#Ciudadanía

Mujeres en “cleta”: los desafíos en políticas públicas

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Durante los últimos años, el uso de la bicicleta ha ido incorporándose a la discusión sobre el sistema de transporte urbano en Chile. Los recientes gobiernos han incluido el transporte en bicicleta como parte de la política de transporte urbano, pero su inclusión en el debate es resultado de un silencioso esfuerzo de  personas y organizaciones que han luchado para que el ciclismo ocupe un lugar preponderante en las políticas de transporte.  Se han logrado avances, pero aún hay dudas en parte importante de la ciudadanía y de quienes toman decisiones respecto de los beneficios que tiene el uso de la bicicleta para la ciudad, para los usuarios del sistema de transporte y, particularmente, para algunos grupos sociales específicos.

La bicicleta es un modo no contaminante de movilizarse y no congestiona las calles.  A nivel de personas, ha sido ampliamente probado como excelente ejercicio cardiovascular y que permite de manera muy económica (con la sola inversión en una bicicleta) hacer los desplazamiento diarios. 

Pero ¿cuáles son los beneficios de su uso entre las mujeres? ¿Por qué la política de transporte urbano, en general, y la de promoción de uso de la bicicleta, en particular, deberían incluir la perspectiva de género?  La información sobre viaje en Santiago nos ayuda a responder estas interrogantes. Según lo reportado por Alcaíno, Domarchi y López (2009), la Encuesta Origen / Destino de Viajes realizada en Santiago durante 2001 muestra que hay diferencias significativas en los patrones de viajes entre hombres y  mujeres: no sólo en cuanto al número de viajes, sino también al modo, horario y motivo del viaje.  Son estas diferencias las que ponen en evidencia la utilidad de la bicicleta para hacer más eficiente y económica la movilidad de las mujeres en la ciudad:

– Las mujeres realizan sobre el 40 por ciento de sus viajes a pie y son sólo un 20 por ciento de quienes se desplazan en bicicleta.

– Realizan un alto número de viajes durante períodos fuera de punta (60,7%), lo cual está relacionado con que un número significativo de mujeres no realiza viajes al o por trabajo (a nivel Latinoamericano, Chile tiene una de los más bajos niveles de participación de las mujeres en el mercado laboral).

-Un porcentaje significativo de los viajes de las mujeres tiene por motivo ‘compras’ (22,2%) y ‘acompañar’ o ‘ir a dejar a alguien’ (que hacen un total de 16%;) lo cual expresa la necesidad de realizar viajes como parte de sus responsabilidades como cuidadora y como parte de las tareas domésticas.

Considerando esta diferencia en los patrones de viaje, existe la convicción de que el uso de la bicicleta puede jugar un rol preponderante en la reducción de la situación de pobreza de tiempo y monetaria que viven muchas mujeres, de tal modo que sea posible avanzar hacia una sociedad más equitativa. 

La bicicleta, utilizada como medio de transporte, puede ofrecer a las mujeres en general, pero especialmente a aquellas que pertenecen a los grupos con menos recursos, la posibilidad de hacer ejercicio sin pagar por un gimnasio o comprometer el tiempo necesario para ir a ejercitar a uno (Según la última Encuesta Nacional de Salud,  en Chile menos de un 9% de mujeres realiza actividad física de manera regular y más de un 60% sufre de sobrepeso u obesidad). Permite, también realizar sus viajes diarios a las comprar o hacer trámites, sin pagar cada vez que toma un bus o el colectivo;  hacer más rápido los viajes que habitualmente hace a pie; y facilitar los viajes poligonales (o encadenados), más característicos de las mujeres que de los hombres.

Desde nuestra experiencia investigando el tema y realizando proyectos como el de la Escuela Bicicmujer, podemos afirmar que una mujer más pedaleando para moverse en la ciudad implica un cambio personal y social. Por una parte, hay  una profunda transformación positiva en su autoestima, independencia y empoderamiento; así como también mejora su condición de salud.  Además, aumentan su accesibilidad a los beneficios de la ciudad y a los servicios urbanos,  incrementan sus probabilidades de optar a un trabajo y su auto-confianza.  En resumen, hemos visto cómo el aprender y sentirse segura arriba de una bicicleta mejora la calidad de vida de una mujer y la de toda su familia.

A pesar de los avances en la política de transporte y los resultados de proyectos como la Escuela BiciMujer, la realidad nos muestra que aún nos queda mucho resolver y avanzar en materia de promoción de la bicicleta como medio de transporte. 

Aún no hemos logrado convencer a los tomadores de decisiones de que la bicicleta no es un juguete o sólo un medio para la recreación (como una pelota o una muñeca); aún no es incorporada la perspectiva de género en ninguna de las políticas de transporte implementadas en nuestro país; y los medios no-motorizados, dentro de los que se incluye la bicicleta, son considerados dentro del Estado a través de una frágil institucionalidad que promete desaparecer a fines de este año. 

Esos son nuestros  desafíos y para ello seguiremos trabajando.

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de septiembre

Qué buena la columna!!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad