#Ciudad

La vivienda, un problema de suelo más que de techo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Pocas veces nos detenemos a pensar en la importancia de la vivienda. Es probable que lo hagamos pero no siempre apuntando a su esencia o temática principal. Si lo hacemos, es infrecuente que lo relacionemos con fenómenos como la pobreza, pues ésta la centramos o hacemos descansar en un tema neto de ingresos, relacionando el bienestar con un asunto numérico. La vivienda, entonces, rara vez entra dentro de nuestras mayores preocupaciones, le asignamos un papel importante, pero secundario. Creemos que la falta de vivienda tiene que ver con la falta de dinero: no se tiene vivienda porque no tenemos suficiente dinero, por lo cual hay que conseguir más dinero o generar las condiciones para que los pobres tengan más dinero, y de esa forma adquieran mejores viviendas.


El problema de una persona sin vivienda no es la falta de techo, ni siquiera de paredes, sino la falta de un espacio al cual delimitar y hacer propio.

El tema de la vivienda, en su esencia, se hace descansar en un aspecto equivocado y aunque un poco irrelevante dice mucho de cómo entendemos el problema. El concepto o frase “pan, techo y abrigo” contiene un error, ya que la esencia de una vivienda no es el techo. Una casa puede ser hecha de distintos materiales: en teoría, y en la práctica, cualquier cosa puede ser una vivienda; un automóvil, una casa rodante, un vagón de tren, un container, una tienda de circo. Cuando se habla del “derecho a la vivienda”, por lo demás, se apunta a que los pobres puedan tener una casa, pero no se define de qué tipo, de qué forma y tamaño y con cuántos pisos. Todo eso nos lleva a una discusión que, aunque bienintencionada, no tiene una solución clara.

Y es difícil que la tenga pues la esencia de una casa está en el espacio, que es lo que una persona pobre no tiene. Los vagabundos, por ejemplo, no cuentan con espacio propio. Carecen de él, y por eso deben acomodarse en cualquier parte. Tampoco pueden delimitar su propio espacio personal, cerrándolo para que otra persona no lo invada. Es esto lo que una persona no tiene, pierde o no puede adquirir. Y al perderlo, tiene la necesidad o queda en la indefensión de tener que amontonarse o acumularse en un espacio público donde no puede delimitar ni establecer sus propios límites.

Si bien puede parecer desapegado e insensible, el derecho a la vivienda está mal definido y sería mejor hablar del derecho al suelo. A partir de este derecho podemos construir el derecho a la vivienda. Si el Estado se ocupa de entregar y garantizar espacio a las personas, se podría pensar en alternativas como que éste financie el suelo de una vivienda, o que aplique políticas para conseguir que todos tengan un espacio dentro de la ciudad. Sin embargo, también se debe considerar que una vivienda no puede ser ofrecida íntegramente, debido a las diferencias de gustos, necesidades, y a las mismas diferencias entre los distintos tipos de vivienda. Se puede contar con casas que floten, como barcos, así como tiendas ricamente decoradas: o bien con casas rodantes, o con materiales reciclados para convertirse en viviendas. Todos estos aspectos son enormemente variables, cambian según las personas, la época, el poder adquisitivo y los gustos personales. Pero encontraremos un denominador común, que es aquello común a todas las viviendas, salvo que flote en un río o a la orilla del mar, aunque aún en este caso se proyecta como una sombra sobre la superficie de la Tierra.

Si nos centramos en este aspecto, podemos construir una noción de vivienda, a la vez más generosa y también más práctica. Práctica en el sentido que es posible implementarla y llevarla a cabo, para garantizar y ayudar a que toda persona tenga su espacio (literalmente) dentro de la sociedad. Pues si nos centramos en la vivienda, es posible que no lleguemos a un acuerdo, mientras si lo hacemos en lo su basamento podríamos llegar a ciertas conclusiones. El problema de una persona sin vivienda no es la falta de techo, ni siquiera de paredes, sino la falta de un espacio al cual delimitar y hacer propio. La falta de intimidad, de propiedad privada personal, que se fundamenta en el derecho a un trozo de tierra, por el hecho de vivir sobre un planeta que no hemos creado ni generado. Esto es muy distinto de querer tener derecho a cosas o actividades que no hemos producido, por ejemplo, una máquina o un objeto, por el cual debemos reconocer la labor de quien la creó por medio de un pago, o de ofrecer algo a cambio. Si asumimos estas diferencias y las aplicamos de manera sensata e inteligente, con una mirada transversal, podríamos resolver muchos problemas por el hecho de combinar y no de excluir distintos tipos de soluciones para distintos tipos de problemas.

TAGS: Ley de Calidad de la Vivienda Vivienda Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?