereses tan disímiles como los del capital privado (inmobiliario) y los del interés o bien común representados por los espacios públicos, por lo tanto la ciudadanía debe estar atenta ante una eventual disputa por dichos espacios.

Para concluir, es preciso convenir que estos megaeventos —como ha demostrado nuestra vasta experiencia terremotriz— trasforman de manera radical la geografía de la zona afectada, lo que implica una insoslayable planificación urbana a largo plazo. Hemos aprendido que las autoridades locales administrativas, generalmente, son reaccionarias ante este tipo de eventos y carecen de una sólida cultura preventiva, por lo que respecta a la ciudadanía tomar nota de estos peligros y dar cuenta de los riesgos a los que ellos mismos están expuestos, conformando así una racionalidad social que debe hacer frente a los oportunismos que se presentan inmediatamente después de un evento extraordinario como un maremoto.

TAGS: Ciudades Planificación Urbana

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios