La privatización de la felicidad - El Quinto Poder
#Ciudadanía

La privatización de la felicidad

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los derechos sociales se encuentran polarizados entre ricos y pobres, y si no están polarizados, encontramos una segmentación atroz, que desarrolla el clasismo, el individualismo y la discriminación.

Cada vez son más los actores sociales que en el último tiempo han salido a las calles o han tomado medidas para mostrar su descontento con el actual sistema. Este es el reflejo que nos hace notar la salvaje privatización de los derechos sociales de los ciudadanos. Nos encontramos en un contexto en el que no somos iguales, lo que parece más o menos lógico en un sistema que tiene como base económica el neoliberalismo. No obstante aquello, muchas democracias (con este sistema económico) se las han arreglado para garantizar que ciertos derechos básicos no queden en manos del mercado, cuestión que acá no hemos puesto en práctica.

La privatización de los derechos sociales ha ido desarrollando en nuestro país una sociedad que compite desmesuradamente para poder, de la manera que sea, escalar lentamente para llegar a tener “lo suyo”, cuestión que muchas veces nos hace pisotear de manera tirana al que tenemos al lado, o bien ni siquiera saber que tenemos a alguien al lado, porque hemos creado cientos de guetos o burbujas sociales  de donde los ciudadanos no salen. Cada estamento, al más puro estilo medieval, vive con los suyos y con los de “su especie”.

Los derechos sociales se encuentran polarizados entre ricos y pobres, y si no están polarizados, encontramos una segmentación atroz, que desarrolla el clasismo, el individualismo y la discriminación.

Si hablamos de salud hay miles de personas en las salas de espera de los hospitales y postas públicas que anhelan conseguir cinco minutos de atención con un doctor, dentro de recintos que se caen a pedazos, hacinamiento de los internados y una calidad de atención que deja mucho que desear, si la comparamos con su homólogo privado. La gente incluso muere en las salas de espera, aguardando por una atención que nunca llegó, porque el sistema estaba colapsado. Pero cómo no va a estar colapsado, si los únicos que aportan al financiamiento directo son quienes están en FONASA (como fondo solidario), mientras que quienes tienen para contratar el vil seguro de las isapres se mueven en un mundo completamente aparte y desconocido, donde me rodeo sólo con quienes pueden pagar. Es tan impresionante la diferencia entre los dos sistemas, que hemos llegado a ponerle precio al dolor, donde distinguimos entre ciudadanos que no tienen la capacidad económica para pagarse la atención de una clínica, cuya estadía en un hospital será mucho más difícil y con menos comodidades, mientras que el que se atiende en una clínica privada será atendido con comodidades dignas de un hotel de varias estrellas.

Pasando a otro punto, tenemos una educación pública que ya no aguanta más. Los colegios municipales se han convertido lentamente en instituciones donde los sueños de los jóvenes y niños de nuestro país se caen a pedazos, no porque no se hayan esforzado por ello, sino que porque no contaron con las herramientas suficientes para poder alcanzar esos sueños. Mientras tanto, en la otra vereda tenemos las facultades de medicina, leyes o ingenierías de las universidades tradicionales, con un porcentaje alarmante de estudiantes provenientes de la educación privada. Y para qué hablar de la segmentación que se vive en los colegios, en los llamados particulares subvencionados. Cómo queremos una sociedad que no sea segmentadora y clasista si tenemos esta clase de “inventos” que sólo se ven en Chile. Luego, en la educación universitaria millones de jóvenes se endeudan de manera desmedida para estudiar, ya que tampoco tenemos una visión de la educación cómo derecho social, sino que también aplicamos las lógicas de mercado.

El transporte, que si bien se hace llamar trasporte público, se encuentra en manos de privados y en muchas de las regiones de Chile funciona de manera horrible.

Tenemos un Estado que no garantiza el derecho social a la vivienda y muestra de ello son los miles de campamentos que tenemos en Chile, los que hasta ahora sólo se han tratado de paliar con medidas parche o con ONGs que han tenido un rol más protagónico que el mismo Estado, cuestión alarmante por donde se le mire.

Para aumentar más el desconcierto, terminas de estudiar con una educación horrible, consigues tu casa propia luego de años de lucha, terminas de educar a tus hijos y qué recibes, pensiones indignas producto de que todo tu capital ahorrado en un fondo de pensión fue a parar a un grupo de inversionistas que se hizo millonario con tus ahorros y que a la hora de rendir cuentas te entrega una mísera cantidad de dinero. Además, si superas la expectativa de vida corres peligro de que te dejen de dar esa asignación. No hay ninguna seguridad de que tu devenir económico en la tercera edad será siquiera estable, porque no hay un Estado que te asegure eso, sino que todo queda en manos de privados. Cómo puede ser posible que profesionales jubilen con pensiones que son inferiores al sueldo mínimo, luego de imponer sus cotizaciones sagradamente todos los meses.

Producto de todo lo anterior, hemos llegado a un punto en que nadie puede cominar relativamente tranquilo por las etapas de vida, nadie tiene seguridad de su futuro, porque si tienes un accidente grave nadie te asegura salud, nadie te asegura una pensión digna. Si quieres formar tu familia nadie te asegura una casa, nadie te asegura que tu esfuerzo en la educación rendirá sus frutos efectivamente. Lo único que te puede asegurar lo anterior es tener sumas de dinero considerables que te permitan acceder a estos “derechos” por la vía privada. Llegamos a un punto en que le hemos puesto precio a los sueños, le hemos puesto precio a la felicidad y a las ganas de vivir.

