#Ciudadanía

A propósito de Hamilton: ¡Paremos la re-victimización social!

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Fuimos muchos los que nos sentimos identificados, y hasta cierto punto liberados interiormente, al escuchar y ver a James Hamilton dar su testimonio en el programa Tolerancia Cero.

No es nuevo que los abusadores (no sólo sexuales) se refugien en el poder, del tipo que sea, y desde allí se fortalezcan para seguir abusando. No hay que sorprenderse tanto de eso, ya que pasa en las fuerzas armadas, en los ámbitos religiosos, en las grandes corporaciones económicas y hasta en el Senado. Casos hemos conocido de sobra.

James Hamilton hoy es considerado por muchos como un héroe, porque un Tribunal ya declaró culpable a su agresor. Pero quienes hoy se admiran de su valentía, no saben que él no nació tan valiente. Porque la fuerza de tener una verdad que decir al mundo, para frenar los abusos y prevenir que más personas pasaran por lo que él pasó, lo fue transformando.

Pero otro elemento que ayudó a transformar a este señor en un héroe valiente de la verdad, fue la sociedad hipócrita en que vivimos, que durante años no dio crédito a sus palabras, lo marginó calificándolo de desequilibrado, de pervertido o cualquier otra cosa. Nuestra sociedad, que idolatra a los poderosos, re-victimiza una y otra vez a las víctimas de los poderosos, tranquilizándose con pensar que “algo habrá hecho” este señor, porque es imposible que esa persona tan inmaculadamente poderosa, sea capaz de algo tan vil. Es más, muchos piensan que seguramente es un desequilibrado movido por la envidia o la ambición, tratando de enlodar a alguien que es reconocido por muchos.

La misma sociedad que despreció y re-victimizó a James Hamilton durante demasiado tiempo, junto con esa fuerza interior de sentir que su dolor, si al menos servía para frenar la impunidad y evitar más abusos, ya habría valido la pena, lo fortaleció de tal manera que lo hizo crecer y transformarse en un gladiador de la verdad.

Mi reflexión aquí sólo apunta a que, todos aquellos que sentimos admiración por James Hamilton al verlo tan íntegro, claro y sin revanchismos hablar en televisión de experiencias tan dolorosas, reflexionemos sobre cómo vemos y tratamos a quienes hoy están indefensos y claman justicia. Si cuando una persona reconoce haber sufrido abusos, pensamos que tal vez él/ella fue quien los provocó, o ya lo empezamos a ver como “alguien raro”, desconfiamos de sus intenciones o no sabemos cómo tratarlo, lo aislamos o hablamos a sus espaldas… seguimos victimizándolo y no le permitimos seguir adelante con su vida. Y no todos tienen la fortaleza, lucidez, entereza y motivación interior que demostró tener el Dr. Hamilton.

El poder de los poderosos, lo otorgamos el resto de los mortales. Por eso, todos somos responsables de la impunidad de que gozan esos personajes en una sociedad rastrera como la nuestra.

¡No re-victimicemos más a las víctimas! Nuestra sociedad está llena de ellas, y hasta que no dejemos de endiosar a los poderosos, no seremos capaces de ayudarlas a recomponer su psiquis, su autoestima y su identidad. Y nadie sobra, todos nos necesitamos para juntos, mejorar nuestro mundo y nuestra sociedad, transformándolo en un lugar donde nuestros niños puedan crecer con dignidad.

* Fátima Oeyen (@fatimaoeyen)

—————

Foto: The wait – Ferran / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de Marzo

Estoy totalmente de acuerdo en que muchas veces las victimas de abusos (de todo tipo) son re-victimizadas por la sociedad, en muchos casos, desde el hecho de tener que denunciar su situación de manera pública de algo que quisieran sea lo mas privado posible, hasta la burla de personas de escasa calidad moral que ven en cada víctima a alguien que usa la fe pública para provecho personal. Pero no nos equivoquemos, hay en esta “sociedad rastrera como la nuestra” o la “sociedad hipócrita en que vivimos” también especímenes de baja calaña que se victimizan para recibir el apoyo de la gente y eludir su accionar delictivo, como por ejemplo, los lanzas que son atrapados por carabineros después de arrebatarle violentamente el montepío a un anciano se tiran al suelo en convulsiones dignas de un poseido adusiendo violencia excesiva para que los transeuntes los ayuden a escapar. Y por otro lado están los numerosos casos, ya olvidados por algunos, de supuestas victimas del gobierno militar (o dictadura si lo prefiere) que hicieron uso de muchos beneficios que realmente no merecian. Los extremos nunca son buenos, evaluemos las situaciones en su mérito.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Millones de mujeres migrantes indocumentadas están con Kamala, ven en ella una luz para salir de las sombras y tener acceso a los derechos laborales, poder tener acceso a una residencia y posteriormente a ...
+VER MÁS
#Sociedad

Kamala, ¿luz para las mujeres migrantes?

Nuevos

Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Millones de mujeres migrantes indocumentadas están con Kamala, ven en ella una luz para salir de las sombras y tener acceso a los derechos laborales, poder tener acceso a una residencia y posteriormente a ...
+VER MÁS
#Sociedad

Kamala, ¿luz para las mujeres migrantes?

Popular

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de r ...
+VER MÁS
#Política

Los cuicos y extranjeros

El seguidor de extrema derecha odia por igual a negros, judíos, latinos, árabes, feministas y cualquier otro grupo que invada según ellos su espacio nacional conquistado a los nativos, después recuperad ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y la revuelta de los bastardos

Para prevenir o disminuir nuestra vulnerabilidad a la desinformación, debemos aprender a ser escépticos, dejar de creer lo primero que nos llega por las redes sociales simplemente por ir en línea con nue ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La lección que nos deja lo ocurrido en Estados Unidos

El sector de las artes no existe, no se le considera como una comunidad en situación crítica, pauperizada, minimizada, sino como un grupo de locos que anda por la vida con una guitarra o un libro debajo d ...
+VER MÁS
#Cultura

La música suena mal