#Ciudadanía

20% de música local: No sea huaso con la música chilena

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

¿Qué se creen? Andan por ahí haciendo canciones que emocionan a la gente. Piensan que pueden vivir de la música, y hay algunos que incluso han muerto por decir cosas melódicamente. Quieren ser artistas en Chile. Qué tontera, ¿no? Menos mal que siempre habrá adalides iluminados como los señores de la Archi, que denuncian el siniestro complot que estos cantantes, bandas de rock y compositores tienen en contra del pobrecito libre mercado, que estos subversivos podrían arrasar si quisieran con el enorme poder fáctico que representan (sic).

Ironías aparte, ¿qué diablos nos pasa en Chile con los músicos? Acarreamos una insólita predisposición a chaquetear cualquier medida que busque proteger a estos artistas. Se demoniza a la SCD por ese crimen terrible que es conseguir organizar – de manera altamente eficiente, hay que decirlo – la protección justa de derechos autorales, consiguiendo de pasada infraestructuras de apoyo tan inéditas previamente como Fonasa para sus socios y múltiples otros beneficios que parece lucen bien en cualquier otro trabajador, pero que cuando toca a los músicos parece un cobijo inmerecido, gratuito, repudiable.

Escuchar las opiniones en contra de la recién aprobada – en primera instancia por la Cámara baja – ley de fomento a la música nacional es entrar en un mundo surrealista, que haría sonrojar a Les Luthiers y el Jappening con Ja. A la joya de sabiduría y empatía expelida por el representante de los concesionarios de señales radiales que cité anteriormente  (y ojo que digo concesionarios, porque podrán ser dueños de antenas lindas y poderosas, pero recordemos que esa señal se las otorga el Estado en comodato), habría que sumar otras genialidades como que esto terminará por aniquilar a la radio como formato (como si el cine, la TV y el MP3 hubieran logrado tamaña empresa) y una que, personalmente , encuentro de una candidez estremecedora: ¿Por qué nos tienen que imponer lo que vamos a tocar, si cuando los músicos son buenos tienen éxito igual?

Esto me lleva a concluir que lo nuestro es un problema cultural. Y en casos más extremos, el drama implica una ignorancia supina de los mecanismos con que funciona la música popular inserta en el salvajismo del libre mercado.

En términos simples, no nos traguemos el cuento de que MySpace crea espontáneamente ídolos. Eso no es así. Tampoco Lady Gaga, Interpol, Audioslave, Justin Beiber, Nirvana, Pearl Jam, Rage Against The Machine, Sumo o incluso el antisistémico Manu Chao hubieran llegado a nuestros receptores de radio de no haber mediado antes el visto bueno de un ejecutivo discográfico.

Flashback hacia una década atrás, cuando un cansado grupo Los Tres sacaba los peores discos de su carrera justo antes de separarse víctimas del hastío, y aún así obtenían toda la difusión radial posible amparada en los esforzados promotores de su sello, mientras al mismo tiempo, grupos chilenos como Congelador y Mecánica Popular o el notable Mauricio Redolés sacaban los mejores trabajos de su obra, recibiendo a cambio un portazo tamaño XL en las narices de parte del mainstream.

Señores de la industria, autoridades de turno, internautas, ciudadanos comunes y corrientes: Pensemos bien antes de rasgar las vestiduras equivocadas.

Si nos ponemos comparativos, es un esfuerzo mezquino que sólo el 20 por ciento de las canciones que se toquen en la radio sea chilena, considerando el 40 por ciento de la legislación francesa, el 35 de la canadiense y el bello 50 por ciento de la brasileña. Hay mucha música chilena increíble que descubrir. Y no siempre es bueno ver el vaso medio vacío. En mi humilde caso, prefiero ver el vaso medio lleno.

————————————————

Foto: Chinoy en la Plaza Brasil – Ricardo Inostroza V. / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Hasta ahora la dispersión ha primado en la centroizquierda y la falta de diálogo ha impedido reconstruir y articular un espacio político que no solo se limite a fiscalizar al gobierno de Piñera
+VER MÁS
#Política

No es tiempo de candidaturas presidenciales

 La sencilla idea es que se consideren como primera opción, alternativas tan serias como las otras que se han impuesto en siglos de colonización mental.  Es incorporar esta reflexión como una variable ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Saber y acción local sustentable: Ni pintoresco ni folclórico

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

El sujeto marginal que desconoce o que derechamente no cree en los Derechos Humanos, tampoco tiene ánimos de respetar ni garantizar los ajenos. La vida y la muerte son para él, cuestiones relativas, discu ...
+VER MÁS
#Sociedad

Crimen, castigo y viralización impulsan la catarsis colectiva del pueblo chileno