#Ciudadanía

El poder del nosotros: el cardumen

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Una sociedad que se dice moderna, que pretende serlo mediante el aumento de índices puramente económicos, socava finalmente los fundamentos de su propia estructura. Frente a este escenario, los nuevos movimientos sociales empoderados tecnológica y comunicacionalmente ayudan a derribar el mito más arraigado en las sociedades modernas: el mito del Estado nacional como única alternativa y garante del bienestar social y democrático.

El 2012, ha sido un año más de movilizaciones en todo el mundo. En Latinoamérica se sucedieron los movimientos Yo Soy 132 delos Estudiantes mexicanos; el movimiento estudiantil chileno continuó su lucha por una educación gratuita y de calidad; y el EZLN volvió a aparecer con una marcha silenciosa que se escuchó fuerte y clara, por nombrar algunos. Pero ¿en qué consiste esta configuración de ciudadanos, de estudiantes, de personas de a pie que hacen causa común con reivindicaciones sociales que parecen aisladas?

Para el mundo del blog, el tema de este año fue precisamente el poder del nosotros, pero ¿quienes son/somos nosotros?

Se deduce que nosotros, son aquellos que han dado un dinamismo con una eficacia sin precedentes a la forma de manifestarse socialmente gracias —en muy gran medida— a las facilidades de las tecnologías de la información y a la proliferación de redes sociales virtuales que permiten comunicarse como nunca antes en la historia. Las ventajas multimediales favorecen enormemente el flujo de ideas, convirtiendo los medios —digitales principalmente— en un arma que, bien utilizada, puede ocasionar irritaciones a los gobiernos del mundo globalizado.

¿Nosotros quienes? Nosotros, el 99%, decían las pancartas en el movimiento Occupy Wall Street en Nueva York, personas corrientes cansadas de las injusticias y las arbitrariedades de un sistema funcional a los intereses de los más poderosos y en desmedro de los más débiles; esos nosotros que fueron elegidos el año 2011 como personaje del año por la revista Time: los manifestantes.

Los movimientos sociales encarnan a la perfección ese poder del nosotros, que como un monstruo dormido, se yergue no para dar forma a un inexpugnable Leviatán hobbesiano sino para dar forma a un corpus igual de inmenso que hace frente a los colosos y desgastados estados nacionales, así como para ponerle embelecos al Juggernaut giddensiano. Esto es apreciable en sociedades con un alto nivel de desarrollo democrático, económico y científico-técnico, pero también claramente en países periféricos.

La sorpresiva primavera árabe ha sido el despertar más violento de esas masas descontentas que, a punta de balas, han luchado por lo que consideran justo, haciendo frente a dictaduras que parecían imbatibles, no solo por su larga data, sino por la crueldad de esos regímenes. De una manera u otra está surgiendo y conformándose una conciencia global facilitada por las redes virtuales transnacionales globales (consecutivamente reales) contextualizadas en una sociedad de la información.

A pesar de que el historial de movimientos sociales en Sudamérica es bien extenso (desde el movimiento de los sin tierra en Brasil, pasando por el movimiento por el agua en Bolivia) en Chile el reciente movimiento estudiantil y su germen, el movimiento pingüino del 2006, ha puesto a la ciudadanía en esa ola global y esperanzadora del despertar social. No obstante es necesario —para que dichos movimientos tengan un efecto real, duradero y significativo— converger con otras reivindicaciones que abogan por otros derechos y que una mirada somera las apreciaría como disímiles. Estas son las reivindicaciones de género e indígenas. Cada reivindicación de género e indígena sumaría un avance insoslayable para una sociedad, una modernidad efectivamente democrática y participativa.

A pesar de que en una modernidad inconclusa, los sujetos sociales en apariencia parecen estar disgregados y sin un corpus claro ni definido, es precisamente la desaparición del otro -el otro como sujeto de la sociedad moderna industrial y/o periférica- lo que propicia este corpus inaprehensible, siendo esta característica su mayor ventaja. Inaprehensible no tan solo para los agentes políticos y económicos, sino incluso para nosotros mismos.

¿Por qué? porque cada una de esas conciencias contiene el potencial de una nueva civilidad para hacer frente a las viejas formas de generar conocimientos y políticas excluyentes; conciencia global que propicia una nueva forma de hacer política verdaderamente integradora. Es precisamente esta crítica -que está disminuida por esa ilusión de modernidad que ahora confrontamos con el poder del nosotros– la que pretenden vitalizar los diferentes movimientos sociales, nacionales o transnacionales.

¿Cómo? la respuesta sugerida por los movimientos sociales es invertir las viejas formas de hacer política, conformar una sociedad verdaderamente justa desde abajo, a diferencia de las políticas elitistas y tecnócratas que han prevalecido hasta ahora.

El (noble) propósito transversal de todos estos movimientos sociales es hacer precisamente más democráticas las democracias nacionales a través de una organización subpolítica que se alimenta de una desobediencia creativa como fuerza compensadora de las políticas desde arriba. Los movimientos sociales componen un acto de afirmación de la sociedad civil (sub)políticamente creativo y legítimo a falta de visión de futuro de las elites tecnócratas

Una sociedad que se dice moderna, que pretende serlo mediante el aumento de índices puramente económicos, socava finalmente los fundamentos de su propia estructura (como hemos visto en las últimas crisis económicas globales). Frente a este escenario, los nuevos movimientos sociales empoderados tecnológica y comunicacionalmente ayudan a derribar el mito más arraigado en las sociedades modernas: el mito del Estado nacional (en algunos casos ayudados por las economías neoliberales) como única alternativa y garante del bienestar social y democrático.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
servallas

08 de Enero

Buen acercamiento, suena bien , tiene buen aspecto, pero es muy inocente, lamentablemente estos cardúmenes carecen de cabeza, a falta de ella, , siempre terminan guiándolos los tiburones.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La dignidad que hemos recorrido funda una antropología filosófica. Una donde es posible señalar la posición de cada cosa existente respecto de ella. El ser humano queda dotado de una centralidad incompa ...
+VER MÁS
#Cultura

Antropocentrismo desde una doctrina feliz de la dignidad humana

Es tremendo generalizar y siempre colocar a les jóvenes como los criminales, los indolentes, los irresponsables, los que no están “ni ahí” como bien dijo alguna vez el ex Subsecretario de Redes Asist ...
+VER MÁS
#Política

Juventud en pandemia: Fiestas clandestinas, fases, toque de queda

La derecha tiene más claridad respecto de la sociedad en que aspira vivir, pero eso no significa que en su seno no existan diferencias sustantivas
+VER MÁS
#Política

Partió la bolita

Me fascina hablar con personas desconocidas porque son un ramillete de colores, esperanza, vivencias, aprendizaje, no importa en torno a qué gire la conversación, siempre se aprende algo nuevo con ellas y ...
+VER MÁS
#Cultura

La mujer de ternura en los ojos

Nuevos

La dignidad que hemos recorrido funda una antropología filosófica. Una donde es posible señalar la posición de cada cosa existente respecto de ella. El ser humano queda dotado de una centralidad incompa ...
+VER MÁS
#Cultura

Antropocentrismo desde una doctrina feliz de la dignidad humana

Es tremendo generalizar y siempre colocar a les jóvenes como los criminales, los indolentes, los irresponsables, los que no están “ni ahí” como bien dijo alguna vez el ex Subsecretario de Redes Asist ...
+VER MÁS
#Política

Juventud en pandemia: Fiestas clandestinas, fases, toque de queda

La derecha tiene más claridad respecto de la sociedad en que aspira vivir, pero eso no significa que en su seno no existan diferencias sustantivas
+VER MÁS
#Política

Partió la bolita

Me fascina hablar con personas desconocidas porque son un ramillete de colores, esperanza, vivencias, aprendizaje, no importa en torno a qué gire la conversación, siempre se aprende algo nuevo con ellas y ...
+VER MÁS
#Cultura

La mujer de ternura en los ojos

Popular

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de r ...
+VER MÁS
#Política

Los cuicos y extranjeros

No necesitamos superhéroes convencionales, necesitamos ciudadanos, informados y conscientes, necesitamos proyectos colectivos, necesitamos esperanzas en la sociedad
+VER MÁS
#Política

Super héroes convencionales

La vida nos enseña que tanto las enfermedades, como el tratamiento y la muerte al fin, están dotadas de clase social, por una condicionante social que es el cuidado, el reposo, el tratamiento oportuno, la ...
+VER MÁS
#Política

La metáfora de la Muerte Roja

El seguidor de extrema derecha odia por igual a negros, judíos, latinos, árabes, feministas y cualquier otro grupo que invada según ellos su espacio nacional conquistado a los nativos, después recuperad ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y la revuelta de los bastardos