#Ciudadanía

Inmigrantes en Chile: Buscando visa para un sueño

1
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

www.amnistia.cl

No es coincidencia que nos acordemos de la canción Buscando visa para un sueño de Juan Luis Guerra cuando pensamos en las personas migrantes que han llegado a Chile. Especialmente, de quienes provienen de comunidades latinoamericanas empobrecidas que ven en nuestro país una tierra fértil de oportunidades, en la que podrían cumplir sus anhelos hoy estancados.


Desde Amnistía Internacional instamos al parlamento que tramitará el proyecto de ley, a revisar cautelosamente los efectos de lo que se propone, pues visualizamos una declaración escrita que dice querer abrir nuestras fronteras hacia una migración “regulada y en orden”, pero que propone medidas que causarán un efecto contrario

La mayoría de ellas ha viajado hasta el fin del mundo con la idea de que aquí efectivamente “se quiere al amigo cuando es forastero”, como reza otra popular canción y, por lo mismo, han dejado todo- incluso a su propia familia- con el fin de encontrarse con una nación que les debería respetar sus derechos humanos y abrazarlos sin temor. Así, construiríamos entre todos y todas, una sociedad llena de riqueza multicultural.

Por ello, es comprensible que desde la sociedad civil y comunidades migrantes en Chile se esté recibiendo con preocupación el reciente anuncio presidencial, con el que se dieron a conocer las indicaciones que se propondrán al Congreso para tramitar una Ley de Migraciones que reemplace a la regulación existente, la cual data de 1975.

Desde Amnistía Internacional, compartimos ampliamente estas aprehensiones. En particular, creemos muy lamentable la intención de reformar el sistema de visas actual hacia uno dirigido sólo para “ciertos” grupos societales de también “ciertas” comunidades latinoamericanas, visión marcada por un profundo enfoque utilitarista y de seguridad a la hora de regular la apertura de nuestras fronteras.

Así, sentimos que a contar de unas semanas se le exigirá a haitianos y haitianas una visa consular que- creemos- no sólo fomentará el ingreso por pasos irregulares a Chile, sino que además podría aumentar los alarmantes índices de tráfico humano, grave vulneración que- según ciertos reportes de medios de comunicación- ha sufrido ya algunas personas dominicanas que han llegado al país.

Recordemos que en 2013, durante el primer gobierno del Presidente Piñera, se les comenzó a exigir este trámite también en medio de un “boom” migratorio, y los resultados han sido nefastos: sólo la Fiscalía de Arica, en 2017, promedió tres causas diarias por ingresos de extranjeros en pasos irregulares; mientras que el propio Gobernador Marítimo reconoció- en un medio de circulación nacional, en febrero pasado- que “la gran mayoría son ciudadanos de República Dominicana, los que para ingresar a Chile requieren visa. Ese es el motivo por el que ingresan por un paso no autorizado”.

Entonces, ¿acaso no hemos aprendido nada desde 2013? ¿Por qué quisiéramos repetir una experiencia que ha sido probada como un fracaso a la hora de “regular la migración”? En ese sentido, y con la medida de “expulsión expedita” planteada, ¿qué pasará con las vidas de quienes queden a la deriva en alguna frontera chilena?

Adicionalmente, vemos con reparos el establecimiento de tres tipos de visas temporarias para permanecer en Chile, pues responden a un enfoque netamente utilitarista que deja fuera a quienes no cuenten con requisitos propios de las élites de cualquier país: que vengan con un emprendimiento o negocio listo; tengan un posgrado de una de las 200 mejores universidades del mundo o de alguna casa de estudios chilena acreditada.

Lo anterior contraviene el espíritu del mismo proyecto que establece, en su misma propuesta, que “la migración es una expresión de libertad y responde a la búsqueda natural de mejores condiciones de vida”, y no responde al sentido de solidaridad que tenemos tan impregnado como sociedad, con personas que sólo piden una oportunidad de desarrollar sus capacidades en un entorno más idóneo del que se encuentran actualmente.

Por todo, y aún cuando celebramos la intención de establecer una Ley de Migraciones que reemplace el reglamento decretado en dictadura, desde Amnistía Internacional instamos al parlamento que tramitará el proyecto de ley, a revisar cautelosamente los efectos de lo que se propone, pues visualizamos una declaración escrita que dice querer abrir nuestras fronteras hacia una migración “regulada y en orden”, pero que propone medidas que causarán un efecto contrario, potenciando eventualmente el rol despreciable de quienes trafican humanos y que sobrebeneficia a los estratos más privilegiados. Todo esto por encima de los que sueñan con encontrar un futuro mejor, en este país que se jacta de una estabilidad político-económica superior reconocida a nivel internacional.

El efecto migratorio sí, llegó a Chile y los ojos del mundo están por ello en nosotros. Entonces es hora de proyectar la imagen fraterna, solidaria y abierta que tenemos de sí mismos, y así no perpetuar las desigualdades de todo tipo que vivimos hoy; pues una nacionalidad, patrimonio económico, nivel educacional, color de piel o cualquier otro criterio externo al “ser humano”, no puede ser un impedimento para poder cumplir nuestros sueños, cuándo y dónde sea.

Daniela Barría
Coordinadora de Equipo de Migración y Refugio
Amnistía Internacional Chile

TAGS: #Igualdad #LeyDeMigración #Migrantes

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

16 de abril

Esto es como todas las cosas, se pueden llenar los envases pero hasta donde estos no se desarmen, Chile es aún un país con mucha carencias, desigualdad, miseria y falta de oportunidades de todo tipo, muchos compatriotas sufren esperas angustiosas por salud o por un remedio o droga que les salve la vida,hay falta de cupos para la educación y muchas familias se pasan media vida esperando un cupo para la vivienda, por ello resulta penoso, bastante triste, la falta de empatía con esos compatriotas y que se defienda una política de descontrol de la inmigración, solo porque es una orden de un organismo internacional, quizás deberíamos arreglar nuestras propias carencias antes de arreglárselas a otros países, naciones que en la mayoría de los casos tienen clases políticas corruptas e inmorales.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debe pues acordarse un nuevo contrato social donde cada región administrará los recursos que genera y aquellas ciudades o regiones que no les alcance para su subsistencia, pues negocien con aquellos prés ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Chile debe impulsar una ley de regionalización pareja

Son más de 70 permisos viciados, con inversiones privadas del orden de unos cuantos miles de millones de dólares, con utilidades conjuntas aproximadas de 500 millones de dólares, teniéndose presente que ...
+VER MÁS
#Ciudad

Otros guetos verticales ilegales en Santiago

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado