#Ciudad

Reducir los riesgos de las calles: Tarea pendiente.

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Con el estándar chileno de 65 km/h, al atropellar un peatón hay un 85% de probabilidad que este muera, y un 15% que salga herido. Mientras que a 50 km/h (el estándar hasta el 2002), al atropellar un peatón hay un 45% de probabilidad que muera, 50% herido y 5% que salga ileso.

En estos días nuevamente se esta discutiendo la ley Emilia, ley que busca aumentar las penas a los conductores que atropellan y dan muerte a terceros producto de la ingesta de alcohol. Pero en su discusión ha estado ausente la pregunta fundamental: ¿con esta ley disminuirán los accidentes de transito? ¿Y las muertes? ¿En cuanto?

Seamos bien fríos en el análisis. El alcohol,  en peatones o conductores, está presente sólo en el 14% de los accidentes de tránsito con resultado de muerte. Con bombos y platillos cada año se anuncia que, gracias a la “ley tolerancia cero” se ha reducido en un 28% los muertos por accidentes de tránsito producto del alcohol, desde su puesta en marcha, pero la autoridad nunca ha entregado el numero global. Y es que la reducción total ha sido sólo del 4% de los muertos en accidentes de tránsito. Al menos, desde mi punto de vista, la “ley tolerancia cero” es un completo fracaso como política publica, porque falló desde el diagnóstico.

Pero, la razón del bajo impacto en la reducción de muertes del plan tolerancia cero, se puede deber a que en Chile tenemos pocos accidentes. Y es que el índice de muertes en accidentes de tránsito chileno es el más bajo de la región. Lamentablemente, en Chile la muerte por accidente de tránsito se contabiliza sólo si esta ocurre 24 horas después del accidente. En el resto del mundo se consideran 30 días. Es decir, no nos podemos comparar con el resto del mundo.

Entonces ¿A que se deben los accidentes de tránsito en Chile? Por lo menos en el 40% de las muertes por accidentes de tránsito esta presente el exceso de velocidad. Y si pensamos que la velocidades máximas en Chile son altas: 60 km/h en zonas urbanas (que en la práctica son 65 km/h, pues le da 5 km/h de error por el instrumento de medición) y 120 km/h en autopistas y carreteras, me atrevería a apostar que en el 100% de los accidentes de tránsito con resultado de muerte, el vehículo iba a más de 50 km/h en zona urbana o 100 km/h en autopista o carretera, lamentablemente esa información no existe.

Pero ¿Porque digo esto con tanta seguridad? Primero, debemos considerar que la velocidad es lo que más afecta la intensidad del accidente. A mayor velocidad, el accidente es más grave. Con el estándar chileno de 65 km/h, al atropellar un peatón hay un 85% de probabilidad que este muera, y un 15% que salga herido. Mientras que a 50 km/h (el estándar hasta el 2002), al atropellar un peatón hay un 45% de probabilidad que muera, 50% herido y 5% que salga ileso. Pero si la velocidad máxima fueran 30 km/h solo el 5% de los peatones atropellados moriría. Además, la diferencia de la distancia de frenado entre 65 km/h y 50 km/h es de más de 10 metros. Es decir, ¡el conductor tiene 10 metros extras de reacción! Y si pensáramos en 30 km/h el conductor tendría 25 metros extras de reacción para frenar. Pero por si todo esto fuera poco, existe algo llamado “efecto túnel”, que dice que a mayor velocidad, el rango de visión lateral disminuye. Es decir, a mayor velocidad, veo menos. A 65 km/h solo es posible ver 70°, a 30 km/h la visión es de 105°.

Pero aun así, alguien puede vivir apurado (cada vez más normal en el Chile moderno) y quizás piense que por ir “mas rápido, llegaré mucho antes”, pensando si va en la carretera, la diferencia de manejar a 65 km/h vs. 50 km/h son solo 15 minutos por cada hora de viaje. En zonas urbanas esta diferencia es solo de 4 minutos por cada hora de viaje.

Resumiendo, aumentando la  velocidad: es más probable que hayan muertos en accidentes de tránsito, hay mayor distancia de frenado y menor visión, por lo que hay más accidentes de tránsito y más muertos por accidentes de tránsito; mientras por el otro lado, si bien hay una disminución de los tiempos de viaje esta es marginal ¿Porque se subió la velocidad máxima? Es algo que hay preguntarle a Evelyn Matthei y a Jovino Novoa quienes el año 2002 presentaron el proyecto en el senado. Probablemente la ley con mas sangre en el Chile del siglo 21.

No crean que pienso que la ley Emilia no es necesaria. Al contrario. Quienes manejan automóviles en estado de ebriedad son asesinos y hoy no se está haciendo justicia contra ellos. Pero en el mismo caso están quienes conducen a exceso de velocidad. Por eso si en verdad se quiere disminuir los accidentes de tránsito y sus muertos, lo correcto es reducir la velocidad de nuestras calles, carreteras y autopistas (la diferencia entre carreteras y autopistas, es que las últimas tienen segregados a los peatones de los automóviles).

Siendo bien puntual, disminuir la velocidad de los vehículos motorizados es la principal herramienta para disminuir los accidentes de transito y su impacto. Por eso creo que en nuestras calles, dependiendo del trafico peatonal la velocidad debiera ser 30 km/h o 50 km/h (política que se esta impulsando en Nueva York y Paris por ejemplo), en las carreteras pasar de 120 km/h a 80 km/h, y en las autopistas a 100 km/h.

TAGS: Accidentes de Tránsito Alcohol Ley Emilia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad