#Ciudadanía

La sinvergüenzura no anda en micro

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A días de cumplirse cinco años de aquel fatídico 10 de febrero, fecha de la puesta en marcha del Transantiago (y en la que el pasaje costaba sólo $380 y el de Metro, $420) el ministro de Transportes ha confirmado una nueva alza, esta vez de 20 pesos. Con ello, llega a los $580 la micro y a $660 el metro.

Se trata, como siempre, del decreto emitido por un sacrosanto “comité de expertos”, cuyos cálculos no incluyen vectores sociales y sólo se basa en variaciones vinculadas al precio del petróleo y de los diversos insumos que permiten el funcionamiento del actual sistema de transportes.

Esta nueva alza resulta ser un golpe más duro que los anteriores, por cuanto no sólo viene a confirmar una curva de precios en permanente alza, sino que, además, redunda en un aumento importante en los gastos de las familias trabajadoras, usuarias obligadas del sistema, tendiendo ello a desmejorar la calidad de vida de millones santiaguinos que no pueden optar por otro servicio que los traslade a sus puestos de trabajo, sus lugares de estudio, a la atención médica, etcétera. Y demás está reconocer el desequilibrio social que ello lleva implícito.

Es digna de destacar la arbitrariedad en la imposición de los costos del servicio, ya que el panel de expertos –equipo que no opera sujeto a la administración pública del país, sino que por sobre ella y de manera autónoma- actúa con determinantes y resoluciones que terminan siendo un mandato para un Ejecutivo, quien delega una responsabilidad social, que le es propia, en un conjunto de tecnócratas prácticamente desconocidos, no asumiendo el Estado su misión de velar por los intereses de las mayorías.

Se ha señalado que el alza responde, entre otras cosas, al aumento del valor internacional del petróleo y también a la “evasión” de los usurarios.

Desde el punto de vista del combustible, cada día son más las voces que reclamamos un cambio de matriz energética que mueva las máquinas del transporte de pasajeros. Todo indica que los valores del crudo seguirán en alza, ya sea por la inestabilidad política y social de medio oriente (con guerras mediante) o bien por la escasez que augura su extinción dentro de los próximos cincuenta años. Insistiremos en la urgente necesidad de convertir los motores de los buses a gas natural, cuestión que ayudará a mitigar la contaminación atmosférica en, al menos, un 15% y reducir significativamente la contaminación acústica, dos de las grandes promesas incumplidas por quienes planificaron e implementaron el actual Sistema de Transportes.

Por otro lado, el falaz argumento de la evasión sólo da cuenta de lo lejos que está la autoridad respecto de la realidad que a diario viven los usuarios. La evasión será irreversible mientras continúen las alzas, es más, éstas la potencian, transformando esta situación en un círculo vicioso del cual será imposible escapar en la medida que los aumentos en los cobros continúen.

El Transantiago se financia con fondos públicos y con el aporte de los trabajadores. Sin embargo, visto está que ello sólo ha ayudado a generar más ganancias en los privados que operan el sistema de transporte y que, peor aún, entregan un mal servicio. De esta forma se infiere que Transantiago sólo satisface las necesidades empresariales, en cuanto a utilidades y ganancias, no así las necesidades de los usuarios del servicio. Aún más, el mal diseño, la peor implementación y el mal servicio no han sido causal para caducar contratos, sino todo lo contrario: es notable el esfuerzo estatal por pagar, incluso con dineros de regiones, las suculentas sumas que han impuesto las trasnacionales del transporte como pagos mínimos para funcionar.

A lo anterior debemos sumar las modificaciones que el gobierno ha realizado a los contratos con las empresas del transporte capitalino. Las medidas no son sino un peligroso retroceso a las llamadas “micros amarillas”, por cuanto se repone el pago a los choferes de acuerdo a los pasajeros trasladados; la fusión de recorridos supone la extensión de los mismos, ergo, mayores distancias recorridas por un mismo conductor; la eliminación de las zonas exclusivas de concesión empuja a la tenaz competencia por cada pasajero; entre otros desaguisados.

A toda vista la problemática del transporte no se queda sólo en esta brutal alza en el pasaje. El colapso del sistema de transportes irá de la mano con el colapso de las calles de la capital a causa del incontenible aumento del parque de automóviles. Sin embargo, el colapso mayor será la ira de los usuarios, quienes, una vez concluidas sus vacaciones, den cuenta que su tarjeta “bip” tiene menos vida y la organización de los perjudicados haga detonar la rabia en las calles.

* Sergio Sepúlveda S., Encargado Nacional de Pobladores, Partido Comunista de Chile

———–

Foto: Matías Asún

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

Institucionalizar el llamado “capitalismo con rostro humano”, el del estado social y solidario que, con un mínimo del 35% del Producto Interior Bruto, puede financiar la garantía en derechos sociales ...
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Boric: ¿echarle agua al mar?

Al final converso con un Nosferatus, me dice que necesitan sentirse parte de algo. “En Chile, la gente está desilusionada de todo. Este es un fin de mundo. El negro refleja algo”; pero tú no eres un v ...
+VER MÁS
#Cultura

Recuerdos de un patiperro: primera impresión en medio de vampiros

Guantánamo es una mancha imborrable en el historial de Estados Unidos, un capítulo que debe cerrar ya y no repetir nunca más.
+VER MÁS
#Internacional

Después de 20 años, Biden debe cerrar Guantánamo de una vez por todas

Popular

China, está construyendo el mayor proyecto de control social y de vigilancia digital, gracias a modernos sistemas de reconocimiento facial, análisis de huellas digitales y perfiles de comportamiento en la ...
+VER MÁS
#Internacional

China, la potencia que actúa en total impunidad

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

Que las sirenas que quieren atraer a nuestro Presidente electo al mar turbulento con sus canciones mágicas “expertas, ponderadas y juiciosas” no sean escuchadas y permitan a Gabriel Boric hacer los cam ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ulises y los cantos de sirenas