#Ciudadanía

#AsambleaConstituyente: ¡La revolución que debemos iniciar!

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No es casual el emputamiento general. Lo que sucede simultáneamente con los reclamos por la educación, las pensiones, la salud, el medio ambiente, el transporte público o el trabajo, no es fruto del azar.

Aysén y Magallanes son reflejo del mayoritario sentimiento de postergación de las regiones. Acá no hay un problema puntual. Hay un problema general, y es el modelo plasmado en la Constitución.  Llegó el momento para que abramos en Chile el debate de una Asamblea Constituyente.

Los modelos de sociedad están configurados por su orden económico y político. En Chile tenemos uno neoliberal. Modelo impuesto por una dictadura cívico militar, a punta de asesinatos, desapariciones, exilios, toques de queda y torturas, mediante la constitución del 80. Esta nos rige hasta el día de hoy.

Las modificaciones en los gobiernos de la Concertación solo fueron aquellas en las que una parte de la derecha estuvo disponible a transar. Estas solo hicieron que la Constitución no fuera “tan” injusta. Pero la Constitución, y con ello el modelo, siguieron siendo los mismos.

Las consecuencias se viven hoy. El Chile actual no da más. La Universidad de Chile en sus estudios ha determinado que aproximadamente el 40% de las consultas médicas son por depresión. Estamos todos medios estresados e irascibles. No hay respeto ni cariño con el otro. El mercado nos enseña desde pequeños que con nuestros compañeros solo competimos. La mayoría vive endeudado hasta el cuello. La mayoría vive con miedo a ser despedido y no tener dinero para sobrevivir.

La realidad de millones se contrasta con la de unos pocos que han transformado a Chile en su gran negocio. Por ello se hace imperioso derogar esta Constitución y crear una nueva.

Una asamblea constituyente no es más que el ejercicio de la democracia llevada a su punto más alto. Los ciudadanos, todos juntos, sin exclusión política, religiosa o social, decidiendo su presente y su futuro.

Organizadamente y luego de debates, la ciudadanía elige entre sus pares a los cientos de constituyentes, quienes plasmaran ese debate y se encargan de redactar una nueva Constitución. Para que sea un reflejo de lo que realmente quiere la ciudadanía, esta nueva constitución se somete a plebiscito nacional para democráticamente aprobarla o rechazarla. ¿Qué sencillo, no?

Esta sería la oportunidad para debatir temas de fondo y decidir entre todos. ¿Qué hacemos con el dinero de nuestras jubilaciones? ¿Se lo pasamos para que hagan negocios un grupo de dueños de AFP´s y el resto jubilamos a lo más con el 30% del último sueldo? ¿La educación la garantizamos como un derecho, o se la damos a las reglas del mercado, endeudando a los estudiantes hasta el 2040? ¿Le dejamos el agua entregada privilegiadamente a las mineras arriesgando el consumo humano?

¿Y con nuestros recursos naturales? ¿Qué hacemos? ¿Estamos de acuerdo que el 60% de la minería, esté en manos de privados? ¿Nos hacemos cargo de parar la destrucción del medio ambiente? ¿Termoeléctricas, plantas nucleares o energías renovables? ¿Y la seguridad alimentaria? ¿Le entregamos la semilla Chilena a transnacionales transgénicas? ¿Qué hacemos con la salud? ¿Qué opinamos de las Isapres? ¿aborto terapéutico? ¿Igualdad de derechos para la diversidad sexual? ¿Reconoceremos al pueblo mapuche? ¿Internet asegurada por el estado? ¿Medios de comunicación públicos? ¿Fomento a la producción de las pequeñas y medianas empresas? ¿Dejamos que las personas que viven en regiones dejen todas las decisiones relevantes a las personas que viven a cientos y miles de kilómetros en Santiago o descentralizamos realmente? Solo he querido enumerar algunos debates posibles para ejemplificar la riqueza del debate que se podrá llevar.

Tener una asamblea constituyente sería simplemente dar poder a los ciudadanos. Ejercer una profunda democracia.

La Asamblea Constituyente no está en los debates de la clase política ni en los medios de comunicación. Algunos oportunistas -para evitarlo- dirán “no es prioridad de la gente”. Por lo mismo, el primer desafío, es instalarlo como debate nacional. Discutirlo en universidades, sindicatos y juntas de vecinos. Plantearlo en los movimientos y partidos políticos. Hablar de esto en Facebook y Twitter. Emplazar a los candidatos presidenciales a que den su opinión y lo incluyan en sus programas de gobierno. Organizarse, hacer pedagogía y generar conciencia.

El desafío es grande. La legislación no acompaña. Muchos poderosos se opondrán. Puede incluso llevar mucho tiempo concretarlo. Pero en algún momento hay que empezar, y ese momento está llegando. Es hora de caminar a la segunda independencia de Chile. La que nos haga libres y soberanos a todos. Es momento de decir con fuerza #AsambleaConstituyente!!

