#Ciudadanía

Fluoxetinocracia… el problema no es la farmacia.

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace días salió en las noticias que el consumo de fluoxetina sin prescripción médica ha subido un 800%. La medida propuesta es exigir a las farmacias que pidan y retengan recetas, además de pedirles a los framacéuticos y dependientes de la tienda que "eduquen" al nervioso comprador respecto al a importancia de que asista a un médico para que se lo prescriba.

Quién siga creyendo que el problema de la fluoxetina es la farmacia está tan perdido como quien cree que el problema de la educación es sólo la escuela.

El viejo Sócrates hace sus buenos años nos señaló que un buen camino para encontrar la solución a los problemas es hacer buenas preguntas y tal vez sería bueno saber por qué cresta la gente busca refugio en la pildorita, por qué siente tanta ansiedad, por qué siente física y sicológicamente que la vida es una aventura ante la cual sus fuerzas no son capaces de responder.

El problema no es ni siquiera del Ministerio de Salud. Tal vez ahí esté, justamente, el error: abordar estos problemas desde el hallazgo menor, desde la acción simple y anecdótica de la mera adquisición. Los problemas de salud mental de nuestra sociedad son reflejo de una sociedad patologizada, tóxica, que enferma y aplasta a quienes tienen menos herramienta para enfrentar una vida egoista, exitista y consumista.

Lo comparo también con la educación, pues muchas veces se piensa, por ejemplo, que mejorar la educación es tener la capacidad de tener muchos "Liceos 1", "Institutos Nacionales" y "Carmelas Carvajales".

Yo estudié en el Carmela Carvajal, pertenecí al primer Centro de Alumnas que se conformó cuando llegó la democracia y, sin desmerecer a grandes profes que nos alentaban a ser algo más que buenas alumnas, el principal discurso que escuché, era que estabamos destinadas a ser "exitosas". Por lo tanto, debíamos aprovechar la oportunidad y de seguro llegaríamos lejos y podríamos aspirar a ser las profesionales que, finalmente, llegamos a ser.

El tema es que nadie me dijo nunca que debía ser una persona solidaria, que tenía que disponer parte de mi talento en la construcción de una sociedad más justa, más equitativa. Nadie me dijo nunca que debía devolver la mano por la oprtunidad que recibí; más bien me alentaron a competir, a salir adelante, a ser ganadora, pero sola.

Mi profesora de cuarto medio nos decía a final de año, con cierta pena, "no entiendo por qué ustedes son tan competitivas" (éramos uno de los mejores cursos). La respuesta era bien simple : porque 4 años de educación no son en vano, "fuimos el buen resultado del sistema".

Por suerte la mayoría, o al menos mis bellas amigas y yo, veníamos de hogares de clase media, esforzada y con una buena dosis de conciencia social, que nos hacía complementar la formación con la pertinente crítica reflexiva entremezclada en las lecciones del aula de los pocos profesores que nos alentaban a ver más allá del éxito y de nuestros arrogantes pasos sólidos en la búsqueda del cartoncito.

Pero está claro: en el mejor de los casos, la formación "estrella" del Estado, es absolutamente funcional a una sociedad egoísta y exitista.

Mi hija estudia en el Liceo 1 y una de las cosas que más me gustaron cuando entró al liceo fue el discurso de la directora, porque lo tiene claro: forma niñas que pueden llegar a ser líderes en nuestra sociedad y es absolutamente necesario que comprendan en su justa dimensión lo que eso significa. La idea es buena y el discurso en general se alimenta de algunas acciones correlativas, pero claramente insuficientes.

Las sociedades sanas y a escala humana solo se pueden reconstruir teniendo en cuenta que tenemos como misión generar una sociedad que, como dijo Alberto Hurtado, no confunda la Justicia Social con la Caridad, donde todos son importantes en tanto cumplen con un simple requisito:ser humanos.

Si insistimos con las medidas parche como echarle la culpa al señor de la botica por la venta indiscriminda de la pildorita de la felicidad o si seguimos pensando que el problema de la educación es solo pagar la deuda histórica, estamos perdidos y, les aseguro: el próximo mejor candidato terminará siendo el que nos asegure fluoxetina en la canasta familiar mensual.

 

________________________________________________________

 

Foto: 212.The world is watching you – lism

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo