#Ciudadanía

La idea empresarial de Nación: como entender la “imagen país”

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

 

Tras el término de la dictadura militar, la readecuación de los discursos fue generando un patrón común en gran parte de los sectores políticos, que priorizaron continuamente una idea de progreso bastante precaria y difusa, pero que conllevó paralelamente profundas concepciones discriminatorias.

Es en este contexto que se ha generado fácticamente un régimen político que se basa principalmente en un Estado republicano, con formas democráticas de gobierno, pero que sin embargo lleva consigo una fuerte restricción legal y de hecho a la participación general de la ciudadanía.


Con este tipo de Estado se fue gestando una nueva visión identitaria de nuestro país, apelativos como Chile país diferente; país ganador; país moderno; e incluso país modelo, significó la expresión de la inserción (y exclusión a nuestro entender) internacional en un mundo globalizado.

El modelo económico impuesto planteó las mismas formas decimonónicas de economía, colocándose bajo el alero de la exportación de una única materia prima. En este mismo sentido, la economía hoy será para ciertos sectores la vertiente de una única verdad, que subordina los derechos civiles, políticos y culturales en beneficio de la mantención de un neoliberalismo extremo. Lo bárbaro y retrogrado está representado y constituido por todo lo que cuestiona la supuesta verdad racional económica neoliberal, entendida esta como la expresión misma de la libertad civil y política.

Esta lógica niega la existencia de conflictividad social, producto de que las expresiones contra el modelo económico predominante son en su raíz de un origen espurio, contrario a la imagen de desarrollo empresarial predominante, lo cual los deja al margen de lo civilizado. Es así como la diversidad cultural se encuentra en el mercado, el filtro de que lo que es culturalmente aceptable está dado por la capacidad de esta de poder ser explotada económicamente. La “imagen país” se ha convertido en la forma final de la cosificación de la Nación para la transformación en mercancía.

Si con la dictadura militar la imposición del modelo económico generó uno de los rasgos más distintivos de su administración, junto con el asesinato sistemático de personas. En materia de relaciones exteriores significó la pérdida para el Estado en lo que hasta décadas anteriores, era una prerrogativa exclusiva del Presidente de la República; la representación soberana de la Nación y el Estado de Chile frente a la comunidad internacional.

Sin embargo, las atribuciones presidenciales dieron paso a una codirección de las relaciones internacionales, principalmente en lo concerniente al manejo de los acuerdos comerciales suscritos por Chile. Es bajo este ya ni tan nuevo escenario, que el Ministerio de Relaciones Exteriores, como parte del Estado de Chile, ha servido prioritariamente de plataforma de negocios y acuerdos privados, que en su versión más extrema se expresó en la política de “cuerdas separadas”.

Con este tipo de Estado se fue gestando una nueva visión identitaria de nuestro país, como nos señala Miryam Colacrai (1), apelativos como Chile país diferente; país ganador; país moderno; e incluso país modelo, significó la expresión de la inserción (y exclusión a nuestro entender) internacional en un mundo globalizado. Para que esto se diera, se fueron dando una serie de condiciones que propiciaban esta visión, que más que responder a una convicción ciudadana, responden a la versión empresarial de la identidad chilena o, como señala Jorge Larraín citado por Colacrai, a la “versión empresarial posmoderna”.

Hoy, en el Chile del siglo XXI, la imagen país que se quiere proyectar, tanto nacional como internacionalmente, está contenida en las diferentes temáticas que ha generado el proceso de globalización. La consecuencia de lo antes señalado, provoca que discursos, por ejemplo pro Estado, colisionen con ya décadas de pretendidos avances, su existencia retrotrae, (desde esta visión), nuestra historia a un punto de crisis y desmoronamiento, ya que no permite una compatibilidad con cierto tipo de globalización actual del mundo, ni con la imagen país promovida desde los sectores privados y gubernamentales neoliberales. Menos con lo que se quiere vender como producto o marca, lo que ha conllevado a la transformación del país en un objeto apetecido para inversiones y beneficios tributarios, todo esto en favor de una supuesta acometida modernizadora, que en un proceso largo y sin plazos, promete la panacea social a través de los beneficios comerciales.

El salvajismo representado por quienes están fuera del mercado, o que simplemente no quieren participar de el, colisiona con la pretensión, según esta visión, de ser modernos, civilizados y en un constante perfeccionamiento. Es este salvajismo el cual provoca un efecto de letargo y retroceso, impidiendo o reduciendo la velocidad del progreso como ideal, trabando el proceso de civilización como hecho actual.

Los bárbaros, utilizando la dicotomía de Sarmiento, nos devuelven a un estado anterior ya superado, dañando la imagen país y a aquellos que se sienten integrados a la civilización, en este caso al mercado globalizado neoliberal. En la sociedad actual el salvajismo ataca el sentido común, lo cuestiona y daña, de ahí su peligrosidad y el porqué de su intento continuo de eliminación mediática y física.

Referencias:
1. Colacrai, Miryam, “La construcción de la identidad chilena en el contexto de su creciente internacionalización. Entre el diseño de un Estado-comercialista que se inserta en el mundo y la impronta del Estado territorialista presente en sus relaciones vecinales”.

——

Foto: Fundación Imagen de Chile / Licencia CC

TAGS: #ChileActual

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Racismo y discriminación, la otra cara de nuestro Chile profundo - El Quinto Poder

21 de enero

[…] La idea empresarial de Nación: como entender la “imagen país” […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President