#Ciudadanía

En nombre del populismo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En las arenas políticas de la actualidad una nueva palabra se lee y se escucha de forma común con tono despectivo: “populismo”.

Se presume que el populismo es sinónimo de demagogia, de retórica vacía, una herramienta política amoral, pero el populismo obedece verdaderamente a una esencia de trascendencia más potente y significativa.

Populismo es la prolongación de la voluntad del pueblo (comunidad política y soberana). Se podría decir que es la expresión visceral-intestinal de los anhelos más profundos de la comunidad por la justicia social, el rechazo a los estamentos gubernamentales, a las autoridades, al globalismo, a los dogmas neoliberales.


El populismo da cuenta de que la comunidad ciudadana tiene vida, es orgánica, se enfurece, se entristece, se alegra, se moviliza, crea y destruye. Es el monstruo, el mutante verdugo, el titán terrible con poder para desatar el apocalipsis, la gran rebelión.

Numerosas autoridades y partidos políticos demonizan el populismo ¿por qué? Porque el populismo que surge como reacción a los Estados liberales, sin una estructura formal definida, impredecible, como un mutante todopoderoso que en cualquier momento pudiese destruir todo a su paso, también tiene el poder para derribar sistemas que no les representan.

Los partidos políticos que obedecen por ley a un statu quo, se ven desafiados por nuevos movimientos sociales y grupos de presión ajenos a todo marco regulatorio, directriz e incluso ideología. Son organizados por ciudadanos disconformes con el sistema, contra el endeudamiento, contra el lucro educativo, contra los monopolistas, contra la corrupción, etc. Generalmente establecen sus propias bases y mecanismos de elección de dirigentes, es la fuerza popular emergente que también se compone de estudiantes universitarios de clases medias bajas que han adquirido conocimientos para obrar desde sus barrios, organizando movimientos con amigos, vecinos e intelectuales afines, publicando, movilizándose, armando actividades artísticas, solidarias y culturales.

Los Estados modernos liberales han enfrentado esta amenaza populista con la difamación constante de la palabra, y por qué no decirlo, han aplicado incluso la fuerza pública contra sus propios ciudadanos movilizados, lo que da a entender el fracaso absoluto de éstos Estados neoliberales que han monopolizado el concepto de democracia. Cuando la ciudadanía es aplastada por las fuerzas de orden y una clase política, entonces la democracia pierde todo sentido.

Si la democracia la ejerce el pueblo con voluntad libre y soberana, tiene el derecho absoluto para emprender la rebelión contra tiranías y oligarquías que menoscaban el bien común. El populismo da cuenta de que la comunidad ciudadana tiene vida, es orgánica, se enfurece, se entristece, se alegra, se moviliza, crea y destruye. Es el monstruo, el mutante verdugo, el titán terrible con poder para desatar el apocalipsis, la gran rebelión.

Los corruptos y usureros son como las criaturas viscosas que se arrastran en lugares lúgubres, húmedos y oscuros. El pueblo vivo que marcha es un rayo de luz letal que da origen a la vida buscando la dignidad y la justicia. Cuando las hojas muertas del otoño son azotadas con violencia por la vorágine de la primavera hay rebelión. Cuando el recién nacido rompe el vientre de la madre para enfrentarse a la vida, hay rebelión. Cuando los pueblos deciden arrojar de sus hombros el peso que los encorva, y deciden tomar el peso titánico de su propio destino, desafiando a las tiranías, entonces hay rebelión. El populismo es un arma letal.

TAGS: #Populismo #SociedadContemporánea

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

La noción de supervisión es una de las más relevantes en el ejercicio profesional de la clínica y la psicoterapia, ya que va indisociablemente relacionada al de formación continua y análisis del propi ...
+VER MÁS
#Salud

Sobre la Supervisión en psicoterapia