#Ciudadanía

Derechos de la infancia y adolescencia: deudas pendientes

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Por mucho tiempo, el Derecho de los niños/as y adolescentes fue visto como un conjunto de normas jurídicas de menor rango, en desarrollo o, en definitiva, como una ciencia que no se ajustaba a los temas “relevantes” en materia jurídica. Los niños/as y adolescentes eran analizados desde la perspectiva de la dependencia, de la carencia y que no gozaban –como grupo social- de derechos, o cuyos derechos estaban supeditados a los derechos de los adultos. Es decir, una mirada adultizada hacia éstos como objetos sólo de protección.

Hoy esa mirada ha cambiado. La progresividad del Derecho Internacional de los Derechos Humanos y la lucha de la sociedad civil organizada, han instalado el tema de la niñez y juventud como prioritario para los estados. De hecho, la Convención de los Derechos del Niño, es el instrumento internacional de Derechos Humanos más ratificado del mundo. Sólo Estados Unidos y Somalía no la han firmado, lo que sin duda indica, al menos, el interés en que sus disposiciones se apliquen a aquellos estados que la han ratificado.

La Convención fue ratificada por Chile el año 1990, obligándose a garantizar y promover los derechos ahí contenidos. Si bien el documento consta de 54 artículos, existen cuatro principios fundamentales; la no discriminación, el interés superior del niño, supervivencia, desarrollo y protección, además de la participación en las decisiones que los afecten. La Convención aglutina derechos civiles y políticos; sociales y culturales e incluso incluye derechos de los pueblos, lo que implica un documento completo para ser utilizado a favor de los  niños/as y adolescentes.
 
En nuestro país, el Derecho de los  niños/as y adolescentes no comienza con la Convención, ciertamente.  Pero es al alero de esta normativa que se crean los Tribunales de Familia, regulados por la Ley 19.968; se establece una Justicia especial para jóvenes, regida por la Ley 20.084 eliminando la doctrina del discernimiento. La sociedad civil se organiza para propender a la educación de la población en materia de niñez y juventud  y,  en definitiva se crea una cultura de respeto y promoción de los derechos de la infancia.
 
En la actualidad, uno de los principales obstáculos para cumplir con las obligaciones internacionales en materia de infancia, es contar con un Servicio Nacional de niños/as y adolescentes que vele por separar las materias relativas a niños infractores de ley con niños/as y adolescentes víctimas de maltrato grave y delitos. Se requiere, también, que dicha repartición tenga el presupuesto e instalaciones para brindar una intervención especializada a cada situación, ya sea de infracción de ley penal o de niños que sean víctimas de maltrato o de delitos. Un servicio que se encargue de agrupar a todas las entidades que dicen relación con la infancia y armonizar las intervenciones en este sentido.
 
No hay en Chile una Ley de Protección de Derechos.  Aún no se elabora un plan de prevención de ilícitos en materia de infancia y juventud. La vigencia de la antigua Ley de Menores 16.618; las normas sustantivas contenidas en el Código Civil y Penal; y las reglas de procedimiento de los Códigos Procesal Penal y de Procedimiento Civil, son una clara muestra de la dispersión normativa, que en suma implica una vulneración a las garantías de los niños/as y adolescentes y una obligación no cumplida por el Estado Chileno. En esto sería ideal contar con un Código de la Niñez, que armonizara las normas en este sentido.
 
De la misma forma, falta la creación de un defensor de los derechos del niño, con plenas facultades para realizar acciones afirmativas en ámbitos administrativos y judiciales ante graves vulneraciones de los derechos de los niños/as y niños/as y adolescentes.
Los Juzgados de Familia han sido un paso importante para reconocer un espacio en que los niños/as y adolescentes puedan ejercer sus derechos.  Pero aún hay mucho por hacer. Por ejemplo, en materia de medidas de protección, el objeto es interrumpir la vulneración actual que sufren los niños. ¿Qué pasa con la promoción de derechos? ¿Es labor de los jueces, consejeros técnicos y abogados?
 
El avance del Derecho de Niños, no sólo depende de lo jurídico, sino de cómo esas normas puedan ser  exigidas. En este sentido, tiene incidencia directa la sociedad civil organizada, la que debiese promocionar los derechos de los niños y las obligaciones de las entidades encargadas de prevenir e intervenir a favor de los niños/as y adolescentes. 
 
El concepto de niños, busca eliminar la palabra “menores”, que desliza peyorativamente una idea de “sujeto en construcción”, “dependiente”.  El caso de los apodos y sobrenombres de  niños que tienen  identidad, y que fueron objeto de visualización de una catástrofe y de campañas políticas, son formas culturales que deben modificarse. De igual forma, utilizar a los niños como objeto de consumo, relacionar a las niñas con labores de aseo y vinculadas a productos de esa índole en televisión, genera en la sociedad una visión errada de lo que los niños requieren. En este ámbito hay mucho por hacer.
 
El caso de la “Revolución Pingüina” denota que los niños y jóvenes organizados pueden tener actoría e incidencia en materias que les afecten, en este caso la calidad de la educación. Ante esto, al parecer sí pueden organizarse e incidir en las políticas públicas al más alto nivel.
 
En resumen, la Convención nos ha entregado un mandato como sociedad, ver a los niños/as y adolescentes como personas, sujetos de derechos que deben ser respetados por el hecho de ser tales.  Las políticas públicas en materia de infancia deben tener en cuenta las especiales características de este grupo de la sociedad. La Convención es un tratado de Derechos Humanos que debe respetarse, pero es un piso, un mínimo, que puede incrementarse, no sólo con el establecimiento de instituciones y leyes, sino con una cultura de respeto de las personas, las que incluyen a los niños/as y adolescentes.
 
(*) Luis Cortes es abogado de FASIC y profesor ayudante de la cátedra de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Academia de Humanismo Cristiano.
—————————–
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de Agosto

Excelente columna Luis! A pesar de la ratificación de la Convención de Derechos del Niño por parte de Chile, hay mucho que avanzar aún y, como bien dices, no sólo en materia jurídica sino que con una cultura de respeto hacia nuestros niños/as y adolescentes.
A raíz del involucramiento que he tenido en el debate de la extensión del posnatal y de la relación indirecta que he tenido con el mundo de los jóvenes infractores de ley (mi marido es psicólogo y trabaja con jóvenes infractores de ley en una Fundación colaboradora del Sename), me da la sensación de que en ciertos aspectos hemos ido, como sociedad, en sentido contrario a los principios de la convención, “invisibilizando” a nuestros niños/as y adolescentes y sus necesidades. Por ejemplo, en cuanto al debate del posnatal, las necesidades del niño/a casi no han sido mencionadas. El informe final de la Comisión Mujer, Trabajo y Maternidad prácticamente ha obviado el “bien superior de los niños/as”, principio que, según entiendo de tu columna, Chile debería velar por cumplir.
La tasa de natalidad se ha reducido de manera importante en nuestro país y, en consecuencia, el número de niños/as por hogar también (según los datos de la CASEN, en 1990 había 1.16 niños/as por hogar y en el 2009 ese número baja a 0.78) y éstos pasan la mayor parte del tiempo en instituciones (sala cuna, jardín, escuela, guarderías), en jornadas muy extendidas. Nos hemos desligado de la responsabilidad de “criar” a nuestros niños/as. Muchas parejas o individuos optan por retrasar o de plano renunciar a la paternidad en virtud de hacer carrera, generar patrimonio o simplemente, “disfrutar la vida”… viendo a los niños/as prácticamente como un obstáculo para tener una vida plena y feliz, tanto en el ámbito laboral como personal. Simplemente, no son un tema… Evidencia de eso es tal vez la cantidad de visitas que ha tenido esta entrada, lamentablemente, mucho menor a otros temas que se han publicado en este sitio. Una entrada acerca de derechos de los animales posiblemente habría tenido más visitas…
En cuanto al tema de los niños/as infractores de ley, ni que lo digas! He sido testigo de la incertidumbre bajo la cual trabajan los organismos colaboradores del Sename y el bajo presupuesto destinado a los mismos, evidencia de una falta de “proyecto” nacional para abordar el tema.
Luis, espero que mucha más gente lea esta esencial columna. La seguiré difundiendo a través de distintos medios. 🙂

14 de Agosto

Exelente columna que aborda un problema que esta comenzando a ser visualizado por nuestra sociedad. Sin embargo que gustaría que los lectores lo asociaran además a la vulnerón de los Derechos del Niño y Adolescentesn en zonas de alta conflictividad como en l Araucanía donde carabineros constantemente esta hostigando y atropellando. en el conflicto estudiantil reciente, donde el señor Hinzpeter,Intendente y autoridades involuradas autoriza a carabineros a pasar en forma atropelladora y avasallante sobre nuestros adolescentes. etc, etc.
Esto comienza.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Su intención es inducir a error en la decisión de voto mintiendo descaradamente a favor de unos y en detrimento de otros
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con las fake news?

¿Cómo se puede juzgar a un niño o niña y expulsarlo de la institución sin siquiera saber el contexto en el que el o ella se desenvuelve?
+VER MÁS
#Educación

Penurias de la infancia en la educación chilena

¿Cómo se logra emparejar la cancha si, por una parte, somos líder en violar los derechos de los niños y, por otra, somos líder en dejar desastres en la educación pública?
+VER MÁS
#Educación

Los niños primero v/s La realidad

Es hora entonces de evaluar el fenómeno nacionalista en el mundo contemporáneo y actual, de una manera seria y objetiva, ya sea en lo cualitativo como en lo cuantitativo, alejándose de arquetipos anacró ...
+VER MÁS
#Internacional

Acerca del nacionalismo

Popular

Hoy como ayer el inmigrante se presenta como el enemigo común, la inmigración como la culpable de todos nuestros males, sean sociales y/o económicos, y las políticas xenófobas serían la cura.
+VER MÁS
#Sociedad

100 de la años de la 1era Guerra Mundial y vamos por el mismo camino del nacionalismo y la xenofobia

Las zonas de sacrificio ambiental vienen a generar un problema de fondo respecto a la protección de los Derechos Humanos
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Zonas de sacrificio ambiental: La Situación de Mejillones

Tenemos la obligación de ser más responsables y conscientes por nuestros niños y niñas de los problemas que puede traer un estilo de vida como el que se está formando por esta masificación tecnológic ...
+VER MÁS
#Salud

La tecno-infancia y su consecuencia

Refundar barrialmente nuestra comuna es una necesidad que resulta evidente y que debe transformarse en una política pública cuyo origen, resolución y aplicación, debe ser a través de un proceso con par ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Conchalí: Refundación barrial camino al centenario