#Ciudadanía

¿Es tiempo de una nueva Constitución?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

¿Es necesaria una nueva Constitución?

Evidentemente, dependerá de la posición política del observador, si usted está conforme con el sistema y con nuestras autoridades, evidentemente no. Tal vez nuestro principal problema como sociedad es que no estamos de acuerdo y nuestras instituciones políticas y jurídicas para resolver las discrepancias han caído en desgracia, sin que tengamos las herramientas para remplazarlas por otras de mejor pronóstico.


Una nueva Constitución es necesaria y conveniente. Puede facilitar una respuesta adecuada a las movilizaciones sociales que nos han estremecido. Pero debe generarse con calma y buena letra. Lo que no significa evadir el desafío, sino simplemente abordarlo con altura de miras y sin menospreciar a quienes no estén de acuerdo, en parte, en algo o en todo.

Si usted realmente quiere que se realicen transformaciones importantes para lograr la mejoría de la calidad de vida de quienes no han accedido a los beneficios del crecimiento en Chile, una nueva Carta Fundamental le debería parecer un punto de partida realista y sólido para cambios a corto, mediano y largo plazo. No porque en ella se detallen las medidas que lo permitan, ni un programa, ni carta Gantt alguna, sino porque la actual Constitución Política establece la institucionalidad vigente y, con ella, las posibilidades de transformación son mínimas.

Mínimas, por la consagración de un sistema de derechos fundamentales fundado en el predominio del derecho de propiedad privada y el rol subsidiario del Estado, que relativiza derechos sociales como salud, educación y trabajo. También el acceso razonable de las personas a bienes universalmente considerados públicos, como el agua.

Mínimas porque el trabajo legislativo está obstaculizado por exigencias desmesuradas de quórum para leyes sobre aquellas materias cuya modificación es urgente. Un sistema que es bastante extraño en derecho comparado, que distingue leyes orgánicas constitucionales, otras de quórum calificado y otras leyes simples. Solo en éstas últimas una mayoría simple tiene posibilidades ciertas de hacer transformaciones. Pero son las materias menos importantes, las triviales. Y esto es intencionado, la voluntad del constituyente fue expresamente apostar por la permanencia e inalterabilidad del sistema.

Mínimas porque la Constitución de 1980 estableció un gigante autónomo y de tremendo poder, como Tribunal Constitucional, que controla la constitucionalidad de  buena parte de las leyes antes de su publicación, una función contramayoritaria, también establecida en pos de la estabilidad. Lo anterior, además de la facultad de revisar la aplicación concreta de las leyes después que han entrado en vigencia (rol que muchos consideran razonable situar dentro de la competencia de los Tribunales Superiores de la Justicia Ordinaria)

No olvidemos que además, a buena parte de nuestro país le desagrada estar sometido a un texto fundamental que se generó y aprobó en dictadura, por los ideólogos de la misma y que con el tiempo ha sido sujeta a modificaciones cosméticas y acomodaticias.

¿Cómo hacerlo? ¿Lo hacemos ahora en medio de la crisis? Preguntas de difícil respuesta. Patricio Zapata, especialista democratacristiano de bastante prestigio afirma “siempre ha estado la necesidad de cambiar la Constitución, esto no es artificial. De lo que no estoy seguro es que seamos capaces de tener la suma de generosidad, talento y rigor que supone una tarea de esta envergadura”.  Enrique Navarro Beltrán, no menos prestigioso académico, es bastante más escéptico y defendiendo la idea de que las transformaciones pueden efectuarse dentro del texto de la actual constitución sin necesidad de una nueva, señala: “Un proceso constitucional es algo serio para ser discutido de manera frívola y ligera. Exige en primer lugar una ciudadanía que conozca la de verdad lo que establece la Carta Fundamental y su exacto alcance”. En el otro extremo tenemos al profesor Jaime Atria, tal vez quien más ha defendido la urgencia de una nueva Carta Magna y quién ve además en el proceso beneficios secundarios para el sector político que promueve los cambios sociales: “Yo creo que la necesidad de una nueva constitución a través de una asamblea constituyente es probablemente el tema que más claramente puede unir a la oposición”.

A mi juicio, una nueva Constitución es necesaria y conveniente. Puede facilitar una respuesta adecuada a las movilizaciones sociales que nos han estremecido. Pero debe generarse con calma y buena letra. Lo que no significa evadir el desafío, sino simplemente abordarlo con altura de miras y sin menospreciar a quienes no estén de acuerdo, en parte, en algo o en todo.

Es hora de aprender de los errores del pasado y construir un futuro común sin violencia, pero trabajando con urgencia.

O acostumbrarnos al ruido ambiente y a presenciar como la hoguera arde hasta que empecemos a quemarnos todos y cada uno de nosotros.

TAGS: #EstoPasaEnChile #NuevaConstitución

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Javi-Al

06 de Noviembre

Leyendo su artículo, concuerdo con el especialista que es más escéptico. Sobre el tema, parece que siempre se está legislando en un clima caliente, con los hechos aún en desarrollo, en forma apresurada y con los mínimos consensos. Tengo la sensación que muy pocas personas ven la profundidad del tema, ni siquiera lo sospechan. No tengo idea donde terminará todo esto, ni quien ganará este verdadero gallito entorno a esta carta de navegación, porque aunque se diga que este constructo es muy técnico, en realidad se sustenta en una visión ideológica, además hay que entender que no es la panacea, pero si no se toman las precauciones para caucionar algunos principios no transables, los futuros frutos, tan esperados, podrían ser muy amargos.

07 de Noviembre

El problema es que se cree que en la Constitución de debe decir todo.
¿Que pasa si hacemos una Constitución como la Inglesa, que no dice nada?
Si se sigue pretendiendo decir que una Constitución arreglará los problemas de las personas, es falaz. Si se pretende decir que, cambiando la actual, los problemas se arreglarán, también lo es. Lo que se busca es tratar de poner una Constitución que diga muchas cosas para normar a los ciudadanos desde la raíz, para reformatearlos. ¿Quienes quieren el reformateo?..los políticos de izquierda, que hábilmente disfrazan el tema como la “solución ciudadana”.
La Constitución son solo lineamientos generales para que las leyes hagan sentido. Si las leyes se cambian todo el tiempo, la sociedad se estanca. Por lo mismo, tener una Constitución duradera es tremendamente importante. Los países mas exitosos del mundo no cambian la Constitución todo el tiempo.

Ver todos
Ocultar