#Ciudadanía

Empoderar a la sociedad civil para la inclusión en discapacidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Para las personas que no están familiarizadas con la realidad de las personas en situación de discapacidad, es importante aclararles que estos grupos no componen una realidad homogénea. Por el contrario, están muy lejos de serlo. No obstante, para un grupo importante de personas, hablar de discapacidad es asociarlo inmediatamente a los eslogan clásicos que se nos ha proyectado tradicionalmente a través de los medios de comunicación masivos: niños con problemas de salud con consecuencias físicas o intelectuales, en una silla de ruedas o con Síndrome de Down y “todos unidos” por nuestra causa, sin división alguna de opinión entre ellos.


Si bien en la presente década han surgido importantes políticas públicas destinadas a disminuir las brechas de inequidad en estos grupos, no podemos desconocer que regularmente estos recursos no logran llegar adecuadamente a los territorios ni alcanzar a los beneficiarios potenciales.

En primer lugar, es de suma relevancia conocer que la realidad social de las personas en situación de discapacidad es tremendamente heterogénea y difícil de encasillar. Más del 90% de las PsD poseen 15 o más años. Además, el 50% de ellos pueden realizar numerosas actividades de forma autónoma, en atención a que sus dificultades son en grado leve. Cabe destacar que 3 de cada 4 no realiza un trabajo remunerado y 1 de cada 3 posee solamente enseñanza básica incompleta. Frecuentemente asimilamos los problemas físicos como los predominantes, pero 2 de cada 3 PsD posee otro tipo de déficit no necesariamente físicos (auditivo, visual, psiquiátrico, visceral o múltiple). Lo más relevante es que menos del 10% de ellos declara haber recibido un servicio social alguna vez en su vida.

Lo explicado anteriormente nos habla de una realidad dura, no asociada necesariamente a la pobreza extrema, pero con componentes muy difíciles de trabajar como sociedad, como es la desigualdad. Es un hecho objetivo que las personas en situación de discapacidad se encuentran en una posición desventajosa con respecto al resto de la población.

Si bien en la presente década han surgido importantes políticas públicas destinadas a disminuir las brechas de inequidad en estos grupos, no podemos desconocer que regularmente estos recursos no logran llegar adecuadamente a los territorios ni alcanzar a los beneficiarios potenciales. Como ejemplo, nos sucede regularmente como ONG que en el proceso de prescribir y entregar ayudas técnicas (prótesis, órtesis, audífonos, entre otros) para los beneficiarios del programa Chile Solidario y/o Chile Crece Contigo, son muy pocas las personas que consultan, pese a que los beneficios son muy expeditos y la brecha es relevante. En una conversación de pasillo con un funcionario municipal, la respuesta fue muy sencilla “los programas como Chile Solidario no llevan un catastro efectivo respecto de quien tiene discapacidad y pudiera requerir de ayudas técnicas”.

La realidad comprendida a partir del ejemplo puesto en el programa Chile Solidario no difiere de otros contextos, como la integración escolar, la inclusión productiva, accesibilidad, recreación, entre otros. Cuando tenemos que dimensionar la oferta pública para personas en situación de discapacidad, uno de los primeros elementos que son distinguibles corresponde a la débil articulación entre los distintos programas públicos dirigidos a las PsD. Esto dificulta la comprensión para el ciudadano común y da la impresión que la persona accede a los beneficios producto de su propia “viveza” más que por la intención real del programa, que es el aportar calidad de vida tanto a la PsD como su familia.

Uno de los anuncios relevantes de este gobierno es la creación de una Subsecretaría de la Discapacidad, lo cual sin duda aportará más y mejor gestión, así como atribuciones y presupuesto focalizado dirigido a las PsD. Pero otra parte, un anuncio de estas características debe complementarse con un conjunto de ONG’s y organizaciones comunitarias de y para personas en situación de discapacidad potentes y empoderadas en las tareas que como sociedad debemos trabajar para lograr una sociedad más inclusiva.

De este modo, si el Estado desea que la futura Subsecretaría sea eficaz en el desarrollo de políticas públicas hacia la inclusión de PsD, debe generar instancias con recursos definidos y empoderar a la Sociedad Civil que trabaja por la inclusión. Por una parte, hacia las ONG’s que ejecutan políticas públicas, las cuales debieran contar con alto énfasis en la inclusión educativa, inclusión productiva y accesibilidad. En paralelo, promover el fortalecimiento de las organizaciones locales, como Juntas de Vecinos y Uniones de Adultos Mayores, en donde existan comités de discapacidad. Es necesario que el Estado empodere y transforme a las organizaciones locales en instancias que apoyen y colaboren en el desarrollo social de las personas en situación de discapacidad y sus familias.

Por último, una estrategia muy relevante es promover una legislación que obligue la implementación de Oficinas Comunales de la Discapacidad y que estas no dependan de la voluntad de Alcaldes más o menos sensibilizados. Sin duda que con instrumentos político-estructurales basados en la descentralización y la democratización, podremos disminuir significativamente la inequidad que actualmente condena a un grupo mayoritario de personas en situación de discapacidad.

TAGS: #Desigualdad #PolíticasPúblicas Discapacidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El Gobierno ha perdido el control de la Agenda y extrañamente su demora en retomarlo le está golpeando bajo su línea de flotación
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Piñera y oposición imaginaria

Chile no cuenta con una política ambiental que haya sido debatida en regiones, de manera participativa, donde se plasmen diversas opiniones que definan la orientación definitiva que el país debe tener no ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Algunas cuestiones ambientales y la política ambiental que nos falta

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes

Todas las instituciones de educación superior debemos comprometernos con asegurar la protección de quienes denuncian, generar instancias de acompañamiento de las víctimas, así como agilizar los procedi ...
+VER MÁS
#Educación

Equidad de género universitaria: Dialogar para avanzar

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

La solución para el escenario de crisis que enfrentan los medios tradicionales pasa por fortalecer y por creer en los equipos que convierten las ideas en contenidos
+VER MÁS
#Medios

Cierre de medios de comunicación: Pantalla fría, páginas en blanco