#Ciudad

Inconveniencia de la vivienda en altura: razones económicas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Construir una vivienda en la Edad Antigua, en el Medioevo, el Renacimiento, la Colonia o en el siglo XIX era totalmente distinto de cómo es hoy en día. Más que por un tema de materiales, o de tecnologías, por una razón económica. Y es que, antiguamente, edificar una vivienda era algo que su dueño podría, en teoría, hacer por sí mismo.

Las personas, en siglos anteriores, erigían sus casas con materiales simples, como adobe, madera, piedra, y sobre todo, ladrillo. Por lo mismo resultaba relativamente fácil recurrir a maestros, albañiles o tal vez pequeñas empresas o entidades que podrían construir una casa en un tiempo razonable.

Hoy en día, por el contrario, para edificar una vivienda, y si consideramos que esa vivienda se encontrará probablemente en una torre de departamentos, veremos que sólo es posible si lo realizan grandes empresas constructoras.


Para lograr una ciudad densa, no se requiere, en realidad, de la vivienda en altura, sino mayoritariamente de edificios medianos y pequeños de departamentos. Muchas ciudades, en el mundo son ejemplo de esta realidad.

Concentración económica

El hecho de que las viviendas de una ciudad sean, en su mayoría, departamentos dentro de una gran torre, imposibilita que empresas medianas y pequeñas puedan construirlas. Erigir viviendas resulta costoso, difícil, exige un largo tiempo y una enorme acumulación de capital: sólo grandes empresas, con medios técnicos y económicos muy sofisticados, pueden realizarlo.

¿Como debiera ser una política de Estado al respecto? Realizaremos este análisis considerando que el Estado actúa dentro en una economía “de mercado” y que se limitará a que las empresas privadas construyan las viviendas. Y dejando de lado, temporalmente, el tema de la especulación inmobiliaria, para mayor claridad en la exposición.

Aun considerando que el Estado permita al mercado operar, la conclusión es que si no previene la concentración económica en el rubro los costos se elevarán. Por consiguiente, una política eficaz del Estado debe consistir en estimular (por distintos medios) la construcción de viviendas en edificios de pequeña y mediana altura. Esto implica un mayor número de empresas y por tanto una mayor variedad y competencia en el mercado.

Si el Estado, o la sociedad misma, desea favorecer un mercado de la vivienda accesible y asequible, no debe fomentar la concentración en la construcción de las mismas. Lo cual, inevitablemente, ocurrirá cuando el principal tipo de vivienda erigida sea el de la torre de departamentos. El Estado y la sociedad deben establecer los incentivos para que las empresas constructoras, de distintos tipos y tamaños, edifiquen una amplia variedad de edificios, y en especial los pequeños y medianos, reservando la construcción de casas, por un lado, y de torres de departamentos, por otro, para situaciones especiales.

Razones adicionales

Además de los costos constructivos de las torres en altura, debido principalmente a los medios técnicos empleados, sin contar la profundidad de los cimientos, lo que implica un gran acarreo de tierra, existen razones adicionales que tienen que ver con el mantenimiento de estas mismas torres.

No acostumbramos pensar cómo, en una torre de 15, 20 o 30 pisos, se podría pintar sus fachadas. Tampoco se suele poner atención en cómo en una torre se podría revisar su extenso sistema de cañerías, bombas, sistema eléctrico o de gas.

Los edificios se deterioran. Requieren pintura, refacciones, y constantes revisiones. ¿Cómo es posible revisar o reparar los daños que, a lo largo del tiempo, sufre todo edificio, si se trata de una torre de gran altura?

Por último, las torres en altura requieren de una administración que los edificios pequeños a veces no necesitan. Conserjería y distintos tipos de tareas, lo cual se asemeja a la infraestructura propia de un barco, debido a su complejidad técnica, y por tanto administrativa.

Si a estos ítems asignamos un valor económico veremos que el costo de mantenimiento de los edificios en altura es mayor que el de los edificios pequeños, y que estos costos se ven reflejados en los bolsillos de sus propietarios, o de sus arrendatarios. Por lo cual, también, se hace inviable e imprudente hacer descansar toda la vivienda de una ciudad, e incluso de un país, en un único y reiterativo tipo de construcción.

Podemos añadir, como dato adicional, que prácticamente la misma densidad de población puede alcanzarse con edificios de pequeña o mediana altura: ya que este tipo de edificios puede adosarse, mientras las torres no lo hacen. Al adosarse, la cantidad de personas que puede vivir en una manzana es bastante alta, sin que existan torres en altura. Ya que, si en una manzana caben varios edificios medianos o pequeños, en la misma manzana solo cabrían uno o dos edificios en altura. En esto último se puede entrever que, para lograr una ciudad densa, no se requiere, en realidad, de la vivienda en altura, sino mayoritariamente de edificios medianos y pequeños de departamentos. Muchas ciudades, en el mundo son ejemplo de esta realidad.

TAGS: #ConstruccionesEnAltura #Edificios #Urbanismo Arquitectura

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Como diría Francisco de Asis, lo poco que necesito lo necesito poco, y quiero que así sea. Pero mi felicidad sencilla no está permitida en el proyecto neoliberal que resignificó el mérito
+VER MÁS
#Ciudadanía

Quiero ser pobre

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista