#Ciudadanía

La balcanización

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Mientras nuestra clase política está discutiendo actualmente si es necesario reconsiderar los aspectos de la reforma tributaria o la reforma educacional, sería mejor dejar de insistir en políticas que promuevan el canibalismo, así como cualquier estrategia que fomente la balcanización. Es tiempo de invertir recursos e instituciones que apoyen un cambio cultural que nos haga sentir a todos parte de un mismo conjunto social.

Sea por la razón que fuere, durante décadas, se mantuvo una noción denominada «gasto focalizado», un pensamiento mediante el cual los individuos terminaban luchando por hacer méritos para calificar ante los ojos del Estado.

Bajo esta mentalidad, surgieron programas como los microemprendimientos del Fosis, las erradicaciones de campamentos mediante depósitos de sumas simbólicas en cuentas de ahorro y la educación subvencionada con financiamiento compartido. Los casos previamente citados, por un fin de estimular una movilidad social low cost, erosionaron la solidaridad al interior de una comunidad.

Como consecuencia, los esfuerzos excepcionales de los ciudadanos se convirtieron en la norma. Todo quien no lograra «doblarle la mano al destino» quedaba condenado a ser expulsado de la lucha oficial contra la falta de oportunidades. Este posicionamiento consiguió una diferenciación caníbal entre «esforzados» y «estancados», en la cual estos últimos se convirtieron en los parias y en los dueños de su propia marginalidad. Con suerte, los «estancados» quedaron en manos de acciones del Estado de menor nivel o bien de organizaciones evangelistas.

Mientras tanto, todos quienes se sentían esforzados (provenientes de la marginalidad o no) luchaban por emigrar del estancamiento, pagando en la medida de sus bolsillos los peajes por bienes de distinción: el financiamiento compartido del colegio («la educación es un bien de consumo», expresidente Sebastián Piñera dixit), un barrio con mejores instalaciones y mejores vecinos o alguna otra búsqueda de pertenencia. Peajes más, peajes menos o peaje ninguno, la comunidad se convirtió en un rejunte por conveniencia de aspiraciones sociales: colegios de iguales, barrios de iguales y convivencia de iguales.

Conforme estos espacios se empezaron a fortificar, nos hemos enfrentado a una progresiva balcanización, es decir, a un territorio fragmentado en unidades que se hostilizan mutuamente. Nos fragmentamos al desconfiar de otra clase social, de otros modales, de otro color de piel y de otro acento. En momentos, satanizamos lo «flaite» o bien estigmatizamos la violencia del lumpen como pretexto para validar nuestra propia distinción, relegando a la marginalidad a material de leprosario.

Dejamos de comprender lo ajeno y exaltamos nuestros valores de grupo de pertenencia (o, peor aún, del grupo de referencia al cual aspiramos). Hemos transmitido el genoma del canibalismo en nuestra memoria de movilidad social a un nivel en el cual hemos distorsionado el concepto de «diversidad», definiéndolo como el derecho de que múltiples visiones existan, aisladas unas de las otras, en lugar de ser el derecho de que en un espacio común dichas visiones compartan y dialoguen.

Mientras nuestra clase política está discutiendo actualmente si es necesario reconsiderar los aspectos de la reforma tributaria o la reforma educacional, sería mejor dejar de insistir en políticas que promuevan el canibalismo, así como cualquier estrategia que fomente la balcanización. Es tiempo de invertir recursos e instituciones que apoyen un cambio cultural que nos haga sentir a todos parte de un mismo conjunto social.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Severo Lakatos

02 de julio

Creo que el problema no es una «balcanización», sino el extremismo en la comprensión de lo público que surge de la idea gremialista (i.e. guzmaniana) en la materia. El falso constructo teórico del hombre solo en el mundo, dueño de una libertad absoluta y a la vez desnuda y desprovista de sentido, ya que consiste en un poder libre de coacción (¿respecto a qué?, nunca han podido explicar esa pregunta que es elemental en el concepto de libertad). Bajo ese concepto lo público no existe como algo separado de la acción individual, de modo tal que la intervención en lo público se realiza pensando en la determinación de un solo sujeto, no en la posibilidad de una acción colectiva; de hecho, se demoniza la posibilidad de actuación de los colectivos (los grupos intermedios, en definitiva, satisfacen un interés específico, no uno general). Todo lo que mencionas es parte de una libertad mal entendida: pagar para que tus hijos no vayan al mismo colegio del que no puede pagar lo mismo que tú, ahorrar para vivir en casas con gente como tú y si puedes, irte a un mejor barrio, emprender con plata del Estado para poder generar tus ingresos.

El gran problema es que a pesar de la idea de libertad que se plasma en lo público, el principio no alcanza para todos. A pesar de la construcción téorica, la movilidad social es únicamente hacia abajo -y hasta no muy abajo si vienes de arriba. El esfuerzo adicional de la persona es como ese símbolo nacional que es el travesaño en el último minuto del partido: no alcanza porque la cancha está inclinada. En Chile no hay un esfuerzo de permanencia, hay una incapacidad de comunidad que se ve reflejada en la frustración del esfuerzo.

De todos modos, el paradigma cambió. Y sabes que cambió cuando el debate se va desde la necesidad del sueldo mínimo al monto del mismo; de la «flexibilidad» laboral a la garantía de los derechos del trabajador; del fortalecimiento del sistema privado de salud a la generación de bases de un sistema universal; de la universidad para los que paguen a la universidad para los que la merecen. Y es que en el fondo, les aterra que el día de mañana el apellido les sirva únicamente de bonito recuerdo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Esas piñericosas que protege la vocera, no son ni más ni menos que la ayuda para encubrir al machista que el gobierno posee y lleva en sí, y que buscan sea amable. La vocera trata de ocultar esos rasgos ...
+VER MÁS
#Política

El chiste machista de Piñera y la defensa de su discurso

Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada
+VER MÁS
#Sociedad

El dedo en la yaga, la supremacía del yo o la extinción de la empatía

Popular

Quienes no entiendan que este joven es producto de un abandono total por parte de las instituciones del Estado y la sociedad civil hablan desde una superioridad moral violenta, con una miopía recalcitrante ...
+VER MÁS
#Ciudad

Narcotráfico y violencia: Un problema estructural

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Las escuelas existen para reproducir las desigualdades sociales; por lo tanto, el mejor predictor del futuro de un niño es el estatus económico de sus padres, más que los logros académicos y la intelige ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Currículum Oculto y la perpetuación del poder socioeconómico

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)