#Ciudad

Los Legionarios de Cristo predican pero no practican

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Entendemos que los lectores saben que los cerros islas son áreas verdes según el Sistema Metropolitano de Áreas Verdes y Recreación del Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS), instrumento normativo urbano que el pasado 4 de noviembre cumplió 20 años de vida.

Pues bien, el 12 de noviembre pasado leímos en el vespertino La Segunda que la Municipalidad de Lo Barnechea desea comprar un cerro a los Legionarios de Cristo, el que estaría conformado por tierra, piedras y un montón de arbustos, ubicado a un costado del camino Las Hualtatas, sector urbano cota 1.000, de importante plusvalía.

El reportaje dice que el alcalde Guevara estaría dispuesto a pagarle a sus dueños la suma de 36 millones de pesos “para construir un gran parque de 64,7 hectáreas” y el concejal Felipe Irarrázaval agregó que esos religiosos “están muy dispuestos a ayudar a la comunidad en vez de transformar esto en casas” (sic). Está claro que dicho concejal desconoce la regulación urbana y no sabe lo que sucede con las declaratorias de utilidad pública para los parques intercomunales y comunales y por ello cándidamente supone que allí se pueden construir casas.

Los lectores de ese diario, después de leer y dándole crédito a tal información, tienen que haber creído que los clérigos propietarios del terreno parque, clasificado como cerro isla, son personas caritativas que tienen mucha conciencia social. Para transparentar este asunto, a continuación relataremos una pequeña historia de lo sucedido con este cerro isla que, por lo demás, no admite construcciones inmobiliarias.

En los inicios de 1999 los Legionarios de Cristo habían solicitado al Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) una autorización para que en esa área verde, denominada Cerro del Medio, localizado en un sector muy pirulo de La Dehesa, comuna de Lo Barnechea, se pudiera construir la sede principal de la Universidad Finis Terrae, a sabiendas que ello no estaba permitido en la normativa urbanística intercomunal como local. Por tal razón, el 26 de febrero de 1999, el Seremi sustituto de Vivienda y Urbanismo resuelve negativamente, como era su obligación, dicha aventurera solicitud. Muchos dicen que en pedir no hay engaño.


Como el negocio de marras no había prosperado, estos religiosos empresarios, enojados con el fallo judicial, empezaron a rellenar con tierra, escombros y piedras la quebrada El Culén.

Pero como esos eclesiásticos eran contumaces, volvieron a la carga y después de muchas visitas convencieron al Seremi titular, quien, utilizando el típico lenguaje melifluo de los funcionarios públicos que saben que están actuando mal, aprobó con nota oficial del 31 de julio de 2000, dirigida a Eliodoro Matte Larraín, conspicuo legionario y al reverendo padre Vicente Cortina, el proyecto educacional universitario.

Tiempo después, los vecinos adyacentes al área verde, nos solicitan ayuda para evitar la consumación del acto ilegal, curiosamente validado por el Ministerio que, entre otras funciones, tiene que hacer cumplir la ley respectiva. Y así fue como investigamos el desarrollo irregular de los hechos y en distintas oportunidades les señalamos a las autoridades ministeriales que el uso de suelo asignado al Cerro del Medio no admitía la construcción de una universidad, pero ningún funcionario del gobierno central se dio por aludido porque, suponemos, habría una instrucción de alto nivel para que no se “molestara” con exigencias burocráticas a tales egregios personajes del establishment.

Dado que la Dirección de Obras de Lo Barnechea, en la época de la alcaldesa Ehlers, ya les había negado el permiso de edificación, fue necesario que el Minvu imperativamente obligara a la anterior en orden a que debía autorizar dicho permiso, lo que aconteció el 6 de septiembre de 2002. Con esta aprobación trucha en la mano, los Legionarios se movieron con suma rapidez y, como convincentes hombres de negocios, lograron que la servicial Corema, enseguida, el 17 de octubre de 2002, les aprobara la Declaración de Impacto Ambiental elaborada por una de esas tantas consultoras que hacen, previo pago de suculentos honorarios, lo que sus mandantes les ordenan.

Ante tales hechos a consumarse, denunciamos el 18 de diciembre de 2002, esas inmorales actuaciones públicas en la Contraloría General de la República, la que, el 26 de noviembre de 2003, dictamina que todos los actos administrativos otorgados por el Estado eran ilegales, con lo cual la Municipalidad de Lo Barnechea dejó sin efecto el forzado permiso de edificación. Acto seguido, los devotos Legionarios, muy molestos con aquello, contratan a un renombrado abogado agnóstico y presentan en la Corte de Apelaciones de Santiago un recurso de protección en contra de la Contraloría General, institución que fue muy bien defendida por el Consejo de Defensa del Estado (CDE).

A mediados del 2004 la Corte Suprema validó completamente el dictamen del ente fiscalizador y así imperó el Estado de Derecho, respetándose la normativa urbana que protege las áreas verdes. Los dóciles funcionarios del Minvu, quienes tanto se esforzaron para ayudar a los Legionarios en su negocio, quedaron muy entristecidos con este desenlace judicial.

Tiempo después, en los meses del verano de 2005, y como el negocio de marras no había prosperado, estos religiosos empresarios, enojados con el fallo judicial,  empezaron a rellenar con tierra, escombros y piedras la quebrada El Culén, situada en la ladera nor-poniente del cerro isla. Esta quebrada vierte sus aguas en el Estero Las Hualtatas y los lectores ya se habrán imaginado lo que sucedió en esa área verde. La basura provenía de unos trabajos que se ejecutaron en el Colegio Everest, de los mismos Legionarios, el que está situado a corta distancia del cerro.

Ante esa irresponsable devastación, que configuró un daño ambiental de proporciones, los vecinos denunciaron el hecho ante el CDE el cual, con fecha 25/01/10, interpuso una demanda en contra de tales Legionarios, la que estuvo radicada, con rol C-3169-2010, en el 13º Juzgado Civil de Santiago. En enero de este año -2014- hubo una sentencia condenatoria en contra de los causantes del desastre, mediante la cual los obligó a reparar a sus expensas todos los daños cometidos por ellos mismos al cerro isla.

Por lo relatado, se evidencia que esta Congregación Religiosa es de alto riesgo para la sociedad.

TAGS: Daño Ambiental Legionarios de Cristo Lo Barnechea

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador