#Ciudadanía

Araucanía: igualdad y diálogo

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Tras los dichos de los últimos días, puedo decir que si fuera mapuche y viviera en la zona en conflicto, sentiría temor de un Estado en el que debiera existir paz social. Que el intendente de la Araucanía diga que están cerca de encontrar a los “salvajes” es impresentable en tiempo, forma y fondo.

No me pueden dejar indiferente los hechos de violencia que se generan en la zona de la Araucanía, ni el tenor de las declaraciones de los distintos actores relevantes que intervienen en la solución pacífica de las legítimas demandas mapuches. Puede que esta preocupación esté basada en mi linaje mapuche, pero a pesar de no residir ni vivir en la zona, me sumo a la preocupación que existe respecto de cómo se está abordando esta demanda histórica.

Repudio todo hecho de sangre y delitos graves que se cometen en contra de cualquier persona; sin embargo, no se debe utilizar hechos puntuales para generar odio o más violencia.

Me han sorprendido las reacciones que se han dado por este hecho en redes sociales, como Twitter, y me he dado cuenta de cómo evolucionan con la misma rapidez con que se informan los hechos y el tono en que se dicen. Es normal que exista repudio por acciones criminales en cualquier ámbito, pero justificar esto para denigrar una etnia y aprovechar espacios de comunicación abiertos y públicos, me parece impresentable. Es clásico que existan cuentas de usuarios que en forma permanente expresen comentarios que generen reacciones (clásicamente llamados trolls), pero de ahí a que personas identificadas, con educación, que se desenvuelven normalmente en la sociedad inciten al racismo y discriminación contra mapuches es francamente impresentable. Más aún cuando, luego de ser increpados por sus comentarios, apliquen técnicas como eliminar los mensajes, le pongan candado o cambien su bío en Twitter o simplemente  cierren sus cuentas.

Más que leer mensajes individuales, es preferible escuchar las voces oficiales, las de autoridades, las que finalmente toman decisiones que afectan a un país. Y tras los dichos de los últimos días, puedo decir que si fuera mapuche y viviera en la zona en conflicto, sentiría temor de un Estado en el que debiera existir paz social. Que el intendente de la Araucanía diga que están cerca de encontrar a los “salvajes” es impresentable en tiempo, forma y fondo.

Personalmente rechazo la tesis de la existencia de terrorismo, toda vez que la misma doctrina que define este tipo de delitos, los tribunales de justicia y entidades internacionales sobre DDHH, han rechazado su existencia. Incrementar los recursos económicos y humanos, fomentar la militarización de una zona del país, limitar los derechos individuales, decir que existen “enemigos” internos de un país (sin señalar quienes son), que existen organizaciones terroristas financiadas por el extranjero (sin que existan evidencias concretas o sancionadas por tribunales aplicando la ley), es generar un estado de incertidumbre en la acción del Estado. Y lo que es peor: que estas declaraciones, acciones, viajes a la zona y movimiento de policías se realicen tras la muerte de estas personas, podría hacer sentir que existen ciertos ciudadanos con categorías distintas, pues ante la muerte de mapuches, atentados contra derechos de niños, abusos policiales certificados por Cortes de Apelaciones y Suprema, no existe tal reacción, por lo menos tan publicitada. Al mismo tiempo existe una implícita vinculación de estos hechos “terroristas” a los mapuches de la zona, toda vez que se efectúan en territorio mapuche, se investigan y se realizan allanamiento a comunidades mapuches, se acusa y persigue penalmente a comuneros mapuches.

No quisiera dejar la sensación de que esta forma, a mi entender, errada de abordar estos hechos, es atribuible al actual gobierno. Aún recuerdo que fueron administraciones anteriores las que aplicaron la ley antiterrorista (una ley antidemocrática en cuanto a su génesis, pues fue redactada en la época de la dictadura militar en la que no participó un parlamento disuelto) a hechos punibles y sancionados actualmente por la legislación común. Aún me sorprenden las declaraciones, por ejemplo, del Subsecretario del Interior de la época, tras el asesinato de Matías Catrileo por parte de carabineros, garante del orden público, diciendo que hubo un fuego cruzado con comuneros mapuches y que la policía tuvo que responder con sus armas de fuego, sin hacer llamado repudiando el hecho de sangre ni viajando a la zona para solidarizar con la familia del mapuche muerto y sin dar las condolencias a nombre del país por su condenable (y condenado en los hechos) asesinato.

Es entonces necesario preguntarse cómo solucionar una deuda histórica que existe contra el pueblo mapuche. No creo que sea yo el encargado de resolver este dilema, pero sí es necesario en primer lugar dar un reconocimiento constitucional a pueblos originarios, devolver su dignidad como etnias existentes con anterioridad a la llegada de conquistadores extranjeros, promover su cultura y mantenimiento de costumbres y existencia de indemnizaciones morales y económica (a través de distintas vías, no solo entrega de recursos o tierras), en compensación de años de ausencia de una política pública eficaz que solucione estas legítimas demandas.

Termino una vez más rechazando todo acto de violencia, proveniente de cualquier persona, organización o movimiento. Es primordial mantener la comunicación efectiva y búsqueda de soluciones pacíficas.

—-

Foto: Fernando Lavoz, AFI Santiago

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
servallas

08 de enero

Estimado Pedro, quien asalta una casa en la mitad de la noche y mata a un par de viejos mediante una muerte horrible, se gana todo el derecho a que cualquier persona bien nacida lo llame “salvaje”.Eso Pedro, no tiene nada que ver con que esas mismas personas en las que me incluyo, no sientan cariño natural por el pueblo mapuche y además apoyen sus justas aspiraciones.

14 de enero

Sin querer alejarme del tema principal de la columna, te puedo comentar que una cosa es el fuero interno y otro es lo expresado en un momento específico, con la voz de un cargo determinado.
No debes olvidar que el Intendente es el representante del Presidente de la república, elegido por éste y cuenta con la confianza del mismo.
Por lo mismo comento que es impresentable en cuanto a forma, fondo y tiempo sus expresiones.
El llamado de una autoridad como el intendente debe ser en primer lugar a la calma y no a la deshumanización.
Saludos

Patricio Fuentes

09 de enero

Pedro: Todos dicen libertad al pueblo mapuche , estoy de acuerdo en que esta crisis historica hay que solucionarla sin represión policial , los dueños de fundo se estan armando , la violencia es un espiral sin fin que nos hace daño a todos. Pero como lo solucionarias tu? , si les devolvemos las tierras que reclaman que hacemos con los huincas que viven en ella?. Un pais dentro de otro es una solucion real y viable?. En mi punto de vista hay que negociar y para ello tambien hay algo que ceder sino la solucion es imposible.

14 de enero

Sin perjuicio de lo que puse al final del artículo, comparto bastante con la visión de Aucán Huilcaman al respecto que dice “No estamos haciendo una reivindicación, sino apelando a tratados ya existentes”

te invito a leer sus declaraciones
http://radio.uchile.cl/noticias/187275/

Gastón Troncoso

10 de enero

Señor Pedro. Como usted, la inmensa mayoría de los chilenos tenemos sangre mapuche de una u otra manera. Y los mapuches, incluso los canonizados por las instituciones como el difunto Catrileo, también eran tan mestizos como usted o como yo. De manera que las situaciones vividas en la Araucanía no se expresan fielmente catalogándolas como racismo, sino como resistencia ideológica.

Una muestra de esta resistencia ideológica es el acto de llevar a los enfrentamientos a niños por parte de los mapuche. Es común ver a mujeres enfrentándose a los policías con niños en brazo utilizándolos como escudos, niños encapuchados con ondas lanzando piedras junto a adultos, mujeres llevando a niños a tomas, insisto, como escudos humanos, y siempre dando la excusa de que “en el pueblo mapuche luchan todos”. De manera que sus acusaciones sobre la vulneración de los derechos de los niños debería ir dirigida hacia los mapuche que los llevan a los conflictos y no contra los agentes policiales ni contra el estado.

También hace referencia a que existen ciudadanos con categorías distintas en Chile, y eso es verdad. Solo basta con darse vuelta por alguna población “marginal” de alguna ciudad y eso nos queda claro a todos. No se trata solo de un problema que afecte a los mapuche. Aunque si nos referimos en el aspecto positivo, el solo hecho de que mestizos como usted, o como cientos mas en el territorio chileno, reciban becas y beneficios exclusivos solo por tener un apellido mapuche ya me parece un acto claro de que hay ciudadanos de primera, segunda y tercera categoría para el estado chileno.

Sobre los abusos policiales, tiene razón. Eso debe ser sancionado y repudiado por todos. Pero siempre teniendo la perspectiva clara de que un humano (policía entrenado) no perdería los estribos disparándole a quemarropa a alguien solo por enfrentarse a contadores de mariposas. Es un acto criminal, por donde se vea. Pero insisto, debe ser visto en perspectiva.
Y por último, su negación a reconocer actos terroristas, me parecen un insulto a la lógica. Si no se busca generar miedo y presión, entonces para que se queman territorios? O aun más claro. Si la intención no es generar TERROR, por que se queman casas y amedrenta a personas?
Solo eso. No sigo porque en verdad ya estoy cansado de leer a personas cegadas por el “romanticismo mapuche”, y defendiendo derechos humanos solo para un sector de la población.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Una Estrategia País es una declaración que determina la esencia de lo que hay que hacer sostenidamente en el tiempo para conseguir un objetivo principal que debe impulsar el desarrollo de otros objetivos ...
+VER MÁS
#Chile 2030

¿Es posible que Chile logre su desarrollo sin Estrategia País? Parte 2

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Popular

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)