#Ciudadanía

Lxs Indignadxs: fallo en el sistema

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Lxs indignadxs, clavo del cajón, "cuestiones de interés histórico", que está pasando a albergar al sistema dialéctico denominado Estado Social de Derecho. Ya sé, encienda la hoguera, entonces. Pero, mientras ardo y a modo de eppur si muove, voy a garrapatear las siguientes consideraciones.
 
La primera es que parto de la premisa que el Estado Social de Derecho, al que adscribe la Constitución Política de la República chilena -y otras tantas como la mexicana y la española- y que tanto se manosea últimamente, corresponde a un modelo sistémico-dialéctico, esto es, reconoce que funda su estructura dinámica en el Estado, de una parte, y en el individuo junto a sus grupos sociales intermedios, de otra, y les concibe como lxs actores políticxs, co-sustentadores y co-garantes del "Sistema" que instituye como legítimo, auto/señalándoles las formas en las que pueden o deben interactuar, relacionarse, entre ellxs y con dicho sistema y, más importante, de construirlo o deconstruirlo.
 
La premisa anterior funciona, entonces, desde la perspectiva hobbesiana y kelseniana, ambas ‘madres legitimadoras’ de la orgánica constitucional.
 
Pero paso de una premisa teórica a la siguiente consideración de constatación fáctica: Lxs indignadxs existen y lxs indignadxs se salieron. ¿Cómo así?
 
En efecto, se fugaron de la referida lógica dialéctica del sistema constitucional. Se convirtieron en apóstatas que, junto con abjurar de dicho sistema, abjuraron asimismo, y como no, de sus principios y por, sobre todo, de sus normas relacionales o de coordinación, tanto en los subsistemas político y sociales.
 
Y encontrándose ya fuera de dicha lógica dialéctica, no pueden ser estudiadxs, como tampoco consideradxs -ellxs y su movimiento-, ni menos ser manipuladxs, desde esa óptica o mediante sus principios, reglas o retribuciones.
 
No es SU lógica, no le responden -desde la perspectiva de la responsabilidad, sea general, cívica y/o penal- ni tampoco les interesa legitimarse DENTRO de ella. Están fuera, son libres.
 
Ejemplificando, la diferencia esencial entre "indignadxs" y "delincuentes" (saltando sobre las aprensiones metafísicas que éste término me genera), es que lxs últimxs conocen el sistema, se relacionan desde y para él, toda vez que suponen las consecuencias, para ellxs negativas, de la comisión de un delito, así lo legitiman y refuerzan como dialéctico.
 
Por el contrario, lxs indignadxs, con su "fuga" -y paso a la tercera y última consideración- fracturaron teóricamente dicho sistema y, también, objetiva e irreversiblemente.
 
Insisto en lo último: irreversiblemente. Me explico, dicha fractura teórica deja expuesta los fallos, contradicciones y vacíos del sistema en:  a) su fundamento dialéctico de autoconservación y autolegitimación, pues sus actores y generadores se encuentran en fuga;  b) su carácter omnipresente, omnipotente e infalible, ya nada de ello; c) sus vías interrelacionales, que perdieron toda credibilidad dejando abierta la puerta a cualquier otra, inclusive la violenta; y por último d) su fin: el Estado se encuentra al servicio de la persona humana y su finalidad es promover al bien común. Este fin ha quedado sobrepasado, constituyendo lxs indignadxs, prueba fehaciente, multitudinaria y ruidosa de que, hoy por hoy, el Estado -como sistema- no está al servicio de la persona humana, debido que no existe comunidad en el bien de éstas, y que promover "bienes" diferentes y contrapuestos, resulta -cuando menos-anulatorio y paralizante.
 
Ahora, si el sistema falló, ello determina que no posee la pretensiosa infalibilidad -como justificación de permanencia del mismo- que le achacan los entusiastas neoliberales.
 
Necesariamente, entonces, la fractura expuesta determina la extinción de este sistema, y la necesidad de definir, a la manera de construcción, "algo nuevo", con apertura a conceptos y dimensiones distintas de actores, fines, herramientas, etc.
 
Y acá es donde empezamos, al menos la suscrita, a inventar, sobre la base de las ruinas y con las metas por definir, si ello es posible.
 
Por último y en el mismo sentido, pero desde una perspectiva subjetiva, si bien es cierto que el sistema siempre ha tenido individuxs en sus afueras, locxs o genixs, o grupos de, da igual, por primera vez quizás, desde que Hobbes y Kelsen lo angularon política y jurídicamente, estxs indignadxs -que son miles o quizás millones – rompieron el cerco sistémico de forma ostentosa y conglomerada, se encuentran coordinadxs en sus afueras, aumentan progresivamente en número y en autonomías e independencias, desarrollan sus propios códigos y valores y, más atractivo aún, son conscientes de la fractura propinada, de los fallos expuestos y de la posibilidad concreta de su extensión hasta las ruinas.
 
Ellxs no creen en utopías, por lo que su movimiento y sus fines no son utópicos, son reales.
 
¡Ah! ¡Et populi suprema lex! No tienen miedo del día del colapso y derrumbe del Estado Social de Derecho, como tampoco a los días que vendrán después.
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Para algunos la gradualidad en la implementación de la Nueva Educación Pública era necesaria para su mejor y segura implementación; para otros, fue la aspiración de que en el camino se truncara, y se s ...
+VER MÁS
#Educación

Chile necesita una nueva Educación Pública y debe implementarse

La construcción de una alternativa de gobierno, qué ofrecer al país, requiere generar unidad de las fuerzas progresistas. Unidad con contenido. Unidad de forma y de fondo
+VER MÁS
#Política

Un resultado memorable

Ahora la clasificación se nos pone cuesta arriba, pero ello no debe hacernos caer en un pesimismo deprimente.
+VER MÁS
#Deporte

Chile en las cuerdas

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Nuevos

Para algunos la gradualidad en la implementación de la Nueva Educación Pública era necesaria para su mejor y segura implementación; para otros, fue la aspiración de que en el camino se truncara, y se s ...
+VER MÁS
#Educación

Chile necesita una nueva Educación Pública y debe implementarse

La construcción de una alternativa de gobierno, qué ofrecer al país, requiere generar unidad de las fuerzas progresistas. Unidad con contenido. Unidad de forma y de fondo
+VER MÁS
#Política

Un resultado memorable

Ahora la clasificación se nos pone cuesta arriba, pero ello no debe hacernos caer en un pesimismo deprimente.
+VER MÁS
#Deporte

Chile en las cuerdas

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia