#Ciudadanía

Centralismo y representación política de las regiones

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Se ha reinstalado en el debate público el siempre pendiente tema de la reforma al sistema electoral binominal. Este ha sido un asunto cuestionado prácticamente desde el retorno mismo a la democracia; sin embargo, nunca se han alcanzado los quórums parlamentarios ni los acuerdos necesarios para encaminar el sistema electoral hacia otras fórmulas.

Independiente de los incentivos a la competencia intra coaliciones y las polémicas elecciones de terceras mayorías, uno de los argumentos que se suelen utilizar para criticar al actual sistema de elección de parlamentarios es la gran asimetría de representación entre los candidatos electos en distritos y circunscripciones con poca población y los que lo hacen en zonas ampliamente pobladas. En Aysén, para elegir dos senadores, el año 2009 votaron 41.167 personas, mientras que en Santiago Poniente, para mismo número de senadores, el año 2005 votaron 1.503.986; es decir, un voto en Aysén vale por casi 40 votos de Santiago Poniente.

Esta distorsión provoca que Santiago (4 senadores) escoja poco más del 10% del senado, teniendo casi al 40% del electorado del país. En el caso de los diputados, esta asimetría es menor, pero sigue existiendo. Esta particularidad del sistema electoral chileno ha provocado no pocas propuestas para ampliar el número de parlamentarios electos en la Región Metropolitana como parte de una reforma más amplia al sistema binominal.

El problema de una eventual reforma aumentando los cupos por Santiago, es que actualmente la capital ya tiene una sobrerrepresentación importante de parlamentarios en regiones. En el caso del senado, la ley no exige tener domicilio ni algún tipo de vínculo histórico con la región que representa, y eso ha llevado a que, actualmente, una parte importante de los senadores “regionales” no tengan más relación con su región que algunas oficinas parlamentarias o un departamento para alojarse durante las esporádicas visitas a sus zonas. Esto es lo que, senadores como Carlos Bianchi, han llamado repetidamente como “turismo electoral”.

Analizando las declaraciones patrimoniales de los senadores actualmente en ejercicio, se encuentra que más de la mitad de los senadores (21 de 38) tienen su domicilio en Santiago, pese a que a esta zona sólo le corresponde elegir 4 senadores. Visto de otra forma: de los 34 senadores que les corresponde a las regiones, 17 viven en la capital. Esto es particularmente notorio en la zona norte del país donde, entre las regiones de Arica y Coquimbo, sólo dos senadores (Carlos Cantero y Baldo Prokurica) no residen en Santiago. Si bien en la zona sur las cifras no son tan evidentes, sí llama la atención, por ejemplo, la situación de la Región de los Ríos, donde los dos senadores (Carlos Larraín y Eduardo Frei) no son precisamente líderes formados en la región.

Dada la masiva presencia de figuras de Santiago en la política regional, queda la duda sobre qué tan conveniente sea aumentar los cupos para una ciudad ya sobrerrepresentada políticamente a nivel nacional; considerando además que desde esta misma ciudad se designa a gobernadores e intendentes regionales sin participación alguna de las ciudadanía local.

Es un hecho que la actual política de “subsidiar” políticamente a las regiones, con una dotación de senadores y diputados superior a lo que representa su electorado a nivel nacional, no ha tenido los efectos descentralizadores que se pudieron prever en su momento. También es efectivo que la reforma del 2005, que eliminó el requisito de residencia para los senadores, no contribuyó precisamente a aumentar la participación política de las regiones. Sin embargo, antes de pensar en acabar con la actual distribución de escaños entre Santiago y regiones, deberíamos plantearnos otras iniciativas para fomentar la aparición de liderazgos regionales, como podrían ser la elección democrática de intendentes y consejeros regionales.

Aumentar los escaños parlamentarios de Santiago, dejando constante la situación de dependencia política -y económica- de las regiones, sólo significará una mayor representatividad para los intereses de la capital, en desmedro de más de la mitad del país que reside fuera de ella.

———

Foto: Eduardo Frei / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Evidentemente la Central Hidroeléctrica San Pedro implicaría una enorme degradación de la biodiversidad y calidad de las aguas, ya que, interrumpiría el corredor biológico que conecta a 11 lagos ubicad ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ríos Libres: San Pedro sin Represas

Estamos ante un momento crucial de la historia del país donde actuar con suma cautela y responsabilidad se vuelve una tarea fundamental.
+VER MÁS
#Política

A dos años de la revuelta popular de octubre: ¿avanzamos o retrocedemos?

Que Chile escribiera una nueva Constitución era una crónica de muerte anunciada; Jaime Guzmán sabía que su constitución no sería del agrado de las mayorías.
+VER MÁS
#Política

Octubre y la esperanza de un país mejor para todos

Tenemos el deber de participar y convertir las Asambleas y cabildos en Instituciones, en mecanismos de Gestión Territorial a través de las cuales abramos el camino a una nueva democracia
+VER MÁS
#Política

Cuando me acuerdo del 18 de octubre

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más