#Ciudadanía

La política del amor

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“¡Ay! —dijo Cándido—, ya he conocido a este amor, ese soberano de los corazones, esa alma de nuestra alma, hasta ahora solo me ha valido un beso y veinte puntapiés en el trasero” Cándido, Voltaire.

El amor es como la política. Una actividad humana que, en teoría, busca gobernar o dirigir el estado en la relación amorosa.

Son conocidas algunas definiciones de la política como ejercer el poder en una relación de conflicto de intereses, los cuales pueden ser llevados a los tiernos y monopólicos brazos de esta emoción digna de pensar muy bien antes de entrar en su dinámica.


En una relación de amorosa, que se va estableciendo entre dos conciencias, la más débil terminará amando más, será la sometida al yugo; aquella que ama menos es la fuerte, dominará y manipulará a la otra.

Una relación de pareja se define en interacciones humanas emotivas donde una de las dos partes puede estar en un conflicto de amigo-enemigo como resume Carl Schmitt y donde su máxima expresión es la guerra. Las parejas viven en una constante batallar por ganar el dominio sobre la otra. Claro, la palabra amor tiene muchas connotaciones en un entorno. “Te amo como a mí mismo”, “Te amo ya que eres mi mejor amiga”, “No te amo ahora pues mi vida es un infierno contigo”. Conflicto es la palabra de inicio, manipulación el resultado final.

Maurice Duveger nos explica la política como una lucha entre individuos para conquistar el absoluto poder donde los vencedores lo usarán en su particular provecho. Quién no se ha sentido usado y derrotado en una relación donde la contraparte amada gana la batalla usando sus mejores armas y astucias políticas. Son comunes las situaciones donde el macho dominante ejerce el control sobre su estado-hogar con un absolutismo bestial y nada ilustrado sobre su víctima derrotada por la opresión de la violencia intrafamiliar, donde su artillería verbal, psicológica y física conquista el corazón de la atormentada vasalla con el poder de las palabras y golpes.

Para Maquiavelo, la meta es obtener el poder y mantenerlo no importa la forma. Para él, este poder es asimétrico. Una parte impondrá su voluntad como sea y la otra acatará sus decisiones con una sonrisa torcida de miedo. Las amenazas de algunas féminas muy astutas, con sus armas de seducción, son las que dejan sin voluntad a cualquier individuo sin preparación y con grandes vacíos existenciales. El amor puede ser tan poderoso como un buena policía política de la Alemania Oriental – la Stasi-.

En una relación amorosa, que se va estableciendo entre dos conciencias, la más débil terminará amando más, será la sometida al yugo; aquella que ama menos es la fuerte, dominará y manipulará a la otra. Si tú me amas demasiado eres mío, si yo te hago el favor de amarte menos, te voy a dominar como un estado conquistado. De esta forma, podemos tener un ejemplo muy realista entre las conciencias emocionales del dominio.

Siempre habrá una conciencia que buscará dominar y una explotada, intervenida, sin derecho a opinión ni libertad de expresión, que tendrá que pagar más impuestos psíquicos y perder su derecho a dar emociones a este rey o reina monárquica, quien solo piensa en sus propios intereses.

El asunto es no permitir ser víctima en este proceso de imperialismo o dictadura emocional. Lograrlo es fomentar que nuestra parte racional sea más potente a la hora que el enemigo quiera imponer su gobierno sobre nuestras acciones personales. Esos silencios incómodos, esas miradas esquivas, la pérdida de nuestra identidad cultural, saber que no existe una conciencia de clases emotiva, son claves para evitar entrar en un torbellino típico de argumentos demagógicos del amor cursi.

El amor nos permite renacer entre las espumas del mar, pero puede atraparnos bajo el dominio de Poseidón. Sin embargo, la gente es feliz y eso hay que respetarlo, pero no aceptarlo. Suerte por esas parejas perfectas que son parte de nuestras sociedades, de unas sociedades en decadencia intelectual.

Al fin de cuenta, la novela de William Shakespeare de “Romeo y Julieta”, es como una constitución nacida de un referéndum realizado por una dictadura. Solo los ilusos de los “sentimientos-amor” y no los de “sentimientos- racionales” secan sus lágrimas sobre tan hermosa y fantasiosa obra de la literatura universal.

TAGS: #Poder Amor

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Así con el mercado como puntal.  Estamos a punto de irnos al infierno por nuestras acciones y hay quienes, más que cambiar el rumbo, piensan en cómo vender papas fritas. Viveza le llamaran algunos, otr ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

´El mundo se achicharra y nosotros nos enriquecemos`

La situación requiere un nuevo paradigma económico y de desarrollo, reestructurando por completo las viejas categorías, incorporando esta vez la infaltable participación de la naturaleza en todos los pr ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis climática y la caducidad del paradigma capitalista

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad