#Ciudadanía

Bastardos sexuales II

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El matrimonio igualitarios permitirá ver la violencia sexual, económica, física y psicológica que la comunidad LGTBI, situación que hoy no existe, ya que al no validar estas relaciones, tampoco se valida o reconoce lo que ocurre en su interior, y peor aún no se reconoce a los hijos de la diversidad, instalándose nuevamente las diferencias, permitiendo ciudadanos de primera y segunda categoría.

Como se mencionó en la columna anterior  de “Bastardos sexuales”, según los resultados de la encuesta MUMS, UCN y Centro Latinoamericano de Estudios de la Sexualidad (2011). Refiere que de la población LGTBI, él 7% vive en pareja; 16 % está en pareja, 20% esta “pololeando”. La edad promedio de los encuestados estaba entre los 20 y 30 años. Por lo tanto su reconocimiento debe ser un derecho político y social.

Legislar por legislar, genera letra muerta, si no contempla sensibilizar y educar en el tema. Se reconoce el dispositivo que instala la ley, pero basta de legislar “bonitas portadas con malas noticias” palabras de un destacado sociólogo, Fernando Muñoz.

El matrimonio igualitario permitirá ver la violencia sexual, económica, física y psicológica que la comunidad LGTBI, situación que hoy no existe, ya que al no validar estas relaciones, tampoco se valida o reconoce lo que ocurre en su interior, y peor aún, no se reconoce a los hijos de la diversidad, instalándose nuevamente las diferencias, permitiendo ciudadanos de primera y segunda categoría.

Las leyes deben estar a la altura de los cambios sociales, y todo parlamentario abierto al dialogo, ya que no podemos como sociedad negarnos a debatir temas, simplemente porque no sustentan principios individuales.

Volviendo al matrimonio igualitario, reconozco las desigualdades que existe al interior del mismo, los roles marcados y estereotipados, instalados por un patriarcado voraz, pero también lo entiendo como la búsqueda del deseo de ser parte de una sociedad que establece lo “normal”, (dejando dos alternativas problematizamos desde el interior del sistema o le gritamos su error sin hacer algo por cambiarlo) el matrimonio igualitario instala el primer punto de quiebre. Si se piensa que mi defensa es el matrimonio entendido como un concepto estereotipado de familia y su forma de serlo, es solo quedarse en la forma y no en el fondo de la demanda.

Queremos derechos, pues el respeto fue ganado, con la lucha de años de las organizaciones de la diversidad sexual, y sus activistas, ejemplo de ello MUMS y Acciongay, ambas con más de 20 años de trayectoria. Ahora no puedo molestarme por quienes se quedan en la forma y (nos estamos acostumbrando) así impulsan algunas leyes. “Se puede tirar todo abajo menos la fachada” sin notar lo preocupante que es instalar esos discursos en nuestra sociedad.

El matrimonio igualitario muestra nuestras realidades, saca las lentejuelas, las pelucas, las plumas, el buen traje, la buena corbata. Llega a mostrar nuestras diferencias, muestra nuestro clasismo, nuestro racismo, nuestra homofobia. “Chile real”.

Hoy la pareja no implica un peligro a la herencia ni a su clase social, pero el matrimonio sí. El matrimonio igualitario revela la realidad; hay herencia, hay relaciones políticas entre los familiares de las partes y también se les asigna a ellos deberes.

El AVP puede ser un aporte y un triunfo para parejas heterosexuales en su mayoría, de ahí que entenderlo como un triunfo para la población homosexual, es claramente no sentirse sujeto de derecho, es validar las categorías sociales y negar a los hijos de la diversidad.

¿Dónde están las feministas, dónde están las organizaciones sociales? ¿Dónde están los trabajadores de Chile? ¿ Dónde están los estudiantes? ¿Dónde están las voces de los miles de chilenos que serán “afectados”?.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

Sabemos que el gran problema del calentamiento global es nuestra culpa, nuestra intromisión y alteración del medio en el que hemos vivido, más o menos desde que se desarrolló la agricultura en adelante, ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

¿Dónde se fue toda el agua?

Si el gobierno cree que los problemas de delincuencia que hoy enfrenta el país se resuelven por la revisión del carnet y las pertenencias a los menores de edad, ilustra que la propuesta solo tiene como pr ...
+VER MÁS
#Política

Pirotecnia de Piñera dificulta entendimientos con la oposición

El gobierno Bolsonaro se descompone tempranamente y el país se asemeja a una nave sin rumbo, movida solamente por una inercia institucional que además está siendo desmontada todos los días.
+VER MÁS
#Internacional

Brasil: Una nave a la deriva

La incorporación de Chile a la utilización de tecnología 5G cambiará y mejorará el desempeño de distintos sectores de la industria. Tiendo a pensar que el costo por ancho de banda debiera reducirse de ...
+VER MÁS
#Tecnología

¿Cuál será el impacto de la red 5G en nuestro día a día?

Popular

¿Qué van a hacer si hay una fuga masiva de cliente? La independencia energética es el verdadero camino al desarrollo, portarnos a paneles solares es la mejor opción.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Chao medidor inteligente, bienvenidos paneles solares

Es de culto el manejo o manipulación emocional de los medios, pero nunca se preguntan por las causas que indujeron a esa persona a tomar esa dramática decisión, su contexto sico-económico-social
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chile, sociedad del desdén: Estrés, depresión y suicidio

La rebelión por el clima contagió a nuestros estudiantes y en ciudades como Valdivia, Temuco, Santiago, Talca, Arica, Rancagua, Osorno y Valparaíso, desde hace algunos viernes, aparecen pequeños grupos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Para qué estudiar, por un futuro que no va a existir #FridayForFuture

Un millón 400 mil mujeres de Chile quieren trabajar, pero no pueden hacerlo por ser las principales responsables del cuidado de sus hijos o de sus padres
+VER MÁS
#Uncategorized

¿Soy o no soy feminista?