#Ciudadanía

Bajo la alfombra, cinco especulaciones sin permiso

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las catástrofes naturales son y han sido una constante en nuestra historia. Sabemos de terremotos, aluviones, tsunamis, incendios; hemos tenido que aprender a convivir con estos fenómenos. El último crujido feroz de la tierra fue en febrero del 2010, el último terremoto ha sido distinto, comenzó el 18 de octubre del 2019 y no fue la tierra la que crujió, fue la sociedad. Tenemos experiencia en procesos de reconstrucción post terremotos, pero no sabemos muy bien cómo se reconstruye la sociedad después del quiebre del 18 de octubre.


¿Podremos volver a este camino largo y complejo de reconstrucción democrática? ¿Qué se necesita para la reconstrucción?

A este escenario, de suyo complejo y largamente analizado, se suma la explosión del coronavirus que se desata ya en marzo del 2020 y que nos tiene (a julio) en el séptimo lugar mundial de contagiados (valores absolutos), con más de doscientos ochenta mil infectados y top one en contagiados en proporción al total poblacional.  La crisis desatada por la pandemia nos encontró en las peores condiciones posibles, sin siquiera haber logrado resolver una estrategia de reconstrucción, nos vimos enfrentados a una crisis sanitaria de proporciones enormes.

Estas dos explosiones son insumos para contextualizar un cocktail de complejo manejo y de aún más difícil pronóstico. Noticia en desarrollo que condiciona nuestro actuar día a día.

Especulación 1: Manejo de la crisis sanitaria en la perspectiva de la crisis social del 18 de octubre

Después de haber escuchado un discurso oficial errático durante más de tres meses y un accionar gubernamental que a la vista de los hechos ha sido un fracaso, que nos llevó a pasar de 2.500 personas contagiadas hacia fines de marzo a 250.000 hacia fines de junio, la pregunta que salta es saber si nuestras autoridades (Políticas y económicas) son muy estúpidas o muy inteligentes.  No caben medias tintas. Si el objetivo trazado en enero–febrero fue controlar la pandemia y asegurar a la población una adecuada administración de los peligros implicados, la constatación de saturación del sistema de salud pública (y privada) que nos sitúa en el borde del barranco, entonces la conclusión es obvia, el gobierno ha fracasado en la consecución de este objetivo, ergo, nuestras autoridades o no saben o son muy estúpidas. Ahora, si el objetivo trazado en enero-febrero fue aprovechar el contexto de pandemia para amortiguar o tapar y controlar la crisis desatada a partir del 18 de octubre y en esa perspectiva, el control social, la generación del miedo colectivo y como consecuencia de ello, la postergación de las demandas sociales, políticas y económicas de cambios estructurales, entonces, el manejo de la pandemia ha sido un total éxito, caso en el cual, nuestras autoridades han demostrado una inteligencia superior.

Especulación 2: Empresas y movilidad social

Tantos años viviendo en la ley de la selva, en donde hay tanta gente tratando de sacar o buscar una ventaja personal u organizacional a cualquier costo; tantos años soportando las colusiones, las estafas, la corrupción, la no punición de actos contrarios no sólo al pudor y la ética, actos derechamente criminales, tanto que ya parece normal. Muchas empresas falseando información a la autoridad (que tampoco fiscaliza) para posibilitar seguir produciendo y no queriendo asumir la responsabilidad colectiva que, a todos, a cada uno le corresponde en este contexto. No nos sorprenden estas actitudes que son en gran medida las que han impedido que los trabajadores puedan quedarse en su casa y se ven obligados a transitar por la ciudad exponiéndose al contagio. Los resultados están a la vista.

La pregunta entonces es ¿por qué ocurre esto? Muchas son las empresas que se sostienen en una delicada posición, muchas, sufrieron el impacto del terremoto del 18/10 y no pueden parar sus faenas por un tiempo indefinido sin arriesgar la propia subsistencia. Más de setenta mil empresas se acogieron a la ley de “protección al empleo” afectando con ello a más de seiscientas mil personas. Veamos el caso de una empresa productora de cortinas roller que falseando el giro siguió trabajando. Si esa empresa detiene su producción y para, va a mirar al lado y verá que su competencia no detuvo faenas, entonces, ellos perderán el espacio comercial que tenían, no podrán retomar y quebrarán. Si todas las empresas de ese giro pararan de verdad, todas estarían en igualdad de condiciones pero, no faltará quien importe de China y nuevamente tendremos un problema, lo más probable es que toda esa industria nacional quiebre, por tanto, ¿qué se hace?…no hay dudas, siguen trabajando arriesgando la multa. ¿A quién le corresponde regular que las empresas de producción no esencial cierren pero que no comprometan con el cierre su existencia futura?

Hay que derogar la #leydelaselva y la #leydemoraga

Especulación 3: Sanidad y seguridad nacional

Chile invierte el 5% de su PIB en salud y el 4% en defensa (contemplando el costo del sector pasivo de las FFAA). La pandemia ha mostrado con crueldad que ante una invasión biológica, los tanques y aviones de guerra no sirven de nada. Si los países de la América Latina nos ponemos de acuerdo inteligentemente, deberemos reducir drásticamente el gasto en defensa y hacer un solo ministerio de sanidad y defensa, reorientando a las FFAA a una labor de defensa sanitaria y que serán ellos la primera línea defensiva ante los actuales y futuros ataques de esos formidables enemigos biológicos.

El ministerio de salud es un gigante de muchas cabezas, no tiene una estructura piramidal y carece de gobierno corporativo. Hemos aplaudido su gesta en el combate al covid 19 pero hasta hace un año la opinión mayoritaria de los chilenos era que el servicio de salud pública era un desastre, ¿dejó de serlo?

El sector pasivo de las FFAA consume, para un universo de algo menos de doscientas mil personas, un presupuesto similar al del pilar solidario que presta a casi dos millones de personas. Claramente hay aquí algo bastante mal estructurado. No es aceptable la enorme desproporción en las pensiones de los chilenos y chilenas.

Un solo ministerio de sanidad y defensa debe ser la innovación mayor en la estructura del aparato del Estado.

Especulación 4: Reconstrucción democrática

El estallido social de octubre del 2019 dejó al país en un estado de crisis similar a los post terremotos pero quebrado en su alma. Nos mostró muchas cosas y develó la precariedad de nuestras vidas, pero lo más dramático, nos desnudó en la escasa o nula legitimidad de las instituciones nacionales. A la crisis de credibilidad de las iglesias, al desprestigio de las FFAA y Carabineros se agregaron la desfachatez de los medios de comunicación masivos, especialmente la televisión, la inoperancia e incapacidad de los actores políticos para comprender la profundidad del problema y diseñar soluciones aptas para la mayoría, se entiende la escasa empatía del sistema judicial acomodado en una función de sostenimiento de un orden injusto y desequilibrado, y lamentablemente, a la dificultad de las Universidades públicas para asumir algún tipo de liderazgo nacional que nos permita encontrar al menos una institución a la cual recurrir, al menos una institución con la suficiente credibilidad y prestigio para hacerse cargo de ese liderazgo extraviado hace tantos años.

Este escenario desastroso con el que llegamos a marzo se agrava con la pandemia del covid 19 y a la fecha (julio 2020) nos demuestra que estamos metidos en un zapato chino, con escasas variantes de salida. Ya tenemos claridad que estas autoridades políticas no tienen ni la legitimidad ni la capacidad para sacarnos del atolladero y la reconstrucción democrática será una tarea muy, muy compleja. Nuestra sociedad está desestructurada, sin tejido social y sin prácticas comunitarias que nos faciliten el tránsito hacia un nuevo modelo de sociedad. El interesante -pero incipiente- trabajo esbozado post terremoto del 18 de octubre por cientos y miles de personas que desde las organizaciones territoriales de base comenzaron a reconstruir nuestras conversaciones y acuerdos fundamentales, informando, educando, discutiendo, todo esto quedó trunco con la pandemia. ¿Podremos volver a este camino largo y complejo de reconstrucción democrática? ¿Qué se necesita para la reconstrucción? Necesitamos obreros calificados disponibles a dedicar esfuerzos en la reconstrucción, obreros dispuestos a trabajar en rediseñar un país para todos partiendo por redibujar la organización social, política, cultural y extendiendo un ejercicio de participación quizás inédito en nuestra historia; nos sobran caciques, necesitamos personas generosas con voluntad democrática para reconstruir este país.

Especulación 5: El Estado que se necesita

Entre el 2010 y el 2020, casi que se duplicó la dotación de personal en el aparato del Estado. En este mismo período ¿se duplicó la calidad de los servicios públicos? Claramente la respuesta es no. Tenemos casi un millón de personas que trabajan en el Estado, en sus distintas dimensiones lo que aparentemente parece ser abultado, salvo que seamos capaces de pedirle al Estado (financiado por todos los ciudadanos) que nos devuelva servicios de calidad.

En el contexto de la salida de la crisis sanitaria y de la reconstrucción democrática, necesitamos que para las diversas áreas de la actividad nacional, las personas que hoy trabajan en cada una puedan reunirse y diseñar nuevos modelos y construir propuestas innovadoras que permitan configurar al aparato del Estado desde nuevas miradas, miradas construida desde las nuevas necesidades que la sociedad tiene hoy y desde el imperativo de calidad de servicio público en un marco de nueva democracia participativa. Tenemos que ser capaces de diseñar funciones públicas con los y las ciudadanas, no es posible mantener los miedos a la participación ciudadana y al control que las personas tenemos que hacer a quienes ejecutan las labores asociadas a la gestión pública. Un nuevo Estado se requiere y las personas deben reciclarse desde esta perspectiva, no hay tiempo para seguir agrandando el hoyo en el cual estamos.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
J.A.

08 de Julio

Estimado, sus especulaciones 1,2 y 3 muestran un estado coludido, malvado y que busca el beneficios de algunos sectores, mientras el grueso de los mortales sufrimos lo indecible, la especulación 4 nos señala una realidad y la especulación 5 , que considero altamente propositiva, es en mi concepto, su gran aporte, bien. Las primeras especulaciones son tan antiguas como la humanidad, siempre hemos sospechado y argumentado contra el estado y sus representantes, ademas de exponer sus debilidades y pensado que el pueblo ( que supuestamente tiene una voz espontánea y no es manipulado) esta lleno de virtudes. La especulación 4, la nula legitimidad, y estimo que credibilidad, es un juego entre todos, los tiempos nos señalan que vivimos en la edad de la posverdad, la mentira generalizada y el camino es superarla, ¿como? , yo no lo sé pero lo constato. Finalmente , es cierto, se requiere diseñar un nuevo estado, esta Ud. en lo cierto, ¿pero en que nos apoyamos?, cualquier apoyo esta contaminado con esos virus mentales, capitalismo- neomarxismo-anarquismo-nihilismo. ¿Como diablos lo hacemos?, yo me sumo a su inquietud.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Nuevos

Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad