#Ciudadanía

Censo 2012: De cuentas y de cuentos

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La pérdida para las estadísticas y el quiebre de la confianza pública son un daño que jamás podría celebrarse. Y no hablamos “sólo” del Censo y los más de 33 millones de dólares que el Estado perdió en los imprecisos recovecos de esta “medición”. Hablamos, también, de la pérdida de credibilidad de la CASEN; de las cifras de delincuencia, de las del fin de la lista de esperas en salud, de las de la reconstrucción. Hablamos de todas esas “metas cumplidas” que no han hecho otra cosa que rebajar el patrimonio estadístico de nuestra República a la calidad de propaganda política mal hecha.

El 21 de mayo pasado, durante su discurso, el Presidente Piñera prometió que se plantaría un árbol por cada habitante de Chile. Será esta otra promesa incumplida que tendrá un buen subterfugio en el hecho de que no tenemos la más reverenda idea de si deben ser 16, 17 o 18 millones de árboles. Pero no es esta la única “política pública” (ok, llamémosle así) que se verá sesgada por los deficientes datos del censo. Hay otras conclusiones, bastante más complejas, que no podremos sacar por falta de información.

Apenas entregados los resultados del censo 2012, los artículos de prensa alertaban sobre la alarmante baja en la tasa de natalidad. Mientras, los economicistas descorchaban sus botellas por el alza que la menor cantidad de chilenos(as) suponía en el PIB per cápita y los malabaristas de las encuestas laborales se desgañitaban gritando pleno empleo. Todas ilusiones que duraron, como diría Sabina, lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks.

Desde luego que, tras de quedar al descubierto esta catástrofe estadística, el Gobierno ha buscado sus tradicionales explicaciones, a saber: (1) Es culpa del Gobierno anterior; (2) Queríamos hacerlo tan bien que nos salió pésimo; (3) Nos sacaron de contexto porque era un censo de población y vivienda y las viviendas están bien censadas (4) No me acuerdo, pero no es cierto; no es cierto, y si es cierto, no me acuerdo. Ninguna de ellas, sin embargo, ha resultado suficientemente contundente y, en ausencia del ministro Longueira, que defendió con dientes y uñas la medición de Labbé, el propio Presidente tuvo que salir a dar la cara. Porque no se trataba, como en los cuestionamientos del censo de Bolivia, por ejemplo, de 180 mil personas más o menos. De acuerdo con las conclusiones del informe de la comisión investigadora, el error sería de casi un 10 por ciento en las cifras. O sea, alrededor de un millón personas no contadas.

A pesar de las tentaciones, no se trata de festejar el nuevo descrédito en el que cae el Gobierno de Sebastián Piñera. La pérdida para las estadísticas y el quiebre de la confianza pública son un daño que jamás podría celebrarse. Y no hablamos “sólo” del Censo y los más de 33 millones de dólares que el Estado perdió en los imprecisos recovecos de esta “medición”. Hablamos, también, de la pérdida de credibilidad de la CASEN; de las cifras de delincuencia, de las del fin de las listas de esperas en salud, de las de la reconstrucción. Hablamos de todas esas “metas cumplidas” que no han hecho otra cosa que rebajar el patrimonio estadístico de nuestra República a la calidad de propaganda política mal hecha.

Pero no nos portemos como inútiles subversivos y atengámonos a la derechista premisa de pensar hacia adelante y no quedarnos en el pasado. Aun así, surgen unas cuantas preguntas para la comisión investigadora y para quienes tendrán que hacerse cargo de este y otros desastres.

La primera tiene que ver con la modalidad de contratación y pago de los censistas. La comisión estima que es un error pagar a los censistas un monto fijo en lugar de pagar por cuestionario realizado. Sin embargo, y aun entendiendo que debe haber metas a cumplir para asegurar la eficiencia del proceso, ¿no es esto un perverso incentivo para seguir llenando datos al achunte? Cuando el levantamiento primario de la información está condicionado por los incentivos económicos, ¿podemos confiar en que esa información será levantada en condiciones adecuadas en todos los casos? En la modalidad anterior de Censo, dos encuestadores estaban a cargo de censar cada casa y la clave del proceso era el monitoreo, no el estipendio.

Segundo, si la comisión propone un censo abreviado, ¿de qué modo se va a garantizar la corrección efectiva de las enormes e insospechadas falencias que este censo abrió? Si no se aplica todas las variables, ¿qué concluiremos sobre aquellas que no sean incluidas en el censo abreviado? Y sobre todo, ¿cómo se hará para comparar variables entre un censo y otro, aspecto esencial para observar y evaluar tendencias y resultados de políticas públicas o cambios culturales en el tiempo?

Tercero, ya que el gobierno próximo tendrá que asumir el costo de un nuevo censo, ¿se incluirá una glosa específica para este efecto en la ley de presupuesto? ¿Se sumará el monto al de libre disposición que se acostumbra cuando hay cambio de gobierno? ¿O es muy rasca mi pregunta y es mala educación hablar de plata?

Y mientras la prensa oficial (o digámoslo con todas sus letras: El Mercurio) sigue citando con total impunidad los datos de la Casen para hablar del progreso en este Gobierno, una gran lección amenaza con pasar desapercibida: ha sido únicamente gracias a los esfuerzos ciudadanos en sitios como este, que denunciaron en su momento, gracias a los profesionales probos del INE y sobre todo, gracias a la prensa que actúa de modo independiente, que esta información ha salido a la luz. Tarea para quienes creen que basta con el enunciado de libertad de prensa (en un contexto de medios masivos aplastantemente favorables al oficialismo) para que la información circule. Porque lo que la denuncia hace, en este caso, es ejercer el control ciudadano. No en beneficio de unos pocos, como busca el oficialismo, sino en defensa de los… eh… caleta de millones de chilenos. Y claro, sus respectivos árboles.

TAGS: #Censo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Oscar Encina

15 de Agosto

Pablo Longueira tiene que responder por el fracasado Censo está escondido tras una supuesta “depresión”.
Este fue otro negociado ideado por los herxselentes UdiRn para saquear al Estado. La “capacitación” de los que iban a censar, dbe ocultar triangulaciones millonarias a los empresarios amigos que dieron esas capacitaciones, lucraron con la “educación”
otra vez.
El otro fracaso de longueira es el Sello SERNAC, nadie lo pescó.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia