#Ciudadanía

Apego, cariño y delincuencia

13 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Podría presentar en esta columna la línea mayormente utilizada por la derecha chilena (a la cual pertenezco) y establecer que el incremento de las tasas de criminalidad guardan relación con dos fenómenos muy claros: la debilidad de las leyes que posibilitan que a jueces maternalistas liberar a los ladrones, inutilizando la labor de los fiscales; también podría explicarse este problema, culpando a parlamentarios resentidos de la Nueva Mayoría, quienes han derogado todas las facultades a las policías y han rechazado la idea de construir nuevos centros penitenciarios en el País; como imaginarán, con esto argumentos se justifica la idea de golpear una olla. Existe también la opción de ser díscolo y populista, pero ello exige prender un buen Cohíba,  beber un ron añejo y al ritmo de Milanés, regalar un discurso elocuente y solidario en defensa del pueblo oprimido,  enfatizando siempre que la delincuencia es LA consecuencia de la desigualdad social, que el empresariado nacional y el modelo neoliberal de Pinochet ejerce sobre el proletariado. Pero ustedes ya me conocen, voy más allá de estos burdos clichés.


La clave, para mí, está en preocuparse de ser buenas personas, ninguna mente brillante en el congreso aún se da cuenta que ni con leyes más duras, ni con más cárceles, ni con más bonos sociales, ni con mejor salud, ni con mejor educación, ni con nueva constitución, ni con afp estatal, ni con legalización de la mariguana, ni con ley de aborto, ni con matrimonio universal, ni con regionalización, se podrá alcanzar la sociedad que queremos, si antes no empezamos por preocuparnos de aceptar y dialogar con nuestros semejantes sobre cómo ayudar a quienes sólo quieren sentir que no han sido abandonados.

Chile se ha vuelto un país tan falto de bondad, reciprocidad y cariño, que ver actos de odio en la prensa es pan de cada día; nuestro nivel de indolencia es tan alto, que requerimos de desastres naturales o extraordinarios logros deportivos para sentir un poco de felicidad. Es como si hubiésemos decidido colectiva y simultáneamente andar enojados todo el día (en buen chileno, siento que somos expertos en patear la perra, mirar feo y chaquetear). Por lo mismo, no sé porque les extraña tanto la existencia de ciudadanos interesados y preparados para parasitar en nuestra sociedad, pero ojo, al entender la delincuencia como parasitismo, se debe incluir en una misma clasificación tanto al quinceañero que visita el retail del elefante verde para comer chocolates y robar licores fácilmente reducibles, hasta el nórdico canoso con MBA Europedo y zapatos de cocodrilo, que no tiene ningún problema en lucrar con la salud de la profesora pensionada (madre del mechero quinceañero), para así poder comprar un nuevo bólido italiano, que su hijo manejará bajo los efectos del alcohol y le será robado por un quinceañero que antes comía chocolates.

Quizás el problema de las políticas públicas subyace en el exceso de sociología y derecho penal, olvidando que la explicación de este gran problema social, pertenece a la psicología.

John Bowlby junto a Mary Anisworth, varios años atrás, crearon la famosa teoría del apego, en ella establecieron y demostraron que el vínculo existente entre un bebe y su figura de apego (madre tradicionalmente, pudiendo ser también otro cuidador cariñoso) determina la visión (positiva o negativa) que construimos de nuestro entorno; siendo bien irresponsable, reduccionista y lúdico, la lógica es la siguiente; Si quien tiene la tarea de cuidarte en tus primeros años de vida, cada vez que “obras” corre sonriendo a limpiarte el culo y sin quejarse aprovecha de hacerte cosquillas en la guata y besitos en las patas y/o si cada vez que lloras, te premian con una pechuga llena de leche o una mamadera acompañada de caricias, ¡Guagua feliz!, y con estas positivas experiencias luego interpretamos que el mundo es buenísimo, por lo que debemos ser buenos con él; pero como no todo es color de rosas, hay otro extremo de posibilidades, los bebes que sobreviven su primera infancia con el poto cocido, inanición e hipotermia, desarrollan tal nivel de desesperanza que incluso llegan a olvidar como reír y optan por no llorar para evitar golpes y zamarreos. Comprenderán que si tus primeros años son así, el rechazo a la sociedad es total. Pero tranquilos,  un porcentaje importante de la sociedad transita entre el apego seguro y el apego negligente, desarrollando apegos ansiosos ambivalentes y evitativos, (políticos que no se mojan el potito y empresarios cínicos).

Como siempre he sostenido, debemos aprender a ver más allá de lo evidente, si no desarrollamos una política de educación sexual real, sino invertimos y promocionamos métodos de anticoncepción realmente eficientes, y si no nos preocupamos de disminuir la hostilidad del sistema hacia el más vulnerable, seguiremos cosechando madres que no pueden, no quieren o no saben cómo dar cariño a al niño que luego nos roba el auto, amordaza a nuestra esposa, viola a nuestra hija, regala drogas a nuestro sobrino y apuntó una pistola a nuestra cabeza. Por culpa de una sociedad que lo maltrató desde el día de su nacimiento.

La clave, para mí, está en preocuparse de ser buenas personas, ninguna mente brillante en el congreso aún se da cuenta que ni con leyes más duras, ni con más cárceles, ni con más bonos sociales, ni con mejor salud, ni con mejor educación, ni con nueva constitución, ni con afp estatal, ni con legalización de la mariguana, ni con ley de aborto, ni con matrimonio universal, ni con regionalización, se podrá alcanzar la sociedad que queremos, si antes no empezamos por preocuparnos de aceptar y dialogar con nuestros semejantes sobre cómo ayudar a quienes sólo quieren sentir que no han sido abandonados.

TAGS: #Delincuencia Especial delincuencia Especial Seguridad Ciudadana Seguridad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Hilda Piñeiro

17 de agosto

Fantástico qué estás opiniones fundadas estén saliendo en las redes sociales. Ojalá la lean e interiorizen muchas personas
Muy bien!

17 de agosto

Muchas Gracias por tus palabras!
Da gusto ver que ser positivo sirve!

Un abrazo y éxito en todo

18 de agosto

Mis congratulaciones!!!!! Excelente columna!!! Una infancia feliz es el mejor seguro de vida, el mejor antídoto para prevenir la delincuencia! todo esto en el contexto de una sociedad más acogedora, menos competitiva. En fin, para qué seguir ……. con más policías, más alarmas, más murallas, vamos para atrás ….

Saludos,

rodolfo

18 de agosto

Incluso con un curso de un semestre en atención de clientes
Carabineros friendly

18 de agosto

Y mil gracias por tus palabras Rodolfo
También me encantó tu columna

David

19 de agosto

Impresionante como a partir de una idea más o menos razonable (teoría del apego) vislumbras un diagnóstico más o menos claro del problema de la “delincuencia” (hostilidad del sistema hacia los más vulnerables), pero llegas a una conclusión sin pies ni cabeza ¿en qué consiste esta hostilidad del sistema hacia los más vilnerables (pobres, digámoslo con todas sus letras), si no es justamente en la privación de un sistema de salud y educación digno, si no es en una constitución que posibilita estos abusos. Para que hablar de trabajo, afp, transporte, etc., elementos que obstaculizan la posibilidad de que los “cuidadores” puedan, quieran o sepan correr a limpiarle el culo al crio con la sonrisa en la cara, despues de pasarse horas arriba de la micro, explotados hasta la medula por sueldos miserables. Es esta la forma en que se vulneran los derechos de los que despues llaman asi como si nada “delincuentes”.

20 de agosto

Vamos por parte

La teoría del apego no es “mas o menos” es LA TEORÍA del vínculo, al punto que es base en políticas internacionales de estimulación a la primera infancia, cuestionarla demuestra ignorancia

Segundo, no digo pobre porque nunca me ha gustado el término, así como su antagonista, los ricos. En este aspecto decir “digamos las cosas como son” es una exageración tremenda, tanto porque el calificativo no lo usas en ti, como porque centra la evaluación en lo económico; si pensamos que las personas de menos recursos son los mas solidarios cuando se necesita, diremos que los ricos son pobres de alma, en fin.

Son vulnerables porque se los vulnera a diario, y aunque no seas capaz de entenderlo, coincido en todo lo que dices, es mas, objetivamente creo que el sueldo mínimo posibilita una “esclavitud encubierta”, pero ese es otro tema.

Como además he trabajado en la carcel, se que existen “personas que delinquen” y no delincuentes; como Psicologo me cargan los rótulos, basta de “es depresivo” a “padece depresión” O mejor “tiene tanta pena y tristeza que debo clasificarlo con una nomenclatura psiquiátrica, financiada por farmacéuticas que se determina trastorno depresivo x”.

Se roba cuando no se tiene otra forma de conseguirlo, y se enseña a robar cuando las expectativas de ser alguien no existe.

El hijo de ladron aprende de su padre, lo mismo que el hijo del estafador que actúa en el banco.

Y aunque no lo entiendas, el cariño mueve montañas.

Podría seguirte dando hasta aburrirme, quizás eso esperas de alguien de derecha, quizás eso fue lo que te molestó, porque era traidor a las ideas de derecha o porque estaba colgándome de un discurso de la izquierda, que mas da.

Sigue tu camino que yo seguiré haciendo puentes y tratando de cambiar este mundo.

Y antes de despedirme te pido que evalúes que te hace tan superior a mi, eso leo de tus palabras, cuando lo averigües, te espero arriba!!

20 de agosto

David

Voy a ponerlo con mayuscula no por gritar sino por claridad: DEJA DE PENSAR QUE HAY UNA ASOCIACION ABSOLUTA ENTRE DELINCUENCIA Y POBREZA, Y POBREZA NO ES SINONIMO DE VULNERABILIDAD.

Una persona vulnerable no es una persona pobre o sin recursos economicos. Esa fue una estupidez de nuestros politicos y periodistas, que de tan hipocritas que son comenzaron a usar palabras que no entienden para ser “politicamente correctos”. De esa ignorancia se han servido muchos delincuentes para librarse de su justo castigo.

Una persona vulnerable es una susceptible de ser lastimado o herido ya sea física o moralmente, por carecer de la capacidad para prevenir, resistir y sobreponerse de un impacto, ya sea un desastre natural, un problema de salud, etc. Una persona vulnerable es una que no tiene educación, una que no se tiene respeto a si misma, las que viven en aislamiento, inseguridad e indefensión ante riesgos, traumas o presiones… La vulnerabilidad va mas alla de “pobreza”.

Benigno di Tullio, cuando habla de los “delincuentes ocasionales” (o sea, las personas que han cometido un delito por circunstancias externas) habla precisamente de los vulnerables: o sea, este tipo de personas cometeran delitos por miseria, malas compañías, carencias emocionales, etc. Un chico de un barrio ABC1 carente de educacion y de autorrespeto, va a ser tan vulnerable como el chico de un campamento, porque no va a ser capaz de evaluar la situacion que se le presenta y encontrar una solucion real a ella. Ambos seguiran lo que otros dicen, tratando de ser parte de algo, haran lo que un delincuente les diga con tal de lograr su aprobacion, y terminaran cometiendo delitos porque su situacion les impide dimensionar la gravedad de sus actos. Di Tullio, cuando habla del delincuente como tal, señala que son personas que tendran reacciones criminales sin que medie circunstancia o estimulo exterior.

De ahi que hay que separar, aquellos que cometen delito pero no son delincuentes, de los que son delincuentes. Una persona, incluso una no vulnerable, por ignorancia, o por negligencia, puede cometer delitos, pero no lo planifico, no buscaba deliberadamente perjudicar a otros, no actuo con predeterminacion de dañar a otros. Una persona vulnerable puede ser arrastrada o convencida para cometer delitos o incluso crimenes, como ocurre con los niños soldados. Esa persona no tiene conciencia o no dimensiona la gravedad de lo que esta haciendo, cree que lo que esta haciendo esta bien, o que es lo que tiene que hacer, o incluso puede tener una cuota de resentimiento que lo empuja a hacerlo. El delincuente planifica, el delincuente tiene plena conciencia de que lo que esta haciendo esta mal, que daña a otros, pero no le importa, incluso lo disfruta, incluso se pavonea de eso. El delincuente quiere causar daño a otros, y muchas veces esa sera su motivacion, no una necesidad real.

La pobreza no es “el” factor determinante en la delincuencia. Es uno, pero dependera de cada caso determinar cuan relevante ha sido, porque , como hemos visto sobre todo estos años, los ricos cometen delitos y crimenes no por falta de dinero, sino por ambicion de mas dinero.

PS: la teoria del apego hace que establezcamos vinculos, que pensemos que hay otros aparte de “yo” en el universo, que necesitemos a otros y esa necesidad hace que establezcamos lazos afectivos. Étienne De Greeff señala que un rasgo del delincuente es el egocentrismo y la ausencia de sentimientos. Asi que acertado que Patrick haga la relacion con la teoria del apego. Que no es lo mismo que malcrianza.

David

20 de agosto

Estimados Patrick y Marcela, no estoy poniendo en cuestión la teoría del apego (aunque no creo que mirar de modo crítico una teoría demuestre ignorancia). Sino la conlusión a la que llega Patrick, en la que desliza como si nada que mejor salud y educación, entre otras, no podrían aportar a resolver el problema de la delincuencia. Y bueno, interesante discusión, pero latita seguir escribiendo desde el celular…

jose luis silva larrain

20 de agosto

Excelente columna de Patrick. Yo recuerdo mi infância y adolescência con mucho menos delincuencia.hablo de los 60y70. Pueden comprobar que en esos tiempos las preocupaciones eran la mortandad infantil o la desnutricion. Ni se sonaba con un sistema publico como el de hoy. Me parece que no es esa la causa David.

Saludos

20 de agosto

Mente sana en cuerpo sano….. Educación + Salud…. Al menos eso decían los griegos

solopol

21 de agosto

No siempre estoy de acuerdo con Patrick, ni pienso igual que él, pero lo bueno de sus columnas es que no me parecen “intelectuales”, tampoco “materialistas”, sino que “sentipensantes”, tienen un tono conversador, abordable. Eso creo que es algo que echo de menos en la sociedad moderna, y más en nuestro país, en que parecemos máquinas hablando y no personas. Por supuesto muchos creen que hablar “como persona” es ser cursi, muy amigo de alguien, muy cariñoso o muy afectuoso, eso es falso, basta conversar con un tono NORMAL, no de demente. A veces leo muchas opiniones y estoy de acuerdo con lo que dicen, pero el tono de mierda con que las emiten, en ese sentido creo que se sobrevalora mucho “tener la razón” sin darse cuenta de que la famosa “razón” no sólo tiene que ver con la razón, el racionalismo llevado a un extremo puede ser irracional, como de hecho lo es. Gran aporte!

21 de agosto

Lo más complejo es hacerlo simple.

Gracias Gio!
Estamos de acuerdo en que sería una lata, no tener desacuerdos!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Ver a mujeres de diferentes orígenes, países y posiciones hablar abiertamente ha dado a muchas egipcias valor para compartir poco a poco sus experiencias de manera anónima o dando la cara.
+VER MÁS
#Género

#MeToo y #TimesUp ayudan a las mujeres egipcias a romper el silencio

La ley de pesca dejó muchos heridos y las causas judiciales por soborno, fraude al fisco y cohecho denominadas “Corpesca” y “Asipes” han dejado al descubierto lo intervenido y frágil que está el ...
+VER MÁS
#Economía

Jibia: Fin a la pesca de arrastre

La naturaleza del Petro fue muy controvertida, pues no cumple con varios elementos propios de las criptomonedas. No puede llamársele dinero virtual y tampoco se puede determinar con certeza si es un títul ...
+VER MÁS
#Economía

La CriptoVenezuela y el Petro

Poesucia, o la poesía sucia es un estilo que une la rebeldía sexual con la lucha de clases de una manera especialmente contemporánea: nada tiene que ver con el realismo socialista de otras épocas
+VER MÁS
#Cultura

¿Quién es Poesucia?

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

Voltaire, ya nos había advertido: “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”.
+VER MÁS
#Ciudadanía

A mano armada: Helicópteros, caballos y nepotismo

Algo que es transversal para ambos gremialistas es que acusan que esto es producto de maniobras y aprovechamientos políticos, con ello tratando de minimizar el vacío financiero de sus comunas y normalizan ...
+VER MÁS
#Municipales

La Florida y Viña del Mar: Administrando el desfalco municipal

Se requiere de un entorno flexible (digital) y abierto que diversifique y amplifique las formas de participación efectiva de los usuarios en torno al texto escolar, garantizando libertad de uso de los recu ...
+VER MÁS
#Educación

Hacia el Texto Escolar Abierto: Nuevos antecedentes