En resumen, somos millones los chilenos que sentimos que es necesarios que se nos asegure por parte del Estado una serie derechos para todos los ciudadanos de manera relativamente equitativa, no se trata de estatizar todo lo que nos rodea, ni hacer una revolución armada en aras del socialismo, es más, evidentemente hay sectores en que el Estado no es un administrador eficiente, pero al menos, en lo más básico de la sociedad, el Estado debe asegurar, de una vez por todas, derechos para todos los ciudadanos, sólo así podremos hablar de una verdadera sociedad democrática y de derechos.

TAGS: Crisis Social Neoliberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

02 de junio

Excelente diagnóstico!

02 de junio

Como comentario, parece que al autor le contaron una película de monos animados, donde al parecer ANTES todo era fantástico, y donde llegó después la maldad (seguramente Pinochet, para variar, el catalizador de todos los males sociales en estos días…), y todo se echó a perder.
Pues no, no es así. Chile ha ido mejorando en muchísimas cosas a lo largo del tiempo, y en particular la creación de riqueza de los últimos 30 años ha convertido a nuestro país en algo que puede ser comparado con ¡la OCDE!…¿eso es poco?
Seguidamente, alguien también le contó al autor que existe una cosa llamada Estado que es lo mas parecido a Jesucristo, en cuanto a encarnación de la bondad, de justicia y liderazgo. Pues, nuevamente se equivoca: el Estado es un constructivismo hecho por personas, el cual adolece de muchas y mas flaquezas de estas, con el agravante de que tener una pantalla de bien común, pero en el cual quienes lo operan piensan en SU beneficio.
Finalmente, la posición mas cómoda en la vida es la de la crítica constante y de asignar responsabilidades a otros respecto a nuestros sueños. Otra cosa es hacerse cargo de ellos y trabajar de verdad por lograrlos

Saludos

Butamacho

03 de junio

Creo que lo que pasa, es que este autor esta en el camino de la sociedad equitativa, algo que en países del OCDE es un compromiso con sus ciudadanos, que hay de malo en eso, parece que nada, salvo la incomodidad que causa a los que están agarrados de una teta, que en el mejor de los casos se podría describir como gente sin escrúpulos. No a todos por supuesto, pero desafortunadamente, la sensación que queda con los últimos acontecimientos políticos y de algunos empresaurios, es que esta sociedad es un fango bastante espeso y mal oliente.

Una pensión digna parece ser la consigna mas clara, junto como un mejor sistema de salud publica como derecho básico y sigamos con la educación, sueldos justos, regulación eficiente.
Sobre los ingresos del país como cifra estadística que orgullosamente nos acerca al OCDE, de que sirven si esas doradas estadísticas, nos muestran una sociedad dividida, segmentada por los recursos en capas sociales disimiles y contrapuestas.

Sobre Pinochet nada que decir, es tan relevante en esto, como cualquier tirano o dictador enterrado en el cementerio.

04 de junio

Todos quieren pensiones dignas, mejor salud, mejor educacion, etc…. Etc… Pero nadie quiere perder la pega, ni dejar de comprarse lo que necesita, ni,dejar de ir de vacaciones. Todos quieren cambiar el sistema pero nadie quiere renunciar a lo que el sistema le da. Si queda toda la clase media sin pega para cumplir con el compromiso de equidad de la ocde se hara mas dificil cumplir con otro compromiso mayor de la ocde que es dar trabajo.

saludos

04 de junio

La duda es ¿cuando fue distinto?..¿hubo una época en la que todo el país era rico, y no habían clases sociales, y había DERECHO (es decir, 100% de la población) a vivienda, salud, educación, etc?
Destaco la frase: “hemos llegado a un punto en que nadie puede cominar (sic) relativamente tranquilo por las etapas de vida, nadie tiene seguridad de su futuro”….¿alguna vez fue distinto?
La gran falacia es la que se construyó respecto a que, al parecer ,en algún minuto de la historia Chile era una república igualitaria, con bienes y servicios gratis, todos hermanos, y, mas aún, todo funcionaba a las mil maravillas.
Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los Estados deben comenzar por visibilizar y comprender mejor la situación y problemáticas de los jóvenes rurales, para generar estrategias e instrumentos pertinentes que contribuyan a su adecuada inclus ...
+VER MÁS
#Cultura

¡Ya es hora de la juventud rural!

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Zurita lideró la rabia, la impotencia y la dignidad de un pueblo que no sabe de justicia, porque sigue viendo cómo pasan los años y no hay respuestas claras ante una dictadura sanguinaria.
+VER MÁS
#Política

Zurita

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

Popular

Es grave, porque satura a un ya colapsado sistema de protección judicial de niños y niñas. Ante estas decisiones ilegitimas, es obvio que los garantes de derechos haremos frente a estos “toque de queda ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El hermoso discurso de la seguridad en el ´toque de queda de Quilpué`

La evaluación de impacto debiese ser realizada por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y no por el titular, ya que la base de la desconfianza parte en que el interesado define inicialmente el impact ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Chile necesita recuperar la confianza en la institucionalidad ambiental

El Museo de la Memoria está creado con el objetivo de hacer reflexionar sobre aquello, sobre nuestro poder ciudadano actual, tan simple que se ve, y de como fue aquella época en que lo perdimos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un museo ciudadano

Recién el año 2022 la educación municipal de Calama será traspasada al Mineduc, en tanto debemos avanzar en la construcción de una Educación Pública Municipal para Calama.
+VER MÁS
#Educación

Construyamos una educación pública municipal de calidad para Calama