#Ciudad

La Costanera Sur y las capacidades de nuestras autoridades

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La inmobiliaria -habiendo cumplido con todas las exigencias- no puede habilitar sus edificios hasta que el MOP no efectúe las obras y la ciudadanía no puede utilizar una calle habilitada para su uso.

Sumada a las dudas que surgen tras el apresurado llamado a licitación del proyecto Americo Vespucio Oriente (AVO), proyecto necesario pero que mantiene incógnitas por despejar, la fallida apertura de la Costanera Sur (CS) en Santiago contempla un foco de atención en la capacidad del Ministerio de Obras Públicas (MOP) y en la coordinación entre instituciones gubernamentales y privadas para enfrentar de una manera adecuada los desafíos que comprende el desarrollo de nuestras ciudades.

La CS es parte de una serie de proyectos viales reunidos en el “Programa Santiago Centro Oriente”, que aparte de la misma, comprende la eliminación de la Rotonda Pérez Zujovic, la construcción de un túnel bajo la Avenida Kennedy, túneles bajo el rio Mapocho, y pasos sobre nivel, entre otras obras, que deben estar terminadas el 2017. La CS, vía de carácter urbano propuesta por Juan Parrochia en 1960, bajo el mandato del ministro Bitrán fue asumida por el MOP declarándola “camino público” a fin de poder licitarla y ser construida. Si bien la empresa que se adjudicó la licitación no realizó las obras, fue la empresa Titanium a la cual se la obligó a realizarla a modo de mitigación por las obras de tres edificios. Estas obras fueron realizadas en el tiempo establecido por la inmobiliaria según indicaciones de Vialidad Urbana del MOP, aprobadas y recepcionadas por las autoridades.

Hoy, esta vía, que innecesariamente sigue siendo administrada por el MOP, es cerrada por este organismo, pero esta vez por su Coordinación de Concesiones, a fin de comenzar las obras que complementan el Programa Santiago Centro Oriente antes descritas. Sumado a lo anterior, aduce que las obras realizadas por la inmobiliaria están mal hechas y deben ser demolidas en un tramo, rebajándolas 1,5 metros. Mientras, la inmobiliaria -habiendo cumplido con todas las exigencias- no puede habilitar sus edificios hasta que el MOP no efectúe las obras y la ciudadanía no puede utilizar una calle habilitada para su uso.

Si en 53 años no hemos sido capaces de consolidar la CS, en 4 años se deberá construir en un radio de 5 kilómetros una serie de proyectos viales, muchas veces en forma simultánea, con el sufrimiento de desvíos, tacos y la justificada desconfianza de ciudadanos e inversionistas en la capacidad de nuestras autoridades para desarrollar y coordinar el crecimiento de nuestras ciudades.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.