#Ciudadanía

La historia del tiempo presente como demanda social

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

De ahí que la HTP se vincule con un proceso de mayor democratización, caracterizada no solo por una demanda de más y mejor participación ciudadana, sino de mayores espacios de expresión, incluyendo aquellos que otrora aparecían como sagradamente reservados a una comunidad académica particular, como la de los historiadores.

La denominada Historia del Tiempo Presente (HTP) tiene pocos años de vida, no supera las cuatro décadas. Si bien ya no enfrenta las objeciones de otrora —al menos, no en términos tan radicales y dogmáticos—, aún debe justificar su posibilidad.

Su posibilidad, ya que se estima que el historiador tiene un rol que cumplir en relación al tiempo más reciente. Distinto, metodológicamente hablando, que el del periodista, politólogo o sociólogo. El historiador del tiempo presente, en efecto, no solo analiza lo que sucede y por qué sucede, sino cómo y desde cuándo se viene configurando el ahora que se vive.

Pero, tal como lo explica François Bédarida, el tiempo presente no se reduce al ahora, al instante, sino a una “temporalidad extendida que contiene la memoria de las cosas pasadas y la expectativa de las cosas por venir” (“Definición, método y práctica de la Historia del Tiempo Presente”, en Cuadernos de Historia Contemporánea, N° 20, 1998, p. 2).

Pero, como lo han dicho varios autores clásicos en esta rama, no fue tarea fácil convencer a los historiadores a hacerse cargo del ahora. Muchos historiadores pensaban que hacer HTP suponía hacer periodismo con algo de sofisticación académica.

Pero esta rama historiográfica no solo se plantea como posible, sino también como necesaria. Necesaria, porque la sociedad exige una comprensión más profunda del presente en que vive, especialmente cuando todavía es expresión de lo un pasado traumático.

Es en este contexto que la HTP constituye una respuesta a una suerte de demanda social que no obedece solo a una respuesta unilateral desde el mundo (académico) de los historiadores, sino al hecho de que los temas que trabajan forman parte esencial del debate público, movilizando a la sociedad civil y provocando la intervención de los poderes estatales.

Lo interesante y novedoso de esta visión es que la construcción de la historia como disciplina se da, también, fuera de las aulas universitarias, existiendo una suerte de “apropiación” de ella desde diversos sectores de la sociedad civil, generalmente organizados.

De ahí que la HTP se vincule con un proceso de mayor democratización, caracterizada no solo por una demanda de más y mejor participación ciudadana, sino de mayores espacios de expresión, incluyendo aquellos que otrora aparecían como sagradamente reservados a una comunidad académica particular, como la de los historiadores.

Y, en buena medida, esta situación se expresa en una doble renovación. En una renovación de la política en sí, más cercana a la ciudadanía (o la ciudadanía más cercana a la interacción con el poder). Pero también, lo que resulta clave para la HTP, en una renovación (o “retorno”) de la historia política.

Lo anterior es una buena noticia. La política ya no debe ser mirada, exclusivamente, como mera contingencia. Tengo dudas si la mayor democratización que supone la HTP ayuda o no, realmente y qué grado, a superar la mirada del ahora —de la política, incluida— como un fenómeno de corto plazo más que de un proceso de larga duración.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo