#Ciudadanía

La alegría ya viene. Campañas del NO y AC

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No seamos ingenuos, pensar que se intenta persuadir a la ciudadanía, sobre todo en una campaña social y que de por medio no existe un sustento ideológico, es pensar que el fin de un spot comercial en televisión no tiene en el fondo fines económicos.

La campaña de 1988 para acabar con la dictadura fue evidentemente potente. Todos recordamos un pegajoso jingle y un iconizado logo en donde se nos convocaba a pensar en la alegría. La comunicación expuesta por los sectores que conformaban la oposición fue claramente superior a la vista por las filas gobernantes de aquel entonces. Pero hubo un quiebre entre expectativas y realidad a medida que fueron pasando los años, y no es de extrañar que dicha disonancia se produjese, si dejando de lado los clichés y añoranzas de aquella publicidad, su función fue netamente operativa.

Me viene inmediatamente a la mente el proceso que estamos viviendo hoy al hablar de una asamblea constituyente. Sobre todo en las expectativas que se han generado por los discursos de organizaciones como “marca tu voto”, quienes instauran la temática de la asamblea para crear una nueva constitución. He aquí la disyuntiva, similar a la campaña del NO. ¿Qué pasa con las expectativas de la ciudadanía? Es necesario entonces desglosar un poco lo sucedido en 1988 y por qué el éxito de la campaña llevada a cabo por el equipo comunicacional de la oposición.

Teníamos en juego dos discursos ideológicos muy claros y opuestos, o eso es lo que se nos daba a entender. Por un lado la continuidad del régimen militar, esta vez validado vía institucional y por otro, una oposición que hablaba de restablecer la participación ciudadana y la democracia. Pero ¿era esto realmente lo que se estaba tranzando en este plebiscito? creo que no. Pienso que estaban en juego las expectativas de la ciudadanía respecto a la construcción de un nuevo modelo de desarrollo del país, cambios reales y prácticos en su forma de vida. A cambio, sólo les trajimos una campaña que hablaba de la alegría por la alegría, con una falta sustancial de objetivos más allá de los operativos. Porque está claro que si decíamos “NO” a un régimen, es porque sabíamos exactamente lo que no queríamos, pero ¿sabíamos realmente lo qué queríamos?

Vuelvo a reiterar entonces que al pensar en aquella campaña para el plebiscito sólo estaba en juego el hecho de ganarlo, era bastante limitado. Por lo menos pienso que no fue esta la idea que reinó en los adherentes a la semiótica del arcoíris. Dicha campaña transmitía esperanza, transformaciones profundas, cambios concretos, mayor participación y mayor democracia. Pero pareciese que el objetivo finalmente sólo fue ganar. ¿Es este el mismo objetivo que se tiene hoy con la asamblea constituyente? Pienso sinceramente que no debiese ser así, la asamblea es un instrumento, la constitución una herramienta. Y el fin, es el tipo de país que queremos.

Acá entonces entra el rol de los comunicadores dentro de las organizaciones pro asamablea constituyente, entender que el “reason why” es realizar una constitución realmente democrática y no que se realice por realizarse y qué realmente está en juego de por medio. Sustentar el rol ideológico de quien emite el discurso, sincerarse. Obviamente el proceso comunicativo para AC que se ha levantado tiene una base ideológica primordialmente de izquierda. Y no hablo de la izquierda Chavista ni el proceso constituyente del Ecuador, sabemos que las particularidades del país hacen que sea totalmente distinto, pero sí es necesario comunicar que la asamblea nace de una necesidad ideológica y que tiene como fin último constituir un país justo y democrático (en la práctica y no sólo en la teoría).

No seamos ingenuos, pensar que se intenta persuadir a la ciudadanía, sobre todo en una campaña social y que de por medio no existe un sustento ideológico, es pensar que el fin de un spot comercial en televisión no tiene en el fondo fines económicos.

Para concluir, creo que si los sectores que apoyan la asamblea piensan en su mayoría en tópicos como establecer el concepto de lo público, disminuir la abismante desigualdad económica del país, apropiarse de los recursos naturales y garantizar derechos humanos (salud, educación, sexualidad, trabajo, seguridad). ¿No resulta evidente que en el fondo sí existe un objetivo mucho mayor que la asamblea como mero mecanismo? Espero sinceramente que así sea y si no es así, que se trasparente. No vaya a ser que terminemos levantando un concepto comunicacional tan potente como el NO, para terminar con un vacío gigante de contenido que nos lleve otro amplio período de silencio ciudadano.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Un factor de riesgo es aquella instancia que puede llegar a provocar un daño, patología o lesión, sea física o sicológica en los trabajadores, y que tenga su origen en el entorno o las prácticas labor ...
+VER MÁS
#Trabajo

El riesgo psicosocial como una herramienta generadora de valor

Lo que debe hacer la Cámara Chilena de la Construcción, en lugar de pedirle a El Mercurio que sea su vocero, es exigirle a sus asociados que respeten siempre las normas urbanísticas en sus proyectos inmo ...
+VER MÁS
#Ciudad

Inversiones inmobiliarias: La prensa del establishment envía mensajes al gobierno

Popular

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Queridos amigos, les ofrezco un capítulo de mi novela Esclavitud;el costo de la heterosexualidad que se encuentra en este momento en campaña de crowdfunding por la editorial española Pentian
+VER MÁS
#Cultura

Esclavitud; el costo de la heterosexualidad: Descalabros (una novela en crowdfunding)

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Siempre hay un “tú” que recibe el mensaje y siempre la voz de la poeta se reconoce única y rebelde, siempre fiel a sí misma.
+VER MÁS
#Cultura

Sobre ´Mujer Púrpura`, un libro aún no publicado