#Ciudadanía

Hinzpeter y la crisis del Estado de Derecho

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
La separación de los poderes del Estado es condición sine qua non para asegurar la libertad en un estado democrático. Es doctrina, según Locke, que no hay libertad posible, si el poder judicial va unido al poder ejecutivo, porque entonces el juez podría tener la fuerza de un opresor. Bajo el principio de separación de los poderes en un Estado de Derecho, la arremetida del ejecutivo a través del ministro Hinzpeter, de incorporar a la Fiscalía Nacional a sus estrategias para reducir los índices de delincuencia, es inadmisible. Por la naturaleza de sus tareas, el poder judicial y sus fiscales, jamás debieran concurrir a reunión alguna que tenga que ver con seguridad ciudadana -tarea de la exclusiva incumbencia del ejecutivo- a no ser que sean invitados como observadores. Ley de oro para el poder judicial y la Fiscalía Nacional, es que mientras más lejos estén del gobierno, mayores serán las garantías y perspectivas de los derechos ciudadanos. Presionar al poder judicial y a sus fiscales para que sujeten su quehacer a las necesidades del gobierno, sería como poner una camisa de fuerza a la ley y colocar a la justicia en un callejón sin salida. Aun admitiendo que un fiscal puede cometer un error u obrar sin celo jurisdiccional, su independencia es un rasgo inexcusable de su ministerio, que como cualquier órgano del Estado, está sometido a controles internos, siempre perfectibles. Por algo la Constitución chilena, en su artículo 73 capítulo VI, señala respecto de la autonomía del poder judicial que, ni el ejecutivo ni el congreso, pueden “en caso alguno” “revisar los fundamentos o contenido de sus resoluciones”.
 
Se afirma  que hay dos errores en  la administración de justicia que una sociedad no tolera: la impunidad de un delincuente y el ingreso a prisión de un inocente, razón por la que en los procesos penales  se manifiesta con meridiana claridad el carácter democrático de un Estado. Por eso es tan importante que se sancione al responsable de la comisión de un delito, luego de que la comprobación de su responsabilidad penal se realice en forma justa, respetando los derechos fundamentales del imputado. El hecho de que un gobierno espere que, para mejorar los altos índices de delincuencia imperantes en el país, los fiscales deben meter a más ciudadanos a la cárcel es una inconsecuencia doctrinaria. Y más lo es su pretensión de someterlos al escrutinio del poder ejecutivo, porque, como consecuencia de ello, los derechos de todo ciudadano acusado de un delito, se ven objetivamente mermados, puesto que en el estudio de su aplicación se estarían anteponiendo intereses personales, en este caso los relativos a los ascensos y logros individuales de los fiscales. Nunca la ley aquí se ha visto más en peligro de perder la auténtica lógica de que el acusado no es culpable hasta que un tribunal competente  demuestre lo contrario.
 
A la luz de los últimos acontecimientos, causan verdadera alarma los dichos irresponsables de algunos ministros y legisladores de gobierno, como los del ciudadano Monckeberg de RN: “El Ministerio Público no sólo está para investigar los delitos sino también tiene que coordinarse de mejor manera con los diferentes actores en materia de seguridad pública para obtener mejores resultados”.
 
Lo absurdo de esta declaración está, precisamente, en que busca concomitancia donde jamás debe haber siquiera comunicación, so pena de caer en ejercicio de mala justicia. ¿Coordinarse para distraer su atención de sus graves responsabilidades, como es la justicia plena y la salvaguarda de la libertad en un Estado de Derecho? ¿Cuántos hombres justos, no ya delincuentes, debieron sufrir la coordinación del ejecutivo con el poder judicial durante la dictadura? (por poner un ejemplo extremo en materia de irrespeto entre los poderes del Estado). Aquí, en vez de perfeccionar el Estado de Derecho, se lo está sometiendo al oportunismo propio de las políticas fracasadas, saltándose el Ministerio del Interior la doctrina para crear un fantasma distorsionador de los principios democráticos, y lo hace al publicitar, mañosamente, que las garantías del delincuente estarían por sobre las garantías de las víctimas. En consecuencia, su intromisión es como si buscara –aparte de eludir sus propias responsabilidades- degradar a la Fiscalía Nacional en la correcta aplicación de la justicia.
————–
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

19 de Diciembre

Fe de erratas. la primera oración debe decir: “La separación de los poderes del Estado es condición sine qua non para asegurar la libertad en un Estado democrático organizado como sistema republicano de gobierno”.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Como diría Francisco de Asis, lo poco que necesito lo necesito poco, y quiero que así sea. Pero mi felicidad sencilla no está permitida en el proyecto neoliberal que resignificó el mérito
+VER MÁS
#Ciudadanía

Quiero ser pobre

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista