#Ciudadanía

Crisis de confianza ¿No será eso una buena noticia?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Últimamente ha pasado a ser un lugar común lamentarse cómo la desconfianza se ha instalado en nuestra sociedad. Permítaseme desconfiar de esta afirmación. No es que hoy seamos más desconfiados que antes, es la manera de construir la confianza la que ha cambiado definitivamente. Y es una muy buena noticia.


La confianza pasó a depender de pruebas concretas más que de títulos o estatus.

La evidencia indica que los chilenos contamos con niveles bastante altos de confianza hacia varias instituciones (Carabineros, Bomberos, radios, etc.) y en nuestras redes más cercanas (familia, amigos, trabajo), por citar algunos ejemplos. En contrapartida, nuestra desconfianza es alta respecto a políticos, Gobierno, Iglesia Católica y empresarios, entre otros. Pero, ¿alguien podría esperar mayor confianza en un sistema político marcado por el financiamiento ilegitimo de buena parte de sus representantes?, ¿en autoridades sospechosas de conflictos de interés?, ¿en una iglesia que ocultó o negó durante años la profanación de lo más sagrado (los niños)?, ¿en empresarios que predican públicamente los beneficios del mercado mientras transgreden en privado sus principios?

Max Weber explicaría esto como un avance en el proceso de modernización y racionalización, propio de una sociedad que deja de creer en la tradición y el carisma como fuente de legitimidad. Hoy cuestionamos abiertamente la honorabilidad de los cargos, el respeto a la tradición o la reverencia frente a ciertos apellidos. La confianza pasó a depender de pruebas concretas más que de títulos o estatus.

Quienes rasgan vestiduras con el “clima de desconfianza” (y que suelen pertenecer a las mismas instituciones cuestionadas…) no parecen asumir que la confianza es una relación fundada, como todas, en la reciprocidad. No es posible construir una relación de confianza si no recibimos señales concretas de que aquello que hemos dado (nuestro voto, nuestra devoción o nuestro dinero) es correspondido. Por eso no es correcto ni útil seguir pensando la confianza como un atributo a recuperar, sino como vínculo a restablecer entre personas e instituciones. Esta vez, sin pretender que se confíe en alguien por el sólo hecho de ser parlamentario, autoridad, sacerdote o “de buena familia”.

Haciendo una analogía, hemos pasado de la fe incondicional de los niños hacia sus padres, hacia relaciones adultas y horizontales donde se exige un mínimo de reciprocidad para confiar en el otro. ¿No es acaso una buena noticia?

 

Publicado originalmente en El Mercurio de Valparaíso

TAGS: Confianza crisis de confianza desconfianza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Todavía tenemos el tiempo a nuestro a favor. Tan sólo en 20 minutos podría cambiar todo. Ver esa luz que sale por los cerros nevados de cualquier lado de este desierto que nos separa  en busca del amor ...
+VER MÁS
#Cultura

Todo marca solo 20 minutos

Así que como en 1988 con la promesa inspiradora y ambigua de “la alegría”, hoy el arcoíris del apruebo si gana debe rápidamente empezar a administrar las expectativas de las personas y darles cauce
+VER MÁS
#Política

Apruebolandia: ¿La alegría ya viene?

Podemos afirmar que los grandes damnificados, por el retiro de estos fondos de las AFP, son los bancos y casas comerciales, ya que las personas incurrirán en gastos sin necesidad de endeudarse
+VER MÁS
#Economía

Quién ganó y quién perdió con el retiro del 10% de las AFP

Chile, ya intentó una política de “mano dura” ante este escenario, que, a la vista de los resultados pasados y proyecciones futuras, está condenada al fracaso
+VER MÁS
#Política

La ´mano dura`en La Araucanía y la crónica de un fracaso anunciado

Nuevos

Todavía tenemos el tiempo a nuestro a favor. Tan sólo en 20 minutos podría cambiar todo. Ver esa luz que sale por los cerros nevados de cualquier lado de este desierto que nos separa  en busca del amor ...
+VER MÁS
#Cultura

Todo marca solo 20 minutos

Así que como en 1988 con la promesa inspiradora y ambigua de “la alegría”, hoy el arcoíris del apruebo si gana debe rápidamente empezar a administrar las expectativas de las personas y darles cauce
+VER MÁS
#Política

Apruebolandia: ¿La alegría ya viene?

Podemos afirmar que los grandes damnificados, por el retiro de estos fondos de las AFP, son los bancos y casas comerciales, ya que las personas incurrirán en gastos sin necesidad de endeudarse
+VER MÁS
#Economía

Quién ganó y quién perdió con el retiro del 10% de las AFP

Chile, ya intentó una política de “mano dura” ante este escenario, que, a la vista de los resultados pasados y proyecciones futuras, está condenada al fracaso
+VER MÁS
#Política

La ´mano dura`en La Araucanía y la crónica de un fracaso anunciado

Popular

El problema surge, como se advertirá, cuando la sociedad a la cual pretende imponerse un ordenamiento es de naturaleza multicultural y no todas las culturas han participado en la creación de las normas.
+VER MÁS
#Justicia

El Estado de Derecho como dominación cultural: nuevas estrategias para la Araucanía y los Pueblos Originarios

Para cumplir con el deber internacional de sanción, no basta la condena de los responsables. Se exige, además, que la pena sea proporcional a la gravedad de los hechos y que su cumplimiento sea efectivo
+VER MÁS
#Justicia

¿Indultos humanitarios? Un retroceso inaceptable en la lucha contra la impunidad

El miedo es el virus más grave que puede afectar a los seres humanos. Hace que entremos en pánico y tomemos actitudes irracionales como discriminar a los demás, desarrollar una ansiedad grave y en alguno ...
+VER MÁS
#Educación

El miedo a volver a las escuelas

Pensar que el criminal, mientras comete el delito, está realizando un balance mental acerca de “cuánto será la pena”, consiste en un razonamiento economicista del delito que únicamente se tiene en c ...
+VER MÁS
#Política

Populismo punitivo Versus Política criminal