#Ciudad

Gobierno local, sus instituciones y el poder popular

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Desde las organizaciones del pueblo (como lo es la junta vecinal) y en conjunción con el sector público, con el gobierno local y con los actores sociales y políticos relevantes- los que nos representan como trabajadores- tengamos el pleno derecho a participar en las decisiones que hacen a la gobernabilidad.

El problema es siempre el mismo: el neoliberalismo que nos impuso la dictadura cívico-militar y que luego consolidara la Concertación con su estrategia de la «democracia» en la medida de lo posible. Lo planteo de esta forma porque a pesar de que el régimen nos reafirma la idea del automatismo de los mercados, al final esta política deriva no solo en el libertinaje de los mismos sino en que además éste sí regula. De hecho, el sector público todo el tiempo interviene en la economía y en la planificación del país, pero lo hace siempre en favor de los intereses de la patronal.

Es decir, cuando se trata de las demandas del pueblo reivindican el «dejar hacer», la «libertad» e inclusive la desregulación, sin embargo, cuando se busca la defensa de la acumulación privada del capital se muestran de lo más solícitos, de hecho intervienen en el ámbito que fuera, para que la patronal siga gozando de las prebendas que derivan de una sociedad capitalista de producción.

Hay planificación urbana pero está totalmente mercantilizada, porque la tierra – el suelo- es un factor y un medio de producción y de especulación fenomenal para sus propietarios. La solución también es siempre la misma: se trata de la democratización del barrio, de las poblaciones, de las ciudades, de nuestras regiones y de Chile.

En este aspecto, es necesario que desde las organizaciones del pueblo (como lo es la junta vecinal) y en conjunción con el sector público, con el gobierno local y con los actores sociales y políticos relevantes- los que nos representan como trabajadores- tengamos el pleno derecho a participar en las decisiones que hacen a la gobernabilidad; también que podamos definir colectivamente el barrio y esa ciudad que queremos, incluso llegando a transformar en nuestro propio beneficio las estructuras políticas más centralizadas, a las intendencias y a la administración nacional me refiero.

La tarea es dar un paso más allá, uno realmente definitivo en relación a la democratización de Chile. Hay que empezar por el gobierno de nuestras ciudades de manera que éstas se conviertan en lugares más agradables para trabajar, educarse y vivir porque finalmente de eso se trata: de una mejora real de nuestra calidad de vida.

En este sentido las instituciones deben estar a la altura de esos nuevos desafíos. En otras palabras, debemos transformar las viejas municipalidades (que apenas se ocupan del ornato o de la recolección de la basura, lo que en todo caso no deja de ser importante) en gobiernos locales, en instancias políticas que aprueben “leyes” y no solo “edictos”.

El cambio es una prioridad porque este tipo de gobiernos lo que buscan es la participación y el compromiso de los vecinos en las decisiones que hacen a la fisonomía y al tipo de ciudad en la que queremos habitar; son quienes nos desafían a planificar nuestros espacios urbanos en igualdad de condiciones siendo también el primer ámbito político y social desde el cual practicaremos la democracia.

Esto último es importante porque un trabajador acostumbrado a ser dirigido y mantenido quieto, como un consumidor patológico antes que como un ciudadano con conciencia de sus derechos, difícilmente esté a la altura de las circunstancias si nunca practicó la democracia desde la base, a partir del sindicato y de esas poblaciones que siempre son el germen del que surge el poder popular.

TAGS: Gobierno Local Poder Popular

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes