#Ciudadanía

Buscando la convergencia de los movimientos sociales

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es común escuchar entre quienes adhieren al principio de neutralidad política e ideológica la crítica hacia los que respaldan movilizaciones distintas de las que originalmente impulsaron.  Dirigentes estudiantiles apoyando la causa mapuche, trabajadores del cobre gritando no al lucro en la educación, luchadores de una región dialogando con comunidades de otras zonas del país no calzan en el paradigma de la organización atomizada e individualista.  De la sociedad que se sienta a conversar con los grupos de presión pero rechaza los movimientos que reclaman la transformación profunda.

No es comparable una organización que brega por intereses particulares  con una marea ciudadana que busca imprimir más justicia, equidad y democracia a la sociedad. Están bien las becas pero la gran lucha es la educación pública, gratuita y de calidad, aboguemos por el bono navideño pero la tarea de fondo es lograr sueldos dignos para todos los trabajadores y sus familias; bienvenida es la donación de computadores de la empresa a la escuela pero lo relevante es que el sector privado se haga responsable de las cargas sociales, ambientales y económicas que sus iniciativas generan.

En concreto, es correcto hoy dar pescado a quien pasa hambre pero, como reza el cliché, el fin último debe ser enseñar a pescar. El bono, el subsidio, la beca sólo se justifican en la urgencia que imprime la desigualdad, pero la gran tarea es atacar sus causas no sus consecuencias.  Tal es la diferencia entre el grupo de presión y el verdadero movimiento social.

Quienes entienden esto, aunque siguen en sus luchas particulares, asimilan que existen múltiples causas hermanas, que postulan cambiar el sistema que permite que se generen los problemas estructurales que hoy asfixian a tantas comunidades.

Porque una de las más importantes aristas en la lucha contra las represas en la Patagonia es que empresarios y políticos que no viven en Aysén (y sí en Santiago, Madrid o Roma) impongan un tipo de desarrollo a un territorio y su gente. Esto se entronca con la imposición de nefastos proyectos de diverso tipo y pelaje en todo el territorio nacional.  Y la raíz de este problema se ataca con la profundización de nuestra precaria democracia, donde la gente pueda decidir qué ocurre en el lugar que habitan.

Por eso la demanda de Patagonia sin Represas en las movilizaciones de Aysén de febrero y marzo pasado era la aspiración de un movimiento social y no de un grupo de presión.  Lo que exigimos –un plebiscito para que entreguemos nuestra postura quienes estamos amenazados de impactos directos irreversibles por la pretensión de HidroAysén y Energía Austral – no se resuelve con recursos económicos más, recursos económicos menos.  Por ello tanto complicó a los celadores del legado neoliberal del régimen (poco dado a la consulta ciudadana) responder a tal requerimiento.

Entender este matiz hará que cada ciudadano comprenda que el problema particular que le aqueja está íntimamente ligado con lo que ocurre más allá de lo que alcanza su vista.  Y cuando esto ocurra, verá la gran oportunidad que se presenta en los principios aglutinadores (democracia, justicia, equidad, participación y un largo etcétera sustentado en el bien común) que permitirán que luchas que hoy se ven distantes mañana se entiendan como parte de un mismo diagnóstico.

En esta convicción está uno de los primeros gérmenes de la unidad.  Porque las ideologías se sustentan en principios rectores, igual que la política de verdad, y son ésos los que mueven a toda sociedad.

Y para quien no le calce, sólo agregaré que adherir a la neutralidad ideológica y política es en sí mismo una paradoja al basarse también en una visión de sociedad: el individualismo.  Y  tal, aunque no se quiera, contiene una clara noción política e ideológica de la realidad.

—–

Foto: nazgulhead / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

El bloqueo permanente y sistemático a los proyectos de ley que el Ejecutivo envía al Congreso, la pelea chica y el sinsentido para el resto del país (...) acumula más problemas y contradicciones que el ...
+VER MÁS
#Política

Apuntes para un mejor país

Las exequias de Sebastián Piñera fue una exhibición de la política, en su más pura representación hecha de símbolos y personajes
+VER MÁS
#Política

Las máscaras

1 Pues, ¿hemos requerido de un Heidegger para esta constatación: “se cae en la cuenta de que Aristóteles habla hoy, de que la propia conceptualidad actual está imbuida de jerga aristotéli ...
+VER MÁS
#Cultura

Modos "difíciles” del filosofar: artificio y simplicidad. Más Aristóteles

Es lícito preguntarse si se justifica que el Estado gaste más de 1.200 millones de pesos, que salen de los bolsillos de quienes pagan impuestos, para que sus choferes o ellos mismos conduzcan esos estiliz ...
+VER MÁS
#Justicia

Corte Suprema y Contraloría General de la República

Popular

Se da el absurdo que a pesar de mostrar evidencias irrefutables de lo erróneas que son las creencias conspirativas, se tiene exactamente el efecto contrario, es decir, quienes creen en ellas reafirmaran su ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Incendios forestales y negacionistas climáticos

El bloqueo permanente y sistemático a los proyectos de ley que el Ejecutivo envía al Congreso, la pelea chica y el sinsentido para el resto del país (...) acumula más problemas y contradicciones que el ...
+VER MÁS
#Política

Apuntes para un mejor país

1 Pues, ¿hemos requerido de un Heidegger para esta constatación: “se cae en la cuenta de que Aristóteles habla hoy, de que la propia conceptualidad actual está imbuida de jerga aristotéli ...
+VER MÁS
#Cultura

Modos "difíciles” del filosofar: artificio y simplicidad. Más Aristóteles

Esto es lo que vale la pena recordar, el hombre no fue un santo, al igual que la mayoría de nosotros. Pero no tenía que serlo, tenía que servir al pueblo de Chile, según su mejor saber, de acuerdo a su ...
+VER MÁS
#Política

Chile despide a Piñera