* Daniel Manouchehri tiene 27 años y es ex dirigente estudiantil. @dmanoucheri. Columna publicada originalmente en TheClinic.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
peon

15 de marzo

Hay países que han conformado su Asamblea Constituyente con pocas personas, mucho menos de cien, entonces me pregunto ¿por qué ocupar a tantos como sugieres, o por qué excluir a muchos más aún?.

La idea que tengo de la creación de una Nueva Constitución la imagino siendo creada en un debate abierto y transparentado a la gente, claramente segmentado por temas, en los que se dé un debate ordenado y extenso, para que surjan las numerosas aristas necesarias de conversar y entre todas ellas se revise la factibilidad de las propuestas y además se consideren otras que no son un tema recurrente por la mayoría que suele opinar, tal como tú por ejemplo has mencionado algunos puntos que debieran ser tratados en esa Asamblea, pero, a pesar de ser ellos relevantes, no me cabe la menor duda que faltan temas y posiblemente algunos de ellos serían importantes.

De hecho, cuando comentas que:

“Una asamblea constituyente no es más que el ejercicio de la democracia llevada a su punto más alto. Los ciudadanos, todos juntos, sin exclusión política, religiosa o social, decidiendo su presente y su futuro.”

… mencionas a todos los ciudadanos y la única forma en la que todos puedan estar incluidos, entendiéndose por todos a los que desean participar y/o pueden hacerlo, es a través de un medio masivo de participación, que seguramente podría ser utilizando internet y difusiones en las radios para que la gente llame y se envíen sus mensajes, si acaso eso se determinase necesario o pertinente.

Tal vez esto sea necesario porque tal como a la gente del Congreso se le dice en determinados momentos “los representantes de la ciudadanía” y considerando que a mí no me representan, tal como a la gran mayoría, pienso que aquellas cien eventuales personas tampoco me representarían, porque, ¿quién me podría asegurar que ellos colocarían los argumentos que yo colocaría para fundamentar lo que podría proponer?…

He insistido cuánto me ha sido posible en que la forma de mejorar el país es con un debate intenso, fundamentado, y sin presiones por alcanzar objetivos en determinado momento, tal como lo podría ser al crear una Nueva Constitución, ya que de esta forma los panes que estén cocinados antes que los más crudos bien se podrían sacar del horno y colocarlos en la mesa, pero, a los que les faltase cocción no debiera haber apuro por sacarlos del horno… Me imagino que se entiende la idea…

De esa forma pienso que se le podría dar el mejor tratamiento posible a cada tema que se deba discutir… Aparte de ello, en aquel párrafo, cuando citas el “ejercicio de la democracia”, me pregunto a qué democracia te refieres, porque yo no veo una democracia, por lo tanto, mi suspicacia me supera al imaginar que la misma gente que ejerce la dictadura que vivimos — lejos de un control efectivo ejercido por la ciudadanía, o más bien su participación o inclusión en los debates nacionales, que no tenemos — pueda influenciar la toma de decisiones de las propuestas que acuerden las comisiones de la Asamblea, por lo tanto, creo que para que se den las condiciones de “inclusión ciudadana total” y de “democracia”, el debate de lo que habría de ser una Nueva Constitución debiera darse en un ambiente en el que la ciudadanía participe y en el que más que simular una democracia, seamos parte de ella, con todas sus letras y sin faltar los derechos fundamentales que ella debe garantizar, utilizando para ello una herramienta institucionalizada que cumpla todas estas condiciones, y me parece que ella debiera ser una Cámara Ciudadana Digital, a manera de una Tercera Cámara Nacional y como explica el sitio de los pie de mis comentarios.

Esto me parece necesario porque además de generarse una Constitución, deben plantearse temas que puede que no sean materia de la Constitución, pero, necesariamente sí debieran ser temas de una sociedad chilena global que se preocupe del entorno general de la problemática que recorre todos los sectores del país, asegurando con ello que la totalidad de los temas que deben ser tratados para mejorar el país, los territorios y las condiciones de la sociedad, efectivamente puedan ser tratados, si acaso se quiere abordar la situación de demandas que atraviesa el país con un carácter integral y con una metodología que permita encontrar soluciones de orden general…

Entiendo que llegar a constituir la Asamblea Constituyente no debiera ser tarea fácil, tal como comentas, y si nos preguntamos si acaso la Cámara Ciudadana podría ser más sencilla de desarrollar, tal vez la respuesta sería que la Cámara Ciudadana sería un proyecto escalable que debiera crear su siguiente peldaño de operaciones cuando tenga sólidamente construidas las bases de los anteriores…

http://www.camaraciudadana.cl

gfd

Unique

18 de julio

Essa de 98 eu nunca usei, ente3o eu ne3o vou generalizar e falar mal de todos os purootds dessa marca.MAS eu tenho a de 110 cores, e realmente ne3o foi um bom investimento.Paguei 40~45 reais nela. Sendo que comprei a paleta de 120 da BF por 40 reais. A qualidade nem preciso falar que ne3o se compara ne9.Beijokas

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica