#Ciudadanía

La gente tóxica y el positivismo barato

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Galopando por los senderos de las buenas vibras, se acerca el ejército de cursis conscientes. Su dedo te señala y te etiqueta cuando tratas de salir de la tribu atrapada en la caverna de los espejismos.

No hay peores sujetos, en estos tiempos, que aquellos que han adoptado los dogmas sociales impuestos por un positivismo falso y hueco. Esta mentalidad de querer ver todo con la simpleza del humanoide positivo nos convierte en corderos y busca asesinar la visión crítica que nos separa de las masas cada día más involucionadas.

Estos “gurús”, seguidores de Coelho y cualquier libro de superación personal, señalan a los que se cuestionan su realidad como personas “tóxicas” o vampiros que buscan chupar la energía de pobres víctimas expuestas a sus continuos análisis de realidad.


Este positivismo mezclado con una falso “namaste” de moda ha venido a convertirse en una novedad de las clases más elevadas que ven en esto una forma de trascender a niveles espirituales más elevado

Es ahí donde el fanatismo positivista termina cayendo en señalamiento sobre las personas solo porque en algún momento expresan una queja sobre la realidad. La etiqueta de tóxico solo demuestra la ignorancia en el área de las relaciones humanas. Una persona que cuenta sus problemas a otra es debido a relaciones de confianza, no por querer contaminarlo.

La gente busca hablar y desahogarse de un mundo cada día más solitario y lleno de falsas máscaras. No hay que confundir la búsqueda de solidaridad emocional con teorías trilladas de filósofos de barro, que solo buscan vender libros que pueden dar soluciones fáciles a las clases dominantes de los países desarrollados.

Estos iluminados del positivismo con su cuento ligado a las religiones orientales, el yoga, el esoterismo y cualquier revoltijo espiritual alternativo nos quieren imponer una visión pasiva para enfrentar la vida.

Posiblemente, no tienen idea del sistema de castas que conformaba a la India y los niveles de pobreza absoluta que viven millones de ciudadanos de ese país divididos por la segregación de las castas. Este sistema está basado en clasificar a los indios en cuatro clases principales originarias de la sociedad védica: Gobernantes o guerreros (Kshatriyas), religiosos o profesores (Brahmins), artesanos o mercaderes (Vaishyas) y  trabajadores o sirvientes (Shudras); los que no se pueden clasificar en ninguna casta son los “intocables” (Dalit) o “parias”.

De esta forma, este positivismo mezclado con una falso “namaste” de moda ha venido a convertirse en una novedad de las clases más elevadas que ven en esto una forma de trascender a niveles espirituales más elevado, según ellos; y así vivir en una burbuja de evasión de la dura realidad que corroe Latinoamérica, Adornado con un discurso de “no seas tóxico” para justificar la cero solidaridad que tienen hacia los problemas sociales de estos países sumidos en el caos.

Para aquellos que han sido tildados de tóxicos o casi “parias”, deben saber que la mayoría de grandes pensadores como Nietzsche, Schopenhauer, Kant -por mencionar algunos – vieron estas conductas huecas sin esencia de crítica como solo formas erradas de enfrentar nuestro entorno e intelecto humano.

En algo tiene razón los positivistas: realmente hay que separarse de las personas que no nos aportan alguna esencia y nos contaminan con sus cantos de sirenas, pues al final de cuenta estos que tildan a otros de tóxicos son más contaminantes por su indiferencia, egoísmo personalista, hedonismo y cero empatía con la sociedad.    

TAGS: #Filosofía Espiritualidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

03 de Mayo

Es verdad, hay mucha gente que ha decidido vaciarse el cerebro, y disponer allí donde alguna vez se albergó la masa pensante una leve esencia oriental de sándalo . Pero tal vez no sean los únicos, es más, probablemente sean una minoría, hay otro grupo que también se ha vaciado el suyo y entregó ese noble espacio a los decadentes pensadores franceses, a los amigos del absurdo de la existencia, esperando que se llene de esa “…déclin fatal”, ese odio a la existencia propia y de los otros … y que fluye por el mundo entero.

anysur

08 de Mayo

pero, no puedes negar que hay gente enferma psicologicamente que daña

08 de Mayo

Hola, no lo puedo negar, no obstante, no creo que meterse en una burbuja de clichés positivistas sea la respuesta en busca de la salud mental. Esa es mi opinión personal.

anysur

09 de Mayo

Concuerdo con los cliches. Mas si estas obligado a trabajar con una persona enferma y no eres psiquiatra ni psicologo, es muy desgastante, porque no tienes las herramientas, termina siendo una carga.

09 de Mayo

Cierto. Capaz los psiquiatras y psicólogos deben buscar terapia o ayuda para liberase de ese stress , no obstante , si una trabaja por ejemplo con adictos o personas que sufren altos nivel de situaciones de trauma deben estar conscientes que puede recibir energías que los pueden afectar emocionalmente.

13 de Mayo

Las opiniones personales no necesitan tener respaldo alguno sino solo “el punto de vista” del que las usa; aparentemente no tienen costo alguno, pero no son gratuitas: cuando son irresponsables hacen demasiado daño, son tóxicas a la convivencia con los otros e impiden concretamente la construcción de sociedad y el desarrollo de cultura. Este fenómeno, conocido como perspectivismo, es una enfermedad del postmodernismo y es causa de muchos de los males que nos aquejan a diario, desde el Congreso a las Ferias Libres, en el Transantiago, la libertad de enseñanza, la violencia escolar, la invisibilidad de la escuela y tantos otras “instituciones sociales” que nos mantienen en anomia permanente.
Cuando las palabras son “comprensible” para otros, estamos superando el oscurantismo sociocultural de este posmodernismo que ya no podemos manejar por estar perdiendo los significados compartidos. Cuando algo es comprensible, compartimos algo que, aun siendo intangible, nos hace amigables al reconocernos en los significados; cuando eso no ocurre nos extrañamos, no hacemos desconfiados y dudamos de todo y de todos: eso NO es sano para la convivencia y necesitamos recuperarla.
El usar opiniones personales sobre algo que nos compete a todos es algo demasiado serio como dejarlo en manos del que quiera usarlas ya que los demás merecen ser respetados. No podemos seguir sintiéndonos orgullosos por tener opinión: el primitivismo lingüístico ya no sirve para reorientar sanamente nuestra convivencia

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador